Menú
Problemas frecuentes de pasar demasiado tiempo trabajando

TRABAJO

Problemas frecuentes de pasar demasiado tiempo trabajando

Trabajar es parte de la vida diaria, pero cuando se trabaja demasiado tiempo pueden aparecer algunos problemas que te perjudicarán en salud.

Sara R

Que levante la mano quien ha trabajado horas extra durante varios días o quien ha querido exprimir los días de trabajo hasta el máximo. Para todos aquellos a los que la jornada laboral ha absorbido más de la cuenta durante un largo periodo de tiempo han de saber que esto no solo repercute negativamente en la productividad sino que también puede acabar generándose graves problemas de salud.

Son muchas las personas que por unas u otras razones, su apego al trabajo no es algo temporal sino que forma parte de su día a día. La dependencia al ámbito laboral se puede llegar a considerar un trastorno cuando está costumbre empieza a afectar a otros aspectos de la rutina diaria de una persona como pueden ser las relaciones sociales o la salud, tanto física como psicológicamente.

Ansiedad y depresión

La ansiedad y la depresión son, quizá, las dos consecuencias y trastornos de la salud que menos tardan en manifestarse cuando una persona hace de su trabajo una razón obsesiva para vivir. La ansiedad llega a provocar una sensación de inconformismo con uno mismo que acaba traduciéndose en un profundo agobio por las responsabilidades y retos profesionales.

La ansiedad llega a provocar una sensación de inconformismo con uno mismoLa ansiedad llega a provocar una sensación de inconformismo con uno mismo

Por otro lado, trabajar más de ocho horas diarias con ansiedad y problemas de estrés puede acabar provocando depresión por las consecuencias externas a la sobreexposición laboral. Sentirse mal con uno mismo y exigirse de más en el ámbito laboral puede hacer que se descuiden las relaciones afectivas con amigos y familia, lo que puede desencadenar en un sentimiento de culpa, abandono y soledad por parte de uno mismo.

Para combatir estos sentimientos, lo ideal es ser consciente de si este es uno de eso si problemas de salud que uno mismo puede solucionar (dejar de autoexigirse y de tratar de rebajar la jornada laboral) o si, por el contrario, es necesaria la intervención de un profesional de la salud. Acudir al psicólogo ayudará a encontrar un equilibrio entre el carácter inconformista y el trabajo mientras que también ayudará a trabajar las relaciones sociales que hayan podido dañarse.

Síndrome Burnout

Se le llama síndrome Burnout a un trastorno y a uno de los principales problemas de salud que suelen experimentar las personas que pasan demasiado tiempo en su puesto de trabajo. Este síndrome es un tipo de estrés laboral que el profesional siente y que se relaciona con un alto nivel de agotamiento y dejadez mental y física. La aparición de este trastorno viene de forma progresiva y provoca en el trabajador un desinterés por sus tareas y una gran pérdida de responsabilidad.

Los síntomas que pueden ayudar a identificar este síndrome es el agotamiento tanto psíquico como fisiológico, es decir, el trabajador experimenta una pérdida sustancial de energía que acaba repercutiendo de forma negativa en su productividad laboral. Otro síntoma recurrente del síndrome Burnout es la despersonalización, que se manifiesta a través de malas actitudes con otros compañeros del trabajo y/o clientes como puede ser la irritabilidad, la impaciencia o el pasotismo en el trato y tareas a desempeñar dentro del ámbito profesional.

Problemas físicos

Los dolores corporales son habituales, y sobre todo, en todas aquellas personas que desempeñan su trabajo sentadas. Son principales los problemas de salud relacionados con los dolores lumbares y también el del síndrome del túnel carpiano, que se caracteriza por la rigidez y tensión de los músculos de la mano al estar utilizando, sobre todo, el ratón del ordenador o el teclado de este.

En cuanto a los dolores lumbares, estos se pueden solucionar mejorando la postura en la que trabajamos manteniendo la columna recta y alineando esta línea con el cuello. Si una persona pasa toda su jornada laboral de ocho horas sentada, lo ideal es que se levante de vez en cuando de su asiento y aproveche para estirar las piernas y también para relajar los músculos de su cuerpo.

Otro problema recurrente para todas aquellas personas que pasan mucha parte de su tiempo frente al ordenador es experimentar molestias en los ojos o notar la vista cansada. Esto último es bastante habitual y sobre todo cuando el trabajador en cuestión lleva lentes de contacto. Solucionar esto tan sólo requiere de 5 minutos de descanso en los que se aparte la vista de cualquier tipo de pantalla, bien cerrando los ojos o fijando la vista en algún punto lejano de la habitación u oficina.

Unos pequeños ejercicios recomendados para todas aquellas personas que pasan mucho tiempo sentadas y que experimentan dolor en las piernas o en el lumbar es, si no es posible levantarse del puesto de trabajo, hacer los estiramientos en la propia silla, bien estirando la espalda o haciendo movimientos circulares con los pies y piernas.

Indigestión

Otro de los problemas más habituales a los que se enfrentan las personas que sufren de estrés laboral por un exceso de trabajo son los problemas digestivos y es que el sistema digestivo presenta una alta sensibilidad al estrés. No ser capaz de organizarse y sufrir de ansiedad por tener un alto ritmo de trabajo pueden tener efectos muy negativos en su funcionamiento.

Gases, diarrea y demás efectos pueden ser las principales llamadas de atención que el sistema digestivo lance. Si a esto le sumamos el estado anímico en el que una persona se encuentre, el trabajar de más puede ser altamente perjudicial para un individuo.

Los dolores corporales son habitualesLos dolores corporales son habituales

Insomnio

Sufrir de insomnio es algo también habitual entre aquellas personas que trabajan en exceso. Muchos de los efectos del estrés y la preocupación que provocan una situación laboral excesiva se acaban traduciendo en problemas de sueño y de descanso. Por otro lado, la exposición prolongada a pantallas y monitores también provoca de por sí que una persona pueda sufrir de insomnio.

Para combatir el insomnio provocado por el estrés, una de las mejores soluciones es canalizar ese agobio y ansiedad desprendiéndolo a través de alguna práctica deportiva. Hacer ejercicio diario no solo te ayudará a estar en forma y a sentirte mejor contigo mismo sino que hará que, cada noche, duermas mejor.

Si hacer ejercicio relativamente moderado no es una opción, también existe la posibilidad de otras alternativas como practicar pilates o yoga, dos tipos de ejercicio de bajo impacto que ayudarán a controlar la respiración, a mantener la mente en blanco y a ayudar, así, a conciliar mejor el sueño.

Artículos recomendados