Menú
Cómo actuar ante un golpe de calor en personas mayores
CALOR

Cómo actuar ante un golpe de calor en personas mayores

Los golpes de calor son muy peligrosos para las personas, pero sobretodo para las personas mayores, ¿cómo actuar para proteger su salud?

Sara Poyo Lorenzo

Con el regreso del verano también lo hacen las altas temperaturas y esa noticia tan buena para los norteños puede ser nefasta para los que viven en el centro y sur. Sea como sea, el calor nos afecta a todos y aunque en algunas comunidades más que en otras todos debemos estar prevenidos para evitar desgracias.

¿Qué es un golpe de calor?

Uno de los principales problemas del verano son los golpes de calor, sobre todo en niños y ancianos que son los más vulnerables a los cambios de temperatura. Pero, ¿qué ocurre en un golpe de calor y por qué son tan peligrosos? Nuestro cuerpo normalmente ronda una temperatura corporal de 36-37 grados, si sobrepasamos esa cantidad nuestro cuerpo responde a las altas temperaturas mediante mecanismos de autorregulación como el sudor. Sin embargo, hay veces que bien sea porque estamos enfermos o por factores externos podemos superar los 40 grados. Si eso ocurre nuestro cuerpo ya no es capaz de regularse y podemos sufrir un golpe de calor, es incapaz de responder a las temperaturas altas. Es muy peligroso y la tasa de mortalidad cuando se sufre un golpe de calor es del 70%.

Para poder actuar frente a un golpe de calor primero tenemos que saber identificar los síntomasPara poder actuar frente a un golpe de calor primero tenemos que saber identificar los síntomas

¿Cuáles son los síntomas de un golpe de calor ?

Para poder actuar frente a un golpe de calor primero tenemos que saber identificar los síntomas. Por eso, si es un día especialmente caluroso o estamos en un ambiente cerrado con poca ventilación tenemos que poner las alarmas y prestar atención a las personas más vulnerables: niños menores de 7 años y personas mayores de 65. Los ancianos son más vulnerables porque sus centros de regulación ya no son tan efectivos como solían ser y su cuerpo no establece un balance adecuado entre los líquidos. Los motivos son varios: fármacos que estén tomando en esos momentos, enfermedades que interfieran en la transpiración, la obesidad, el sedentarismo, la mala circulación de la sangre y otras vulnerabilidades coronarias, etc.

-Dolor de cabeza y mareos. La persona puede estar confusa, desorientada, su habla pierde sentido o directamente no responde.

-Boca pastosa y seca, hay falta de saliva.

-Escalofríos y falta de sudor, se sienten calambres musculares.

-Piel rojiza, seca y muy caliente, puede haber fiebre.

-Aumenta la temperatura corporal y la presión arterial desciende peligrosamente.

-Pérdida de consciencia.

Qué hacer ante un golpe de calor

1- Llevar al anciano a un lugar con sombra, cuanto más fresco mejor. Es lo primero que debes hacer, incluso antes que llamar a una ambulancia, es la única forma de que la temperatura siga subiendo. Lo ideal es llevarlo a un sitio con aire acondicionado o ventiladores. Si estás en un espacio abierto donde no hay sombra improvisa una con una sombrilla, chaqueta, etc.

2- Sube sus piernas por encima del pecho. Con esta estrategia estás favoreciendo que la sangre del cuerpo circule más fácilmente y que la persona no se desmaye. Mientras realizas esto es aconsejable que otra ayude abanicando sin parar al afectado, sin embargo tenéis que tener cuidado de que no haya demasiadas personas rodeándole pues podríais estar entorpeciendo la circulación del aire.

3- Llama a emergencias. Una vez que hemos seguido estos pasos es cuando debes de llamar a emergencias para que traigan una ambulancia. Mientras llamas otra persona debería quitarle la ropa al afectado para refrescarle.

4- Si tienes la suerte de tener agua a mano empapa un pañuelo o cualquier tela que tengas a mano y pónsela en la frente directamente, lo ideal es que este fresca. Otras zonas donde deberás aplicar paños húmedos son la nuca, las axilas, cara interna de los muslos y antebrazos. Si tienes la suerte de estar cerca de una fuente moja a la persona con agua fría para facilitar la bajada de temperatura.

5- Dale de beber. Poco a poco dale agua fresca, a sorbos cortos. No debe beber el agua de golpe porque esto podría inducir al vómito y contribuir a la deshidratación, lo cual se debe evitar a toda costa.

6-Ve controlando su temperatura. Las personas mayores afectadas deben recuperar al menos una temperatura corporal de 38 grados, por encima de esa temperatura no se puede garantizar su seguridad. Por eso, con un reloj ve controlando su temperatura corporal cada quince minutos hasta que llegue un médico que pueda atenderle o sea trasladado por los servicios de urgencias. Debe de ser un médico el que evalúe al afectado tras un golpe de calor con el fin de asegurarse de que está a salvo y no ha habido daño cerebral.

Es mejor prevenir

Saber actuar ante un golpe de calor con las personas mayores está muy bien, sin embargo, es mejor prevenir que curar.

-Evita que las personas mayores salgan a la calle durante las horas de mayor calor, desde las 11:00 hasta las 17:00h. Usa el sentido común y modifica los horarios en función de la comunidad en la que vivas.

-Los ancianos deben usar siempre gorros o sombreros. Si van a la playa se debe usar sombrilla.

-En verano es mejor comer ensaladas y platos frescos, evitando los comidas muy calientes, copiosas y grasas. Comer grandes cantidades de comida aumenta el calor corporal y es más fácil que pueda ocurrir un golpe de calor.

Las personas mayores necesitan al menos beber entre 2 y 3 litros de líquidosLas personas mayores necesitan al menos beber entre 2 y 3 litros de líquidos

-Las personas mayores necesitan al menos beber entre 2 y 3 litros de líquidos, sin embargo se deben evitar las bebidas alcohólicas y la cafeína, pues solo deshidratan. Bebidas como el tinto de verano pueden beberlas con moderación (contienen menos graduación) pero en la última mitad de la tarde. Debes asegurarte de que beben frecuentemente incluso cuando digan que no tienen sed, normalmente con la edad se pierde parte de la percepción de sed.

-Tanto niños como personas mayores deben estar en lugares que no sobrepasen los 25 grados de temperatura.

-Elegir ropa fina, transpirable y de colores claros cuando salgan al exterior. Si salen a pasear deben hacerlo antes de las 10 de la mañana o a última hora de la tarde, cuando las temperaturas hayan bajado. Si tienen más de 70 años deben ir acompañados.

-Deben seguir una dieta rica en verduras y frutas, pues están compuestos en su mayoría por agua.

-Infórmate sobre la medicación que toma porque hay algunas que fomentan la subida del calor corporal y puede ser necesario modificar la toma, háblalo antes con su médico.

Artículos recomendados

Comentarios