Menú
Qué tipos de contracturas hay
CONTRACTURAS

Qué tipos de contracturas hay

Es necesario conocer qué tipos de contracturas hay para saber cómo tratar a cada una de ellas.

Sergio Gallego Uvero

Es rara aquella persona que no ha sufrido a lo largo de su vida una contractura muscular. Dicha lesión se produce porque un determinado músculo se tensa al máximo dando lugar a un fuerte dolor. Las contracturas pueden darse a cualquier edad aunque es más común en jóvenes ya que están acostumbrados a realizar mucho más deporte. Con un buen tratamiento a base de reposo y medicamentos la persona puede recuperarse en el plazo de unos 3 0 4 días, aunque todo depende del tipo de contractura que se sufra. Acto seguido te contamos los tipos de contracturas musculares para que te quede bastante claro.

Las contracturas defensivas son aquellas que se producen tras un esfuerzo físico superior al normalLas contracturas defensivas son aquellas que se producen tras un esfuerzo físico superior al normal

Tipos de contracturas musculares

Acto seguido voy a explicarte de una manera detallada las clases de contracturas musculares que existen.

- Las contracturas defensivas son aquellas que se producen tras un esfuerzo físico superior al normal. Este tipo de contractura va a causar en la persona un dolor bastante fuerte e intenso aunque suele solucionarse en el plazo de 3 días. Dentro de este tipo de contractura puede englobarse las famosas contracturas cervicales que afectan a la zona de la espalda.

- Las contracturas posturales se producen a causa de un mal gesto o una mala postura y suelen ir de menos a más hasta causar algo de dolor a la persona que la sufre. Dentro de esta clase de contracturas se encuentran los famosos dolores en el cuello por dormir en una mala posición en la cama.

- Un tercer tipo de contractura muscular es la conocida como contractura por hipotonía. Se trata de espasmos musculares causados por una contracción demasiado fuerte de los mismos. Para evitar la posible rotura de fibras se produce dicha contractura muscular. Esta clase de contractura se suele producir en deportistas que están acostumbrados a hacer ejercicio físico de manera habitual.

- Las contracturas por deshidratación son muy típicas y bastante habituales en nuestro país. La ingesta excesiva de alcohol suele provocar una tortícolis en toda la zona del cuello y consecuentemente una gran molestia unida a dolores. Unido a ello, la persona suele tener fuerte dolores de cabeza junto con mareos.

Cómo tratar las contracturas musculares

Estas son las clases de contracturas musculares que existen y que se suelen dar de manera habitual en las personas, por lo que en el caso de sufrir algunas de ellas debes acudir al médico para que te examine correctamente y te diagnostique el tipo de contractura que padeces. A partir de aquí deberás seguir el tratamiento más adecuado para poder recuperarte totalmente. En la mayoría de los casos dichas contracturas se producen por la falta de calentamiento o estiramiento antes de empezar a realizar una determinada actividad física. Por tanto la prevención es la clave a la hora de evitar diferentes contracturas musculares.

Recuerda que las contracturas musculares son bastante comunes en personas que realizan un sobreesfuerzo físicoRecuerda que las contracturas musculares son bastante comunes en personas que realizan un sobreesfuerzo físico

En el caso de sufrir algún tipo de contractura muscular es importante el iniciar un tratamiento a base de la aplicación de calor en la zona afectada. Junto a este calor es importante el hacer algún que otro estiramiento para recuperarse poco a poco. Con dicho tratamiento la contractura debe mejorar con el paso del tiempo. Si a pesar de ello, el dolor va a más es esencial el ir al médico para que te recete algún tipo de analgésico y antiinflamatorio que te ayude a rebajar dicha contractura. El reposo también es importante a la hora de recuperarse totalmente y poder seguir haciendo algo de ejercicio físico.

Recuerda que las contracturas musculares son bastante comunes en personas que realizan un sobreesfuerzo físico o que no calientan lo deseado antes de empezar a hacer algo de deporte. Con una buena prevención existen pocas posibilidades de que sufras una contractura muscular.

Artículos recomendados