Menú
Cómo mejorar la flora intestinal

CONSEJOS

Cómo mejorar la flora intestinal

Siendo un desconocimiento para muchos, la flora intestinal juega un papel muy importante en el sistema inmunológico del ser humano.

Bea R

Cuidar la salud es un aspecto muy importante a la hora de llevar una vida plena. No solo con evitar hábitos como fumar o consumir alcohol, uno ya es poseedor de una salud de hierro. El deporte y una buena alimentación (entre la que se encuentre la fibra) juegan un papel fundamental en la construcción de una vida saludable y también como remedios, sobre todo esta última, ya que favorece ese desarrollo desde el interior.

Temas relacionados
El sistema digestivo humano es una potente máquina gracias a la cual se regulan muchos aspectos vitales. Dentro de él, la flora intestinal juega un destacado rol y no solamente lo hace en relación a una buena digestión, que también, sino que también ayuda al sistema inmunitario para que este cumpla su función en el ser humano. A continuación, Bekia te explica cuán importante es la flora intestinal, qué es y para qué sirve y cómo uno puede hacer para fortalecerla y evitar su deterioro.

¿Qué es la flora intestinal?

El nombre de flora intestinal hace referencia a los cientos de microorganismos bacterianos que se encuentran en la parte del cuerpo humano que más bacterias posee: el intestino. Esta presencia exacerbada, sobre todo en el colon, de más de mil especies de bacterias distintas, lejos de resultar mala para un ser humano, supone un equilibrio dentro del aparato digestivo pues estas se encargan de reconocerle al tejido linfoide cuáles cepas resultan beneficiosas y dañinas para la salud.

Si hay alteraciones en la flora intestinal puede haber consecuencias negativasSi hay alteraciones en la flora intestinal puede haber consecuencias negativas

Debido a la importancia que acarrea la flora intestinal para la salud digestiva de una persona y también para su sistema inmune, es de vital importancia mantener una presencia adecuada de grupos bacterianos en dicha flora y también que entre todas las especies que la forman, se tenga un equilibrio y que ninguna predomine de forma destacada sobre las demás.

Para que uno se de cuenta de lo realmente importante que es ser poseedor de una buena flora intestinal, tan solo se ha de fijar en todos aquellos problemas que se puede evitar como ser más sensible a las infecciones, sobre todo si estas tienen un origen vírico o bacteriano, sufrir un aumento de bacterias de tipo dañino o padecer constantemente malas y molestas digestiones con su nula síntesis de nutrientes.

Causas de una flora intestinal débil

Existen varias causas que provocan que la salud de la microbiota intestinal se altere. Fumar o consumir alcohol u otro tipo de drogas provoca la destrucción de la presencia bacteriana en el sistema digestivo pero también, el sufrir ciertas enfermedades comunes como la gastroenteritis provoca el mismo efecto aunque esto último, al ser algo esporádico, no supone tanto problema como un hábito que se repite en un período de tiempo prolongado.

Puesto que la flora intestinal está formada, en su totalidad, por bacterias, resulta obvio que la toma de antibióticos afecta a la salud de esta. Al actuar sobre estos microorganismos, el consumo de dichos medicamentos producen una reducción de la diversidad bacteriana intestinal con sus consiguientes y fatales consecuencias.

Otra de las causas fácilmente modificables que provoca un debilitamiento de la flora intestinal es el consumo excesivo de alimentos procesados y poseedores de un exceso de azúcares, gas y grasas. Productos como el café o los refrescos actúan de manera nociva sobre la mucosa intestinal generando un debilitamiento más que notorio en dicho órgano.

Llevar una vida sedentaria y llena de estrés también causa que la flora intestinal se vea afectada. Por otro lado, la fibra juega un papel esencial para evitar problemas relacionados con el tránsito intestinal así que la falta de esta provocará justo el efecto contrario: un desequilibrio de la diversidad bacteriana con sus consiguientes síntomas como el estreñimiento, la diarrea o una mala digestión. Así pues, lo ideal para combatir todo esto descrito anteriormente: fibra.

Hay que cuidar la flora intestinal para tener buena saludHay que cuidar la flora intestinal para tener buena salud

¿Qué pasa si la flora intestinal está dañada?

Los hábitos y costumbres recomendados para poseer una flora intestinal sana son unos ejercicios muy fáciles de realizar y de llevar a cabo. No obstante, si no se ha tenido cuidado en ese aspecto, lo más probable es que se generen una serie de síntomas que pueden inducir a la conclusión de que la salud microbiota intestinal está dañada.

El síntoma más reconocible y más directo sería el padecimiento de problemas referidos a la digestión con sus consiguientes características como tener la zona del abdomen hinchada y sufrir constantes problemas de gases. Por otro lado, la diarrea o el estreñimiento son otras dos causas de tener una flora intestinal debilitada que se seguirán produciendo hasta que la flora no se equilibre.

El aumento del número de infecciones que una persona pueda llegar a padecer también es otro posible síntoma de que su flora intestinal no se encuentre en el mejor estado pues, como ya se indicó anteriormente, la presencia bacteriana en el intestino tiene un papel importante en la actividad inmunológica a la hora de identificar microorganismos perjudiciales.

Fortalecer la flora intestinal y alimentos recomendados

Lo ideal en cuanto a remedios para reestablecer la salud de una flora intestinal dañada es, además de evitar las posibles causas que provocan que esta se vea alterada, es consumir una serie de productos que contengan probióticos, es decir, elementos que protegen de los microorganismos perjudiciales y que ayudan a mejorar el sistema inmunológico. Todos aquellos alimentos que estimulen el proceso digestivo serán beneficiosos.

Aunque a la hora de regenerar una flora intestinal dañada no hay nada como mantener y/o recuperar una alimentación variada y equilibrada, lo más recomendable será incluir como remedios en nuestro diario de comidas los siguientes alimentos: aquellos prebióticos y probióticos que aportarán bacterias beneficiosas para la flora intestinal y que ayudarán a mejorar el sistema inmunológico.

El yogur es un producto alimenticio que, en todos los casos de regeneración de la flora intestinal, es el más recomendado. Su alto contenido en minerales, vitaminas y proteínas también ayuda a que este sea un alimento de lo más completo. Tampoco debemos de olvidarnos de la fibra, pues todos aquellas frutas, verduras, hortalizas, cereales y legumbres cumplen una importantísima función para la correcta digestión de los alimentos y evitan también problemas intestinales.

El kéfir, el tempeh, las chufas, la avena, la miel, el chocolate negro y la leche de cabra son otros de los alimentos recomendados y unos buenos aliados para usarlos como remedios ante una flora dañada.

Una ayuda extra que puede hacer posible el fortalecimiento de la flora intestinal es, aparte de evitar las causas que provocan su debilidad, tener en la mayor medida posible una higiene muy estricta a la hora de consumir los alimentos. De la misma forma, la forma de cocción de los alimentos también resultará un factor importante para evitar dañar la microbiota intestinal así como lavarlos de la manera adecuada.

Artículos recomendados