Menú
¿Qué es el carcinoma basocelular?

CÁNCER DE PIEL

¿Qué es el carcinoma basocelular?

Es muy importante reconocer el carcinoma basocelular para poder tratarlo lo antes posible y que no empeore el pronóstico.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Un carcinoma basocelular puede pasar desapercibido pero si no se trata a tiempo se puede convertir en un problema grave de salud y ser mortal. Por esto, es imprescindible conocer bien de qué trata esta afección y así tratarlo cuanto antes al menor síntoma percibido. Quizá el nombre te suene pero no sepas a qué se refiere esta afección, un carcinoma basocelular es un tipo de cáncer de piel. Este tipo de cáncer comienza en las células basales que están en la piel que son las encargadas de producir las células cutáneas nuevas a medida que las viejas mueren.

¿Cómo es y cómo aparece?

El carcinoma basocelular aparece en forma de bulto transparente en la piel aunque también puede tener otras formas. Son crecimientos o lesiones anormales y descontroladas que surgen de las células basales de la piel, que son las que recubren la capa más profunda de la epidermis (la capa externa de la piel). Pueden aparecer en forma de llagas abiertas, parches rojos, crecimientos rosados, protuberancias o en forma de cicatriz. Suele ocurrir en la piel que suele estar expuesta al sol como la cara, la cabeza o el cuello. Por lo tanto, son causados por una combinación de exposición solar intensa y acumulativa.

No suele propagarse más allá de donde aparece, solo en casos raros podría propagarse en otras pares del cuerpo y convertirse en una amenaza para la vida. Aunque no es algo común que ocurra, no se puede descartar el peligro de que suceda en el paciente que tienen un carcinoma basocelular. Por eso, es imprescindible tararlo de inmediato ya que es un tipo de cáncer de piel muy común.

Para saber si tú podrías tener peligro de padecer un carcinoma basocelular, debes conocer más sobre esta afección, saber cuáles son los factores de riesgo, prevención, detección y tratamiento.

Cuando aparece una pequeña alteración en la piel no hay que dejarlo pasarCuando aparece una pequeña alteración en la piel no hay que dejarlo pasar

Señales de advertencia

Cuando aparece una pequeña alteración en la piel no hay que dejarlo pasar, puesto que el carcinoma basocelular puede parecer una afección cutánea no cancerosa como la psoriasis o un eccema. Será un médico capacitado como un especialista en enfermedades de la piel que sea capaz de diagnosticar si se trata o no de un carcinoma basocelular. Si notas algunas de estas señales de advertencia avisa a tu médico inmediatamente:

  • Área en la piel en forma de cicatriz en color blanco, amarillo o cerosa con bordes mal definidos
  • La piel brilla y se ve tensa
  • Una llaga abierta que sangra o forma costras y permanece abierta semanas. Parece que se cura y después vuelve a sangrar
  • Úlcera persistente en la piel que no cicatriza
  • Parche rojizo en la piel
  • Zonas irritadas en la piel
  • Costras
  • Piel que pica o duele con costras o sin ellas
  • Las molestias en la piel son persistentes
  • Protuberancia brillante o nódulo claro con color rosado, rojo, blanco, color canela, negro o marrón (se puede confundir con un lunar)
  • Crecimiento rosado en la piel hundido en el centro que puede crecer

Un carcinoma basocelular se puede tratar con éxito en las primeras etapas, peor a medida que crece el tratamiento deberá ser más agresivo. Rara vez se propaga en órganos vitales pero pueden causar una desfiguración importante y provocar lesiones nerviosas o musculares. Algunas formas más agresivas pueden ser letales si no se tratan inmediatamente. Cuando se elimina un carcinoma basocelular la cicatriz puede ser pequeña y que no afecte mucho a la estética de la persona, pero si se convierte en un tumor grande entonces es posible necesitar injertos de piel para lograr un mejor resultado estético y facilitar la curación.

Factores de riesgo

La exposición al sol a largo plazo puede ser la causa desencadenante en la mayoría de ocasiones, por eso casi todas estas afecciones suelen ocurrir en zonas del cuerpo que suelen estar expuestas al sol, sobre todo en el cuello, cara y cabeza como hemos comentado más arriba, pero también en orejas, hombros y espalda. En raras ocasiones puede aparecer en zonas no expuestas al sol.

En algunos casos, el contacto con el arsénico, la exposición a la radiación, las llagas abiertas que resisten la curación, las afecciones inflamatorias crónicas de la piel, complicaciones de las quemaduras, cicatrices, infecciones, vacunas que se hacen herida o los tatuajes son factores contribuyentes. No es posible identificar una causa única y precisa para un tumor específico, especialmente en un área del cuerpo protegida por el sol o en una persona que es muy joven.

Cualquier persona que se expone al sol puede desarrollar un carcinoma basocelularCualquier persona que se expone al sol puede desarrollar un carcinoma basocelular

Cualquier persona que se expone al sol puede desarrollar un carcinoma basocelular, aunque las personas con mayor riesgo son aquellas que tienen la piel clara, que son rubios o pelirrojos, que tienen los ojos azules, verdes o grises. También es posible que la causa sea un factor genético y si tienes familiares que han pasado esta afección, también te ocurra a ti.

Las personas más afectadas suelen ser personas mayores, rara vez ocurre en niños y puede ocurrir también en jóvenes y adolescentes. Los dermatólogos cada vez advierten con más hincapié que el cáncer de piel puede ocurrir a cualquier edad y por eso siempre hay que extremar la precaución y protegerse de los rayos solares. El tratamiento dependerá del caso de carcinoma basocelular que presente la persona afectada, aunque suele predominar la cirugía o la toma de medicamentos.

Prevención

Como cualquier otra cosa es mejor prevenir que curar, por eso, es importante extremar la precaución para evitar que esta afección ocurra o si ya lo has pasado, que te pase de nuevo. El carcinoma basocelular casi siempre es curable cuando se detecta a tiempo, pero es mejor saber como prevenirlo, para ello:

  • Busca siempre la sombra en las horas de mayor radiación solar.
  • No te quemes nunca a causa del sol.
  • Evita el broceado artificial y no uses camas de bronceando de rayos uva.
  • Cubre tu cuerpo con ropa usando sombreros de ala ancha, gafas de sol y usa también protección solar para tu piel.
  • Ponte protector solar 30 minutos antes de salir a la calle y échate de nuevo cada dos horas o después de nada o sudar.
  • Si tienes un hijo recién nacido no les expongas al sol y protégelos de los rayos ultravioleta en las horas de mayor radiación solar.
  • Acude al dermatólogo por lo menos una vez al año para que examine el estado de tu piel, sobre todo si tienes lunares o has notado algún cambio en tu piel en las últimas semanas.

Artículos recomendados