Menú
El vínculo entre la depresión y la demencia

DEPRESIÓN

El vínculo entre la depresión y la demencia

Puede existir un vínculo entre depresión y demencia que merece la pena conocer para tratar correctamente esta afección.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Existe un vínculo entre la depresión y el envejecimiento acelerado del cerebro, según un estudio publicado en la revista Psychological Medicine. Los autores de estas investigaciones pueden ayudar a futuras investigaciones sobre la demencia.

La depresión puede afectar a cualquier persona en cualquier etapa de su vida. Son muchas las personas que padecen depresión en nuestra sociedad y los motivos pueden variar de una persona a otra, aunque no se sabe cuál es la causa exacta que provoca esta condición mental a las personas que lo padecen. Se baraja que la depresión aparece en combinación de algunos factores psicológicos con otros genéticos, biológicos y ambientales.

Los factores de riesgo conocidos para tener depresión suelen ser la genética (parientes que también tengan depresión), experimentar eventos traumáticos o situaciones difíciles en la vida, experimentar un cambio en la vida difícil de asimilar y consumir alcohol o drogas.

Depresión y demencia

Hay estudios científicos que aseguran que existe un vínculo entre la depresión y padecer demencia más adelante en la vida. Un estudio publicado en Jama Psychiatry de 2015, descubrió que las personas que padecen depresión tienen un 83% más de probabilidades de padecer demencia en su futuro en comparación con otras personas que no tuvieron depresión anteriormente.

Hay estudios científicos que aseguran que existe un vínculo entre la depresión y padecer demenciaHay estudios científicos que aseguran que existe un vínculo entre la depresión y padecer demencia

Además, también vieron como las personas que tenían depresión y diabetes de tipo 2 tenían aún un mayor riesgo de desarrollar demencia en el futuro, nada menos que un 117% más de probabilidades en comparación con las personas que no tenían ninguna de estas dos condiciones.

Los científicos en esta etapa aún no saben si el tratamiento de la depresión puede ofrecer protección contra el deterioro cognitivo y el inicio de la demencia, la "hipótesis es plausible". Pero un nuevo estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Sussex en el Reino Unido, han proporcionado evidencias de la relación entre la depresión y el deterioro de la función cognitiva general en la población.

Los investigadores realizaron una revisión sistemática de 34 estudios longitudinales (estudios observacionales a largo plazo) que habían investigado los vínculos entre la depresión o la ansiedad y el deterioro cognitivo. Esto incluyó la evaluación de datos de 71.000 participantes. Para tener una idea más clara de cómo la depresión podría influir en el envejecimiento del cerebro, los autores excluyeron a los participantes que fueron diagnosticados con demencia al inicio del estudio.

Una vez acabado el estudio, los profesionales concluyeron que las personas que habían tenido depresión tenían un declive cognitivo más extenso después en su vida que las personas que no habían tenido depresión anteriormente.

Es necesario trabajar por el bienestar emocional y la salud de las personasEs necesario trabajar por el bienestar emocional y la salud de las personas

Qué significa todo esto

Estos hallazgos son muy importantes porque podrían tener grandes implicaciones en la investigación sobre la demencia, y pueden ayudar a conseguir intervenciones tempranas en los pacientes y mejores resultados en su desarrollo. Así, una persona que padece depresión puede tener un tratamiento adecuado a su salud emocional y también para evitar que a largo plazo pueda desarrollar los primeros síntomas de demencia, se puede intentar trabajar con estas personas de forma que no tengan un envejecimiento cerebral demasiado acelerado.

En este sentido, se pueden tomar medidas y ejercitar la mente diariamente, practicar la atención plena, yoga, meditación u otros ejercicios para mejorar la capacidad cognitiva de las personas que también padecen depresión. Un terapeuta puede tener esto en cuenta para poder adaptar la terapia cognitiva conductual y ayudar a su paciente en todos los sentidos.

Es necesario trabajar por el bienestar emocional y la salud de las personas. Es una forma de evitar el deterioro cognitivo en el futuro en las personas que tienen depresión en la actualidad. La depresión debe ser tratada correctamente también para poder garantizar en la persona que lo padece una mejor calidad de vida.

Artículos recomendados