Menú
Cómo dormir bien cuando hace mucho calor

SUEÑO

Cómo dormir bien cuando hace mucho calor

Cuando hace mucho calor dormir bien puede ser un problema, descubre algunas formas de conseguirlo y mejorar tu descanso nocturno.

Sara Poyo Lorenzo

A todos nos gusta el verano. Los niños no tienen clase, algunos pueden disfrutar las vacaciones, hay festivales veraniegos, el tiempo mejora... Incluso parece que todos mejoran su humor y son más felices. Sin embargo, el calor del verano puede ser mortal en algunas comunidades de España. Ahora, en plena ola de calor las temperaturas están subiendo hasta límites insospechados, de forma que incluso las actividades más anodinas pueden convertirse en una pesadilla.

Cómo dormir bien cuando hace demasiado calor

Cuando en el exterior aumentan los grados nuestro cuerpo también presenta un aumento de temperatura, sudamos más, nos mareamos, nos sentimos cansados, agobiados, varía nuestra presión arterial... En general, nos sentimos más fatigados y sin energía. Por otra parte, por muy cansados que estemos ocurre lo contrario por la noche, es difícil dormir bien y si tenemos la suerte de hacerlo puede que nos despertemos sudando varias veces en mitad de la noche. Por eso, el aire acondicionado parece vital en algunas zonas de España, sin embargo está al alcance de pocos y quienes lo tienen no pueden usarlo tanto como les gustaría porque supone un gasto importante para la casa. ¿Qué podemos hacer entonces?

Si hace demasiados grados durante la noche puedes <b>preparar un tapete de bambú o paja para el sueloSi hace demasiados grados durante la noche puedes preparar un tapete de bambú o paja para el suelo

1- Prepara tu cama antes de dormir

Aparte de hacer cosas obvias como quitar las mantas, deberías comprobar el tejido de las sábanas. Las que son de algodón no dejan pasar el calor por lo que si duermes con ellas seguramente te despertarás en un charco de sudor, escoge mejor sábanas de poliéster que transpiren, si es de poliéster con nanotex mucho mejor, están especialmente diseñadas para que expulsar el calor hacia fuera y no absorben la humedad como las sábanas que son de algodón. Lo mismo deberás hacer con tu pijama.

Por otro lado, si hace demasiados grados durante la noche puedes preparar un tapete de bambú o paja para el suelo de la habitación porque no retienen el calor, además dormir en uan superficie dura es bueno para la espalda y recoloca la postura, eso si, puede resultar bastante incómodo.

2- Acondiciona tu habitación

Durante la mañana y las tardes baja las persianas para que no entre sol en la habitación, así no se acumulará tanto calor en el cuarto. Sin embargo, según vaya llegando la noche y especialmente un par de horas antes de dormir abre las ventanas para facilitar la circulación del aire en la habitación. Eso si, cierra las ventanas justo en el momento de irte a dormir porque mientras estamos durmiendo nuestra temperatura corporal va bajando hasta mitad de la madrugada, al igual que en el exterior. Los músculos de tu cabeza y cuello se tensarán por el cambio de temperatura (demasiado brusca) y podrías despertarte.

3- Las sábanas mejor en la nevera...

Mete las sábanas y especialmente la funda de la almohada en la nevera media hora antes de irte a dormir. Así conseguirás mantenerte fresco durante al menos 40 minutos, el tiempo suficiente para que puedas conciliar el sueño y dormir bien. Eso si, evita que tus sábanas lleguen a mojarse, así como tu pijama, podrías acabar con un resfriado.

4- Es mejor no dormir desnudo.

Puede que te veas tentado a dormir desvestido, sin embargo, a la larga te acostumbrarás y puedes tener más calor después, además de ser un festín para los mosquitos. Opta por pijamas ligeros evitando telas como la seda o nailón, los materiales que no son transpirables te harán sentir más calor. Por último, hay pijamas especiales que están hechos con el mismo material que la ropa deportiva, es una buena alternativa porque absorbe la humedad de la tela y gracias a ello no te despertarás sudado y pegajoso.

5-Crea tu propio "aire acondicionado".

Si tienes un ventilador puedes "improvisar" un aparato de aire acondicionado, hay varias maneras de hacerlo. Se trata de que coloques un ventilador en una esquina de la habitación y apuntando hacia tu cama pero no de forma directa sobre la cara, espalda y pecho (por muy tentado que te sientas...), recordemos que durante la noche los músculos de tu cabeza y sobre todo cuello pueden tensarse por el cambio de temperatura brusco y podrías resfriarte. Una vez que hayas colocado el ventilador coge una toalla y mete bolsas o botellas heladas enroscadas y apóyala sobre una superficie. El ventilador tiene que estar apuntando al hielo cubierto por la toalla y mirando hacia una pared, de esta forma el aire se enfriará y con ello la habitación.

Otra forma más sofisticada es coger una nevera de plástico y agujerear la tapa del mismo tamaño que un tubo hueco de pvc que colocaremos arriba. En uno de los laterales de la nevera haremos un agujero con una sierra del mismo tamaño que el ventilador. Si no tenemos una nevera de plástico podemos usar una caja de cartón forrada en papel de aluminio. Una vez colocado el tubo hueco de pvc en la parte superior de la caja colocaremos en el interior bolsas o botellas de hielo. El ventilador tiene que estar aireando las bolsas a través del agujero en la nevera. De esta forma se enfriará el aire caliente que recoge de la habitación y lo enfriará. El ventilador deberá estar también en una esquina de la habitación.

Mete las sábanas y especialmente la funda de la almohada en la nevera media hora antes de irte a dormirMete las sábanas y especialmente la funda de la almohada en la nevera media hora antes de irte a dormir

6- Usa una compresa fría para tu frente

Si el calor es extremo compra una compresa fría para la frente. Las puedes encontrar en la mayoría de los supermercados pero si no quieres gastar dinero puedes fabricarla tu mismo. Consigue una bolsa hermética y echa detergente en su interior, no se va a congelar y además se mantendrá más fría que las bolsas de hielo. Además como puede doblarse es más flexible y viene mejor para otras partes del cuerpo como las axilas, ingles o bajo los muslos (zonas donde el calor tiende a acumularse). También puedes echar arroz en la bolsa o en una funda de un cojín y meterlo en el congelador. Antes de dormir sácalo y ponlo bajo la funda de tu almohada o sobre la frente.

7-Refresca tu cuerpo también por dentro

Por último, si quieres dormir bien bebe abundante agua durante el día, mantenerse hidratado es esencial para que nuestro cuerpo pueda enfriarse. Huye del alcohol y cafeína. Por otro lado, una ducha de agua templada es la mejor manera de refrescarse, no conviene el agua demasiado fría porque produciremos vasoconstrición y a la larga tendremos más calor que antes porque enviamos el mensaje a nuestro cuerpo de que hace frío en el exterior y necesitamos calentarnos.

Artículos recomendados