Menú
Los carbohidratos son más adictivos que la cocaína

ALIMENTACIÓN

Los carbohidratos son más adictivos que la cocaína

Los carbohidratos refinados son más adictivos que la cocaína. Descubre por qué generan adicción y qué puedes hacer para vencerla.

Mª José Roldán Prieto

¿Te gusta el pan? Probablemente no te falte en la mesa cuando vas a comer o pasar por una panadería con el pan recién horneado te haga comprar una barra de pan para probar esa delicia recién hecha. ¿Alguna vez te has preguntado porque algunas de tus comidas favoritas son la pasta, la pizza o las hamburguesas? Te has vuelto adicto a los carbohidratos.

Los carbohidratos pueden destrozar tu cuerpoLos carbohidratos pueden destrozar tu cuerpo

Los carbohidratos en la salud

Si quieres cuidar tu salud y estar en forma lo primero que se hace es quitar el pan y reducir los carbohidratos de la dieta. Esto no es fácil, incluso aunque tengas una gran fuerza de voluntad. Los carbohidratos al igual que cualquier otra droga (como la cocaína) puede generar que tu cerebro quiera consumirlo y que si no los recibe te comunique que lo quiere a toda costa.

Aunque es cierto que los carbohidratos no son ninguna droga, la realidad es que igual que la cocaína puede destrozar tu cerebro, los carbohidratos pueden destrozar tu cuerpo. Podrías vivir toda tu vida de forma saludable sin comer carbohidratos, excepto la que se encuentra en la leche materna o la que se encuentra en la carne. Es cierto que tu cuerpo necesita carbohidratos para funcionar, pero también puede crearlo con cosas que comes como las verduras de hoja verde o la grasa animal. No necesitas los carbohidratos refinados que tanto te gustan y de los que quizá, sientas cierta adicción.

Son necesarios los carbohidratos, pero no los refinados

Necesitas cierta cantidad de carbohidratos para que tu organismo funcione, es la manera en que obtienes energía para hacer las cosas: respirar, que tus órganos funcionen, correr, trabajar, ¡incluso pensar! Pero los carbohidratos refinados son los que no necesitas en tu vida para nada.

Tu metabolismo almacena energía de los alimentos que consume para que puedas usarla como un combustible para que hagas cosas. Si tu dieta está llena de carbohidratos refinados estarás reprogramando tu metabolismo y bloqueando la comida que no se quema fácilmente como la grasa, y por tanto, engordando. Además, cuando tengas hambre otra vez, tu cuerpo solo te pedirá hidratos de carbono engañando así a tus necesidades reales nutricionales.

Los carbohidratos refinados se convierten en azúcar en la sangre y cuanto más refinados más rápidos se convierten en él. Todos los carbohidratos se convierten en azúcar. Cuando tu cuerpo descompone un alimento, tus células buscan la glucosa para convertirla en energía. Esta energía la envían a los músculos y a los tejidos de tu cuerpo.

Si se encuentran con glucosa extra, la almacena en el hígado y el resto se convierte en grasa almacenada. Si tomas demasiado carbohidrato puede conducirte a tener a enfermedades crónicas como la obesidad y la diabetes ya que todo termina en glucosa.

No es necesario que elimines todos los carbohidratos refinados de tu vidaNo es necesario que elimines todos los carbohidratos refinados de tu vida

Consume únicamente buenos carbohidratos

No es necesario que elimines todos los carbohidratos refinados de tu vida, aunque sería realmente un logro. Pero puedes comenzar centrándote en aquellos carbohidratos que estén llenos de fibra ya que se absorben lentamente por tu organismo y evitan los picos peligrosos de azúcar en la sangre. Deberás comenzar a consumir mucha más verduras y frutas.

Para minimizar el riesgo para la salud de los carbohidratos malos deberán comer menos (o nada) de carbohidratos refinados y procesados que eliminan la fibra beneficiosa de los alimentos. Aunque es tentador tomarte un bollo mientras meriendas, ¿realmente es tan delicioso como para arriesgar tu salud? Piensa a largo plazo y sé capaz de decir que no antes de que sea demasiado tarde.

Puedes reemplazar los carbohidratos refinados con vegetales cuando hagas la comida. En lugar de patatas fritas con carne, puedes comer carne con verduras asadas. Recuerda que los carbohidratos los puedes obtener de las frutas, las verduras y las proteínas. No tienes que cambiar toda tu alimentación simplemente de sustituir algunos malos hábitos y disminuir el consumo de carbohidratos refinados (pasta, pan blanco, arroz blanco, patatas fritas, etc).

Artículos recomendados