Menú
Qué consecuencias para la salud tiene el mobbing

TRASTORNOS EMOCIONALES

Qué consecuencias para la salud tiene el mobbing

El acoso laboral también es conocido como mobbing. La persona que lo padece puede tener serios problemas de salud a causa del malestar físico y emocional que está sufriendo, el tratamiento debe ser inmediato.

Noelia Rodríguez Alvarez

El acoso laboral, conocido con el término anglosajón mobbing, se considera ahora una enfermedad, aunque no siempre se tienen en cuenta las repercusiones que tiene sobre la salud de quien la padece. El hostigamiento, las burlas o las agresiones que sufre la víctima en su trabajo hacen que no sólo se sienta mal y no quiera acudir a otros o tenga miedo a hacerlo, sino que genera toda una serie de derivaciones que afectan seriamente a su salud.

Los problemas laborales nos influyen cada vez más porque nos los llevamos a casa, pero cuando dejan de ser simples problemas y se convierten en un acoso las consecuencias son muchos mayores y acaba por resultar imposible que quien lo padece pueda desconectar de ellos. De ese modo es como hacen mella en su cuerpo y en su salud.

El mobbing es considerado a día de hoy como una enfermedadEl mobbing es considerado a día de hoy como una enfermedad

Lo psicológico

El mobbing tiene un fuerte contenido psicológico. Por lo general supone desprecios, acoso o malas contestaciones. No suele llegar al aspecto físico -aunque puede darse- y esto dificulta que se tome en serio e, incluso, que se pueda probar. De eso modo lo que acaba por pasar es que afecta al estado de la víctima, que se siente cohibida, relegada y miedosa no sólo ante sus acosadores, sino ante la posibilidad de no ser comprendido por otros.

De este modo el acoso se vuelve algo muy personal, podríamos decir que íntimo, porque en muchos casos no se llega a compartir con nadie más y hace que la sensación de miedo e inseguridad se adueñe de la víctima. Dejará de interesarle el trabajo que realiza, aunque antes le encantara, y puede desarrollar actitudes que le hagan caer en una depresión.

Insomnio, llanto incotrolado, crisis de ansiedad, irascibilidad ... son todo comportamientos que pueden darse en una persona que está sufriendo acoso en el trabajo. Son los mismos que puede tener por un estrés derivado de problemas laborales lo que, como decíamos, hace que sea difícil que alguien ajeno a ese ambiente pueda ver que se trata de mobbing.

Aislamiento social

Esa sensación de soledad hace que la víctima cada vez se recluya más en si mismo y no sólo no busque ayuda sino que decida -a veces de manera involuntaria- aislarse del mundo y de sus seres queridos. Los cambios de humor y los síntomas depresivos facilitan que su entorno se separe de él. Esto lo que hará será que se incrementen los problemas derivados del mobbing y lo hagan sin que nadie, más allá de la víctima, se dé cuenta de lo que está pasando.

En ocasiones no damos la importancia que se merece a las dolencias psicológicas, creemos que es una mala racha o vienen derivados de problemas laborales imprecisos y no es hasta que aparecen dolencias físicas que empezamos a pensar que algo está pasando.

El mobbing provoca problemas psicológicos y físicosEl mobbing provoca problemas psicológicos y físicos

Llamada de atención

Normalmente estos vienen más tarde y son la llamada de atención de nuestro propio cuerpo, que ya no sabe cómo decirnos que los problemas laborales están ocasionando que las cosas no vayan bien y que hay que hacer algo para ponerle remedio. En el caso del mobbing pueden ser de lo más variados, desde dolencias gastrointestinales a cardiovasculares.

Dolores abdominales, vómitos o trastornos alimenticios suelen ser los primeros en aparecer y también los más fáciles de disimular. Lo mismo ocurre con problemas dermatológicos, caída del pelo o la aparición de bruxismo. Si no se pone solución a ls situación de acoso que se está viviendo en el trabajo a buen seguro que vendrán otros.

Suelen estar relacionados con problemas para respirar o, en el peor de los casos, dolencias cardiovasculares, como pueden ser dolores en el pecho, arritmias o casos de hipertensión.

Lo más recomendable es no llegar a sufrir estos problemas de salud y denunciar cuanto antes la situación de acoso que se vive en el trabajo. No hay justificación para que se produzca mobbing ni siquiera para que los problemas laborales hagan enfermar a una persona.

Artículos recomendados