Menú
El dolor crónico puede afectar a tu cerebro

DOLOR CRÓNICO

El dolor crónico puede afectar a tu cerebro

El dolor crónico puede afectar a tu cerebro y a tu calidad de vida, ¿por qué? A continuación lo vas a descubrir.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

El dolor crónico pueden dañar y cambiar tu cerebro. Si es una persona que vive cada día con dolor crónico, sabrá lo perjudicial que es para tu vida, para tu mente, tu estado de ánimo e incluso para tu memoria. Felices investigaciones con humanos y también con ratones que revelan que el dolor crónico afecta al cerebro. Estos cambios pueden durar incluso cuando el dolor ya acabado.

El dolor crónico es un problema diario para muchas personas afectadas en todo el mundo. También puede ser una causa para el año cerebral y que aumenta en gran medida por culpa de la ansiedad, depresión, e incluso, disfunción cognitiva.

El dolor crónico por tanto, envejece el cerebroEl dolor crónico por tanto, envejece el cerebro

Como el dolor crónico cambia el cerebro

Investigadores de la Universidad de Northwestern examinaron el funcionamiento del cerebro en humanos y ratones que viven con dolor crónico. Primero, examinaron las diferencias en el funcionamiento mental de las personas que viven con y sin dolor crónico. Usaban escáneres cerebrales para realizar estas investigaciones.

Descubrieron que aquellos con dolor a largo plazo, como el dolor de espalda (teniendo en cuenta que el dolor tenía que durar más de seis meses) mostraron evidencia de contracción del hipocampo. Esto es significativo, porque el hipocampo es un área de materia gris dentro del cerebro responsable del aprendizaje y la memoria. 

El dolor crónico por tanto, envejece el cerebro. Esto, a su vez, tiene un impacto significativo en una variedad de funciones mentales, como la capacidad de aprender, controlar la ansiedad y participar en la regulación apropiada de las emociones. Por lo tanto cuando se sufre dolor crónico, la persona que lo padece puede tener un mayor riesgo de tener trastornos emocionales.

Junto con el hipocampo, otra región del cerebro afectada negativamente por el dolor crónico es la amígdala. La amígdala es importante para la regulación del miedo, lo que puede explicar por qué las personas con disminución del volumen de la amígdala tienen más probabilidades de sufrir ansiedad, ataques de pánico o depresión.

Efectos del dolor en los procesos cerebrales

Para poder concluir sobre este tema, los investigadores hicieron estudios con animales. Descubrieron que, los animales que viven con dolor crónico o los animales que viven sin dolor, hay diferencias en cuando la memoria relacionadas con las emociones. Los animales que viven con dolor tiene problemas emocionales más severos y se sienten más ansiosos en general en comparación con los animales que viven sin dolor. Los cerebros de los ratones afectados lucharon por desarrollar nuevas conexiones neuronales en el hipocampo.

Tanto los humanos como los roedores pueden formar nuevas conexiones en esta área del cerebro, lo que explica por qué podemos continuar aprendiendo nuevos conocimientos y habilidades a lo largo de nuestras vidas. Sin embargo, cuando el hipocampo ya no puede hacer estas conexiones, como es el caso en las personas con dolor crónico, el rendimiento mental sufre.

A medida que el dolor no cesa, el daño cerebral empeora

Cuando el dolor crónico no cesa, las células nerviosas del cerebro son menos capaces de formar nuevas conexiones con otras celdas. A medida que el dolor crónico continúa, puedes ser cada vez menos sensible a los tratamientos convencionales del dolor debido a alteraciones en estas áreas del cerebro, por lo que el dolor no se acaba y tu cerebro sigue sufriendo.

Es necesario aprender algunas formas naturales para combatir el dolor crónicoEs necesario aprender algunas formas naturales para combatir el dolor crónico

Es necesario aprender algunas formas naturales para combatir el dolor crónico. Dado que el dolor crónico puede causar daños cerebrales es importante controlar el dolor todo lo posible. Además de tener en cuenta la medicina tradicional, existen formas de reducir los niveles de dolor de forma natural. Los métodos naturales de reducción del dolor incluyen la acupuntura, el masaje, la hipnosis, la terapia cognitivo conductual, el yoga y los remedios con infusiones de hierbas. Recuerda siempre consultar con tu médico habitual antes de tomar algún medicamento nuevo contra el dolor, aunque sea sin receta.

Artículos recomendados