Menú
Qué es la artritis

ARTRITIS

Qué es la artritis

¿Sabes qué es la artritis? No te pierdas todo lo que debes saber sobre esta condición.

Cristina López Reques

La artritis reumatoide, es una enfermedad inflamatoria crónica, es decir, durante mucho tiempo o para siempre. Se trata de una enfermedad autoinmune, está causada por el propio sistema inmunitario, encargado de la defensa del organismo. Este sistema, por razones desconocidas reacciona contra tejidos del propio cuerpo que considera erróneamente que son una amenaza.

La artritis afecta a varias articulaciones de forma simétrica La artritis afecta a varias articulaciones de forma simétrica

La artritis afecta a varias articulaciones de forma simétrica y en ellas se presentan síntomas diversos e inespecíficos, aunque también se manifiesta fura de las articulaciones. Es muy importante detectar la artritis y comenzar un tratamiento adecuado ya que si no la enfermedad puede causar limitaciones físicas importantes, lo que supone reducir nuestra calidad de vida. Esto quiere decir, que la artritis involucra a todo el organismo, mientras que otras son sistémicas.

En definitiva, la artritis es una enfermedad por la que nuestras articulaciones, donde se unen dos huesos, se inflaman. Sin embargo, también son comunes las lesiones en la piel, los vasos sanguíneos, los huesos, los ojos y órganos tales como los pulmones y el corazón.

¿A quién afecta la artritis?

Según últimos estudios, en nuestro país, la artritis afecta al 0,5% de la población adulta. Siguiendo esto, cada año se diagnostican entre 10 y 20 mil casos nuevos.

La frecuencia de la artritis puede variar dependiendo del sexo y la edad. En concreto, es una enfermedad que afecta tres veces más a las mujeres que a los hombres y es mucho más habitual en personas mayores que en jóvenes. La edad de inicio suele estar entre los 40 y 60 años.

Causas de la artritis

Las causas o motivos que provocan la artritis todavía no están muy bien definidos. Sin embargo, si se sabe que, como hemos señalado, es una enfermedad autoinmune en la que pueden intervenir o no factores genéticos. Recientemente, estudios han señalado que serían varios los genes que estarían involucrados en el origen de la enfermedad.

En cuanto a los factores no genéticos, las infecciones, las hormonas femeninas, el tabaco, el estrés y la alimentación estarían entre las posibles causas de la enfermedad.

Otro factor de riesgo para que aparezca la artritis son los antecedentes familiares. Es decir, si nuestros padres, abuelos o hermanos padecen o han padecido artritis, es muy probable que se manifieste la enfermedad en nosotros.

Síntomas de la artritis

La artritis se manifiesta fundamentalmente de una manera y es a través del dolor. Sin embargo, este va acompañado de rigidez o dificultad para mover las articulaciones e incluso hay veces que de hinchazón. Principalmente, la rigidez de las articulaciones comenzará siendo en manos y pies y, en concreto, después de la noche, al levantarnos de la cama.

Sin embargo, antes de estos síntomas, la persona puede padecer mucho cansancio, algunas décimas de fiebre, en general, una sensación de malestar corporal. A continuación, el dolor aparecerá.

Cuando ya está la enfermedad establecida, la piel, vasos sanguíneos, el corazón, los pulmones, los ojos y la sangre se verán afectados por las manifestaciones de la artritis. Es importante un buen tratamiento de la enfermedad para que los síntomas avancen los más lentamente posible y que la enfermedad evolucione lo menos posible.

Diagnóstico de la artritis

Para diagnosticar la artritis no hay una prueba concreta, al contrario, el médico realizará varias pruebas y exámenes para determinar si es artritis y cómo de avanzada está.

El médico comenzará escuchando al paciente, que le dirá qué le duele, cuando comenzaron esos dolores, etc. Después, llevará a cabo un reconcomiendo físico, examinando los músculos y articulaciones que el paciente ha señalado como doloridos. Una vez realizado este chequeo el médico podrá determinar un primer diagnóstico.

Sin embargo, para que su predicción sea la acertada, es probable que mande realizar un análisis de fluidos y tejidos corporales. Así, se obtendrá la información necesaria para poder asegurar que el paciente padece artritis.

Un diagnóstico temprano y un tratamiento precoz pueden ayudar a controlar los síntomas de la artritis y a retardar o prevenir el daño en las áreas afectadas.

Tratamiento de la artritis

La artritis, actualmente, no se puede curar, pero sí hay tratamientos que, llevados a cabo de manera adecuada, ayudan a reducir el dolor, un daño mayor y mejorar la función de las articulaciones.

El ejercicio es esencial para mantener un estilo de vida adecuado y también para mantener nuestros músculos y articulaciones en forma. Por eso, una vez detectada la artritis, el médico puede elaborarte un plan de ejercicio y actividades físicas que ayudará a fortalecer las zonas afectadas. Sin muchas complicaciones, caminar diariamente es una muy buena manera.

Otro tratamiento es la fisioterapia regularmente, que también ayudará a las zonas afectadas. Los masajes también son convenientes si el médico lo recomienda. Además, para ayudar a mejorar la posición de las articulaciones se pueden poner férulas o dispositivos ortopédicos.

Una vez que el médico te ha detectado la enfermedad, lo normal es que te recete algunas medicinas. En un principio puede que sean antiinflamatorios, como el ibuprofeno, o para el dolor, como el paracetamol. Pero también puede recetarte otras más fuertes y específicas para la enfermedad. Siempre deben tomarse cuando el especialista lo señale y advertirle de posibles efectos secundarios. También puede recetarte alguna crema muscular que mejore los movimientos de las articulaciones. Recordamos que siempre lo mandará el médico.

Un buen descanso también es muy importante. Hay que dormir bien, de 8 a 10 horas, antes y durante la enfermedad para ayudar a recuperarnos. Sin embargo, como ya hemos advertido antes, al levantarte notarás un empeoramiento de las articulaciones. Por eso, el resto del día es importante hacer ese ejercicio. Además, debes evitar permanecer mucho rato en una misma posición y evitar movimientos que impliquen una tensión o sobreesfuerzo de las articulaciones. En casa deberás colocar todo a tu alcance, para evitar estiramientos y movimientos que puedan hacerte daño. Otra opción, es realizar actividades que te ayuden contra el estrés, como el yoga.

Hay que dormir bien, de 8 a 10 horas, antes y durante la enfermedad para ayudar a recuperarnosHay que dormir bien, de 8 a 10 horas, antes y durante la enfermedad para ayudar a recuperarnos

Prevención de la artritis

Se ha comprobado que seguir ciertas pautas pueden reducir el riesgo de padecer artritis. Entre ellas, se encuentran:

- En primer lugar, si tienes antecedentes familiares, deberás tenerlo en cuenta y avisar a tu médico para realizar las revisiones convenientes.

- Mantener un peso corporal adecuado. Es decir, no padecer sobrepeso.

- Es convenientes no tener ninguna lesión en las articulaciones ni realizar movimientos repetitivos que puedan dañar o lesionas las mismas.

- Hay que mantener los niveles de calcio y vitaminas adecuados para que no aparezca osteoporosis. Por tanto, es importante también una buena alimentación.

- Los músculos que rodean las articulaciones hay que mantenerlos fortalecidos para evitar un desgaste. Hacer ejercicio regularmente te ayudará.

- Fumar y consumir bebidas alcohólicas debilitan la estructura ósea. Por tanto, no hacerlo previene la artritis.

Artículos recomendados