Menú
Cómo afecta el sexo a tu cerebro

SEXO

Cómo afecta el sexo a tu cerebro

Descubre cómo puede afectar el sexo a tu cerebro y qué produce en el organismo. ¡El sexo puede afectarte positiva y negativamente!

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Tener relaciones sexuales es primordial para muchas personas que viven en pareja. Es un momento íntimo donde las personas conectan tanto a nivel físico como emocional. El sexo también alivia el estrés y la preocupación, ya que relaja el cuerpo y la mente en todos los aspectos. Además, el sexo ha sido clave para garantizar que la raza humana siga existiendo a día de hoy. Pero, ¿cómo afecta el sexo a tu cerebro?

El sexo influye en tu actividad cerebral

Se sabe que las relaciones sexuales afectan la forma en que funciona el resto de nuestro cuerpo. Estudios recientes han demostrado que puede tener un efecto sobre cuánto comemos y qué tan bien funciona el corazón. Además, el sexo también ayuda a quemar calorías y reduce el apetito, por lo que comerás menos y te sentirás mejor.

Tener relaciones sexuales es primordial para muchas personas que viven en parejaTener relaciones sexuales es primordial para muchas personas que viven en pareja

Un estudio publicado en el Journal of Health and Social Behavior en 2016 encontró que las mujeres que tienen sexo satisfactorio a medida que envejecen podrían tener menos probabilidades de padecer hipertensión. Muchos de los efectos del sexo en el cuerpo están vinculados a la forma en que esta actividad influye en la actividad cerebral y la liberación de hormonas en el sistema nervioso central.

Pero, ¿qué sucede en el cerebro cuando estamos estimulados sexualmente? El sexo puede producir cambios en el estado de ánimo, en el metabolismo e incluso, en la percepción del dolor. Tanto para hombres como para mujeres, se ha demostrado que la estimulación sexual y la satisfacción aumentan la actividad de las redes cerebrales relacionadas con el dolor y los estados emocionales, así como con el sistema de recompensa. Esto llevó a algunos investigadores a comparar el sexo con otros estimulantes, de los cuales esperamos un "nivel alto" instantáneo, como las drogas y el alcohol.

El sexo y la actividad hormonal

El sexo puede afectar a nuestro estado de ánimo para mejor, pero también para peor. Tener relaciones sexuales ha sido asociado repetidamente con estados de ánimo mejorados y relajación psicológica, así como fisiológica. Las personas sienten que el estrés no es tan importante y además, el hipotálamo libera la hormona de la felicidad, es decir, la hormona oxitocina.

Los niveles más altos de oxitocina pueden hacernos sentir más relajados, ya que los estudios han notado que compensan con los efectos de la hormona del cortisol, que es la hormona relacionada con un mayor estado de estrés. La oxitocina no solo nos calma, sino que también amortigua nuestra sensación de dolor. Un estudio de 2013 encontró que esta hormona puede aliviar los dolores de cabeza en las personas que tienen por ejemplo, migrañas.

Hay una pequeña parte de la población que se siente peor después de practicar sexoHay una pequeña parte de la población que se siente peor después de practicar sexo

Otro estudio en 2013 sugirió que un conjunto diferente de hormonas que se liberan durante las relaciones sexuales, llamadas endorfinas, también puede aliviar el dolor asociado con las cefaleas en racimos. ¡También se duerme mucho mejor!?

Aunque también te puede hacer sentir peor

Sí, el sexo también te puede hacer sentir peor. Hay una pequeña parte de la población que se siente peor después de practicar sexo. Esta afección se conoce como "disforia poscoital" y sus causas siguen siendo desconocidas. Un estudio realizado en 2010 entrevistó a 222 estudiantes universitarias para comprender mejor sus efectos. De estos participantes, el 32'9% dijo que habían experimentado estados de ánimo negativos después del sexo.

El equipo notó que una prevalencia de por vida de esta condición podría deberse a eventos traumáticos del pasado. En la mayoría de los casos, sin embargo, sus causas no estaban claras y no se podía eliminar una predisposición biológica. Esto solo ocurre justo después del sexo y no parece que esté relacionado con las relaciones sexuales en sí mismas. En este sentido, las personas se siente tristes o con un mal estado de ánimo después de alcanzar el orgasmo, pero no se sabe a qué puede deberse.

Artículos recomendados