Menú
Cómo eliminar los granos de la espalda

GRANOS

Cómo eliminar los granos de la espalda

Te contamos todo lo que necesitas saber sobre los granos en la espalda y cómo acabar con ellos

Noelia Rodríguez Alvarez

Cuando pensamos en acné a todos se nos vienen a la mente los antiestéticos granos que nos aparecían de adolescentes (o de adultos) en la cara. Pero hay otros tipos de acné que no son tan visibles, o que solo se evidencian en determinados momentos. Uno de los más frecuentes, pero que pasa desapercibido durante casi todo el año es el de la espalda.

En otoño, invierno y primavera la espalda permanece tapada por capas y capas de ropa y casi ni nos damos cuenta de los granos que tenemos ahí. Pero llega el verano y nos encontramos con la desagradable sorpresa del acné cuando nos ponemos el bañador o algún vestido con escote a la espalda.

¿Qué hacer para eliminar los granos? Evidentemente es el primer pensamiento que se nos viene a la cabeza. No reparamos en ellos más que durante la temporada estival pero es entonces cuando nos aparecen antiestéticos y desagradables a más no poder y nuestra única obsesión es hacer que desaparezcan.

El acné de la espalda no es igual que el de la cara, cada uno presenta unas características propias que hace que se distingan y por lo tanto el tratamiento para uno no sirve para el otro. En este artículo vamos a centrarnos en qué hacer para eliminar los granos de la espalda y poder lucir bañador y escotes durante el verano sin complejos.

¿Por qué aparece acné en la espalda?

La aparición de acné en la espalda tiene el mismo origen que el de la cara. Cambios hormonales, estrés, nervios, exceso de grasa, mala alimentación... La diferencia es que hay personas con brotes de granos en la cara y otras a las que les aparecen en la espalda. También pueden aparecer por otras partes del cuerpo.

¿Es incompatible un acné con otro? Por desgracia no. Puedes tener granos en la cara al mismo tiempo que en la espalda, pero también puedes tenerlos solo en una parte y hasta pueden desaparecer.

En este sentido es cierto que el acné en la espalda es sobre todo hormonal, por lo que se tiene básicamente en la adolescencia. También es verdad que es más fácil de eliminar que el acné facial. Probablemente sea porque la piel de la espalda no está tan expuesta a agentes externos como la de cara.

El acné en la espalda suele tener un origen hormonalEl acné en la espalda suele tener un origen hormonal

Cómo tratar el acné en la espalda

Si los motivos del acné facial y en la espalda son los mismos ya habrás imaginado que se pueden tratar del mismo modo, pero no con los mismos productos. ¿Esto que significa? Mantener la piel limpia, llevar una buena alimentación o practicar ejercicio de manera habitual es bueno para combatir los granos de la espalda y de la cara.

Sin embargo a la hora de usar tratamientos específicos no se puede emplear en la espalda los de la cara ni viceversa. Así que teniendo en cuenta eso diferencia entre los geles y jabones que uses para uno y otro caso, porque empezaremos por ahí.

La limpieza, básico

Cuando lo que se busca es eliminar, o al menos poder convivir, con los indeseables granos la limpieza se convierte en fundamental. Cuanto más limpia esté la piel más fácil te resultará mantener a raya el acné. Dicho de otra manera: las impurezas harán que proliferen granos, puntos negros y demás.

La limpieza diaria es básica, con especial cuidado cuando realizamos actividades físicas que nos lleven a sudar. Utilizar geles y cremas corporales libres de aceite y perfumes y que mantengan la piel hidratada. La exfoliación te permite eliminar las impurezas que se hayan fijado a la piel así que una vez a la semana cógete una buena exfoliante corporal, la esponja y a restregar la espalda. Por cierto las esponjas convencionales tienden a acumular bacterias, así que mejor usar una natural o toallitas.

Cuidado con rascarse

Quienes tienen acné facial saben lo complicado que es resistirse a estallar una espinilla que te está saliendo o un punto negro que parece burlarse de ti cada vez que te miras al espejo. Los granos de la espalda no los vemos tan de seguido, pero tenemos que ser conscientes de que están ahí.

Podemos llegar a arrancarlos (dolorosamente) sin darnos cuenta al rascarnos. Eso hará que queden marcas que, probablemente, no descubramos hasta el verano siguiente. Para eliminarlas hay productos naturales como el zumo de limón o el aceite de árbol de té que ayudan a disimularlas. Aplícatelos con un algodón antes de acostarte y pronto verás resultados.

 Tomar el sol con moderación y precaución nos ayudará a lidiar con ellos Tomar el sol con moderación y precaución nos ayudará a lidiar con ellos

El sol, tu mejor amigo

Aunque a veces no podamos resistirnos todos sabemos que lo que hay que hacer cuando aparece una espinilla es no tocarla y dejar que se seque sola, de modo que desaparezca de forma natural y no deje marcas. Con los granos de la espalda ocurre lo mismo. Si los dejamos secar ni nos enteraremos que los hemos tenido.

¿La mejor forma de que sequen? Con una buena dosis de sol. Si te das cuentas los granos en la espalda los detectas los primeros días de playa y después de dos semanas acudiendo regularmente al arenal ya no están.

¿Casualidades? No, los rayos del sol son lo que mejor seca los granos de la espalda (también funciona, aunque no es igual de efectivo con el acné facial). Así que ya sabes, empieza a tomar el sol boca abajo. Pero siempre con protección solar, que no hace falta quemarse para acabar con las espinillas.

Tratamientos profesionales

Los anteriores consejos funcionan cuando se tiene un acné moderado. Si no es tu caso, si ves que a pesar de llevarlos a la práctica no funciona o si las espinillas se muestran rojizas y con pus lo mejor es que acudas a un dermatólogo.

Te ayudarán a encontrar el tratamiento profesional que mejor te venga. Pueden ser medicamentos, fundamentalmente hormonales, o sesiones de láser. No te decantes por uno u otro sin consultar antes con el médico.

Artículos recomendados