Menú
Los tipos de cáncer con mayores tasas de curación
CURACIÓN DEL CÁNCER

Los tipos de cáncer con mayores tasas de curación

El cáncer de testículos, el de mama y el de útero son en los que más porcentajes de casos han sido curados.

Irmina Merino Vidal

Cuando una persona es diagnosticada de cáncer lo primero que suele pensar es que morirá pronto. Sin embargo, hoy en día este pronóstico no es del todo cierto, puesto que hay muchas personas que sobreviven o tienen controlada o en remisión esta enfermedad durante muchos años. El cáncer es una enfermedad que afecta a todo el mundo, indiferentemente de su edad, raza o sexo, así que en Bekia te contamos cuáles son los tipos de cáncer con mayores tasas de curación y por qué.

Detectarlo a tiempo y su tratamiento

En la mayoría de los casos no importa qué tipo de cáncer padece el paciente, siempre que haya sido detectado desde el inicio. Si no está extendido y se encuentra localizado en una pequeña zona es mucho más probable que los médicos sean capaces de extinguirlo o conseguir su remisión y con ello lograr la curación del paciente.

La actitud del paciente tiene mucha importancia en el pronósticoLa actitud del paciente tiene mucha importancia en el pronóstico

En algunas ocasiones vuelve a reaparecer, entonces el paciente debe acudir al médico lo antes posible con tal de evitar que sea demasiado tarde para su cura. En los casos en los cuales los médicos pueden aplicar un tratamiento para curar al enfermo, optarán por los diferentes tipos. Uno de ellos es la cirugía, que se lleva a cabo, por ejemplo, en los casos de cáncer de mama, en los que se extrae la zona afectada (en este caso el pecho) evitando así que el cáncer pueda extenderse por el resto del cuerpo. De este modo, y tras el tratamiento adecuado, la paciente podrá volver a hacer una vida normal habiendo superado esta dura enfermedad.

La quimioterapia es el tratamiento más común para la cura del cáncer, y consiste en la administración de unos fuertes medicamentos que ayudarán a redimir la enfermedad. El proceso es duro, y según la fuerza de dichas drogas la persona puede sufrir un cambio físico importante, como la pérdida del vello y pelo de todo el cuerpo, y también de una gran cantidad de peso.

También existe la radiación o radioterapia, es el tratamiento que utiliza partículas de alta energía para combatir las células enfermas de cáncer. Tiene efectos parecidos a la quimioterapia, pero son tratamientos que han demostrado funcionar y curar a los pacientes a largo plazo.

El tratamiento autoinmune es aquel que utiliza las defensas del propio cuerpo con tal de curar la enfermedad. Existen otra gran multitud de tratamientos para esta enfermedad que el médico recomendará al enfermo para su caso en concreto, ya sea en su pronóstico o en su remisión.

Cáncer de testículo, de mama y de útero, los más curados

En la actualidad se han curado más casos de cáncer de esófago, de mama y de colon que de estómago, hígado o pulmón. Sin embargo, que se hayan curado menos personas con estos tres últimos tipos de cáncer no significa que cada caso sea diferente. Lo que hay que tener en cuenta es que la buena voluntad del paciente ayuda en gran medida al pronóstico de la curación de esta enfermedad. Si éste se toma la medicación cuando le es indicado, cambia sus ámbitos de vida, como con una dieta sana, dejando el alcohol y el tabaco, etc. es muy probable que tenga más probabilidades de superar el cáncer.

El cáncer de mama es el segundo con mayor tasa de curación, después del de testículosEl cáncer de mama es el segundo con mayor tasa de curación, después del de testículos

Estadísticamente, el cáncer que se ha curado en más ocasiones es el de testículos, con casi el cien por cien de los afectados sobreviviendo a esta grave enfermedad. La ayuda médica es esencial, y también el tratamiento es clave para mantener esta alta cifra de éxito en cuanto a la curación de hombres que padecen este cáncer.

El segundo cáncer con mayor probabilidad de curación sería el cáncer de mama, y el tercero el cáncer de útero, aunque debemos de nuevo matizar que cada caso es distinto.

Por lo tanto, al primer síntoma o anormalidad que padezcas acude lo antes posible a un profesional con tal de prevenir o curar este inicio o remisión de la enfermedad. Cuanto antes lo detectemos, más probabilidades tendremos de superarlo.

También es esencial que se siga la medicación o tratamiento recomendado por el médico a la vez que cambiemos nuestros hábitos como con una alimentación sana y equilibrada, dejando vicios como el tabaco y el alcohol. Una actitud positiva y las ganas de sobrevivir harán que el duro paso de sufrir esta enfermedad se haga más llevadero, en su medida, para que puedas sobrepasarlo y poder vivir por muchos años más.

Artículos recomendados

Comentarios