Menú
Qué es el TOC o Trastorno Obsesivo Compulsivo

TRASTORNOS MENTALES

Qué es el TOC o Trastorno Obsesivo Compulsivo

El TOC o trastorno obsesivo compulsivo es una condición mental que afecta a personas de cualquier género, edad o estilo de vida. Pero, ¿De qué trata exactamente?

Coral Ferrero Ibáñez

El TOC o trastorno obsesivo compulsivo es una condición mental que afecta a personas de cualquier género, edad o estilo de vida. Sucede cuando una persona tiene pensamientos obsesivos y comportamientos compulsivos que siente la necesidad de repetir una y otra vez incontrolablemente.

Las obsesiones aparecen de manera involuntariaLas obsesiones aparecen de manera involuntaria

Las obsesiones aparecen de manera involuntaria: son pensamientos intrusivos, imágenes o impulsos que provocan sentimientos de angustia. Las compulsiones las desarrolla el propio individuo para intentar frenar las obsesiones o al menos disminuir la ansiedad que le provocan. El TOC puede aparecer a cualquier edad pero es más probable que lo haga durante la pubertad o sobre todo al principio de la edad adulta.

A lo largo de nuestra vida todos podemos vivir episodios de pensamientos o comportamientos obsesivos, pero esto no significa que suframos de TOC. Este desorden suele interferir en la vida diaria de la persona y dificultar su rutina. Aunque suele ser de naturaleza crónica, se puede llegar a controlar con un adecuado tratamiento, por ello deberemos de acudir al médico para que sea diagnosticado apropiadamente.

¿Qué causa el TOC?

Aunque el trastorno obsesivo compulsivo puede aparecer sin ninguna razón aparente lo cierto es que existen factores de riesgo que puede propiciar su desarrollo. La genética, como en muchas de las enfermedades, puede ser un motivo. Estudios han demostrado que personas que tienen un pariente de primer orden (padres, hermanos o hijos) con TOC tienen mayor riesgo de sufrir TOC ellos mismos.

Otros aspectos biológicos como la estructura y la funcionalidad del cerebro también afectan. Se cree que el TOC puede estar relacionado con anormalidades en algunas partes del cerebro, especialmente en las que refiere al córtex frontal y las zonas subcorticales, pero todavía quedan estudios que hacer al respecto. Lo que sí es cierto es que las personas que han sufrido algún tipo de trauma o abuso tienen mayor riesgo de desarrollar el trastorno, especialmente si sucede durante la niñez.

¿Cuáles son los síntomas del TOC?

Los signos más claros de que una persona tiene TOC son que sufre pensamientos obsesivos, compulsiones o ambos, y que estos impiden que desarrolle una vida normal en el trabajo, la escuela o las relaciones personales. Algunas de las obsesiones que se pueden sentir son el miedo irracional a los gérmenes o la contaminación, pensamientos agresivos contra otros o uno mismo o la necesidad urgente de mantener las cosas en un orden simétrico perfecto. Estos son ejemplos, pero puede ser cualquier pensamiento involuntario que se repite regularmente y que causa sentimientos de ansiedad, malestar o disgusto.

En cuanto a las compulsiones, estas son las acciones que se llevan a cabo tras tener el pensamiento y se hacen para sentir un alivio momentáneo del ansia que provocan las obsesiones. Las más conocidas son contar repetidamente, lavarse las manos, asegurarse continuamente de que la puerta está cerrada o el fuego de la cocina está apagado, repetir palabras u ordenar objetos. En general las personas con TOC son conscientes de que estos comportamientos son irracionales pero no pueden dejar de llevarlos a cabo y los continúan realizando para sentirse seguros.

Aunque todo el mundo puede sentir alguna necesidad de este tipo en su vida, las personas con trastorno obsesivo compulsivo se diferencian en que no pueden controlar sus comportamientos, que se van magnificando. Pasan al menos una hora cada día sintiendo estos pensamientos e influyen en su día a día. Muchas de estas personas pueden desarrollar tics corporales, es decir, movimientos cortos y repetitivos en su cara o su cuerpo como guiñar un ojo, encoger los hombros, hacer muecas faciales o sacudir alguna extremidad. Entre estos tics también puede haber gruñidos, aclaraciones de garganta repetitivas o inspiraciones nasales.

Los síntomas del TOC pueden variar de intensidad, habiendo periodos más intensos o más leves. Las personas que sufren este trastorno normalmente evitan lugares o situaciones que provoquen un agravamiento en su condición. Para poder llevar una vida lo más normal posible es necesario seguir un tratamiento llevado por un especialista que regulará el trastorno.

¿Cuál es el tratamiento?

Los síntomas del TOC raramente mejoran si no se sigue un tratamiento, por eso es muy importante pedir ayuda. Muchas personas pueden dudar a la hora de hacerlo porque pueden sentir vergüenza o culpa, pero deben de entender que se trata de una enfermedad como cualquier otra y que se debe de acudir al médico de la misma forma que se acudiría si se rompieran un pie o tuvieran anginas. Por ello, se puede acudir al médico de cabecera, que referirá a un especialista o se puede ir directamente a uno que inspire confianza.

El tratamiento para el trastorno obsesivo compulsivo consta principalmente de medicación y psicoterapiaEl tratamiento para el trastorno obsesivo compulsivo consta principalmente de medicación y psicoterapia

El tratamiento para el trastorno obsesivo compulsivo consta principalmente de medicación y psicoterapia, y aunque no elimina del todo el TOC puede paliar sus síntomas. En cuanto a la psicoterapia se suele seguir una terapia cognitivo-conductual (TCC), en la que mediante el diálogo con un especialista se ayuda a controlar el problema cambiando el pensamiento y el comportamiento con el que se enfrenta a él.

Respecto a la medicación lo más usado son antidepresivos (inhibidores de la recaptación de serotonina) que equilibran los elementos químicos del cerebro. Por supuesto, la medicación estará siempre recetada por el psiquiatra, que trabajará codo con codo con el terapeuta para asegurarse de que se esté llevando a cabo el mejor tratamiento para cada caso.

Vivir con TOC puede ser un proceso muy difícil pero no hay que pasar por ello sólo. Existen grupos de ayuda para personas con trastorno obsesivo compulsivo que se dedican a ayudar, a dar información y consejo a todos aquellos que la necesiten. En España encontramos la Asociación de Trastornos Obsesivo-Compulsivos (ATOC) y también puedes informarte o compartir experiencias por internet en forotoc.com.

Artículos recomendados