Menú
La gastroenteritis en niños, ¿cómo les afecta?

VIRUS ESTOMACAL

La gastroenteritis en niños, ¿cómo les afecta?

La gastroenteritis en niños es muy peligrosa, sobre todo en los más pequeños, pero, ¿cómo les afecta exactamente?

Coral Ferrero Ibáñez

La gastroenteritis puede afectar tanto a adultos como a niños. Cuando somos adultos somos nosotros quienes debemos cuidar de nosotros mismos, pero si afecta a nuestros hijos la responsabilidad es nuestra. Te contamos lo que necesitas saber cuando un niño contrae gastroenteritis.

¿Qué es la gastroenteritis?

Muchas veces se confunde la gastroenteritis con una diarrea o una gripe, por eso conviene saber que la gastroenteritis se produce cuando se inflama el revestimiento del tracto digestivo. Normalmente los causantes son los virus, en concreto el rotavirus, más habitual en los meses de invierno, y el adenovirus y echovirus, cuya aparición es más frecuente en verano. El calicivirus o el astrovirus también pueden ser el motivo de una gastroenteritis. La gastroenteritis conlleva diversos síntomas como dolor de estómago, náuseas, vómitos, fiebre y escalofríos.

Si no estamos seguros de si el niño tiene gastroenteritis o si por el contrario se ha intoxicado con algo que ha comido deberemos de prestar atención al tiempo que duran los síntomas. Una intoxicación alimentaria aparece casi inmediatamente después de haber ingerido la comida en mal estado y suele durar alrededor de un día o simplemente hasta que el alimento haya sido expulsado del cuerpo. En cambio es muy común que la gastroenteritis dure entre 3 y 7 días.

La gastroenteritis puede afectar tanto a adultos como a niñosLa gastroenteritis puede afectar tanto a adultos como a niños

De la misma manera, si nos preocupa que pueda ser apendicitis la podremos diferenciar fijándonos principalmente en dos cosas: si el dolor del estómago se concentra en la parte inferior-derecha del abdomen y si el malestar del niño es tan grande que ni siquiera puede moverse. La fiebre muy alta y la ausencia total de apetito también pueden ser indicadores.

¿Cómo tratar la gastroenteritis en niños?

No hay un remedio que cure la gastroenteritis, al tratarse de una enfermedad viral hay que dejar que siga su curso, lo que sucederá como hemos dicho en unos días. No administres al niño antidiarreicos porque no es una medicina adecuada para ellos. Consulta con el pediatra si puedes darle algún ibuprofeno o similar para aliviar la fiebre y el malestar.

Durante la gastroenteritis se pierde mucho fluido a través de las continuas deposiciones y vómitos, por lo que es de gran importancia mantener al niño bien hidratado en todo momento. Un recurso habitual que recetan los pediatras en estos casos es Pedialyte, una fórmula con el contenido exacto de azúcar y electrolitos que ayuda al cuerpo a reestablecerse. Actualmente se presenta en forma de polvos, bebidas e incluso polos para que sean más atractivos a ojos de los niños.

Por supuesto también tendrán que beber mucha agua. Es mejor beber poca cantidad frecuentemente que beber mucha cantidad de golpe y no hacerlo hasta largo tiempo después. Sabremos que el niño se está deshidratando cuando no produce suficiente saliva y tiene la boca seca. También si empieza a llorar pero no salen lágrimas.

Será normal que el niño no tenga ganas de comer nada pero cuando haya pasado la parte más fuerte de la gastroenteritis tendrá que volver a comer alimentos sólidos poco a poco. En cuanto pida comida le podremos ofrecer pan tostado, jamón cocido, arroz blanco, plátanos, sopas, patatas o pechuga asada.

¿Cómo prevenir la gastroenteritis?

La gastroenteritis es una enfermedad muy contagiosa, por eso deberemos de tener cuidado de que el niño no contagie a nadie más de la familia. Se puede transmitir por saliva e incluso por contacto indirecto (si el niño toca algo y después lo toca alguien más) por ello será importante que toda la familia se lave las manos regularmente, especialmente después de ir al baño y antes de las comidas.

Si tu hijo o hija tiene menos de un año de edad es mejor que consultes al pediatraSi tu hijo o hija tiene menos de un año de edad es mejor que consultes al pediatra

También podremos limpiar aquellas cosas que utiliza con regularidad como los juguetes, sobre todo si los comparte con otros niños. Precisamente los juguetes compartidos en el colegio o en el parque son la razón principal de que se extienda la gastroenteritis. Si al niño se le ha pasado la fiebre, no tiene diarrea y se muestra con energía significa que ya puede volver al colegio.

¿Cuándo hay que consultar al pediatra?

Si tu hijo o hija tiene menos de un año de edad es mejor que consultes al pediatra tan pronto como sea posible, ya que la deshidratación puede afectar de manera más severa a los niños más pequeños. Si en las deposiciones o vómitos del niño hay sangre también hay que consultarlo con el médico, ya que no es un síntoma habitual de la gastroenteritis.

En el caso de que hayan pasado 3 días y los síntomas no vayan mejorando es conveniente también hablarlo con el pediatra por si pudiera tratarse de algo más grave, así como en el caso de que el niño parezca deshidratado pese a la ingesta adecuada de líquidos.

Artículos recomendados