Menú
Cómo la conversación positiva contigo mejora tu salud

PENSAMIENTOS POSITIVOS

Cómo la conversación positiva contigo mejora tu salud

Si comienzas a tener una conversación positiva contigo mismo/a, te darás cuenta que tu salud mejorará rápido.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Quizá ahora no te des cuenta, pero tu conversación interior puede estar saboteando tu salud. La conversación con uno mismo, la forma en que tu voz interior da sentido al mundo que te rodea y la forma en que te comunicas contigo mismo/a, puede afectar en gran medida los niveles de estrés de muchas maneras y así, cuidar y mejorar tu salud diaria.

Si tu diálogo interno es negativo de forma habitual, entonces percibirás los eventos de tu vida de forma mucho más estresante de lo que deberían ser, haciendo que sientas más ansiedad y estrés totalmente innecesarios. Es posible que estés atribuyendo motivaciones negativas a personas que tienen buenas intenciones, puede que te percibas a ti mismo como menos preparado para manejar los desafíos que enfrentas, y puede que estés viendo solo más negativos que positivos en las cosas que enfrentas en la vida, cuando puede haber un "lado brillante" mucho menos estresante que no estás percibiendo debido a las conversaciones internas negativas habituales que tienes. 

También puede sucumbir a la rumia, un patrón de pensamiento negativo que puede consumir tu tiempo de inactividad y traer estrés del pasado al presente innecesariamente sin llevar a ninguna resolución. Cualquier momento puede ser bueno para cambiar el patrón de pensamiento negativo.

El primer paso para el cambio es que aprendas a ser más consciente del problema que tienesEl primer paso para el cambio es que aprendas a ser más consciente del problema que tienes

Nota tus patrones

El primer paso para el cambio es que aprendas a ser más consciente del problema que tienes. Probablemente no te das cuenta de la frecuencia con la que dices cosas negativas en tu cabeza o cuánto afecta tu experiencia. Las siguientes estrategias pueden ayudarte a ser más consciente de tu diálogo interno y el contenido.

  • Escribe un diario. Ya sea que lleves un diario contigo y que anotes los comentarios negativos a medida que los pienses, también puedes escribir un resumen general de tus pensamientos al final del día o quizá escribir solo tus pensamientos sobre un tema determinado y después vuelve a leerlos. Así podrás conocer tu diálogo interno.
  • Una buena manera de detener un mal hábito es reemplazarlo con algo mejorUna buena manera de detener un mal hábito es reemplazarlo con algo mejor

  • Detener el pensamiento. Cuando te veas diciendo algo negativo en tu mente, puedes detener el pensamiento a medio camino y decirte a ti mismo "Detente". Decir esto en voz alta será más poderoso, y tener que decirlo en voz alta te hará más consciente de cuántas veces está deteniendo los pensamientos negativos y dónde.
  • Goma elástica. Otro truco terapéutico es caminar con una banda de goma alrededor de la muñeca; a medida que note un diálogo interno negativo, retira la banda de tu piel y deja que pegue un golpe. Dolerá un poco, y servirá como una consecuencia ligeramente negativa que lo hará más consciente de tus pensamientos y te ayudará a detenerlos.

Reemplazar declaraciones negativas 

Una buena manera de detener un mal hábito es reemplazarlo con algo mejor. Una vez que estés al tanto de tu diálogo interno, aquí hay algunas formas de cambiarlo:

  • Cambia las palabras. ¿Te has dado cuenta como cuando se está en un hospital las enfermeras utilizan la palabra 'incomodidad' en lugar de 'dolor'? Esto generalmente se hace porque "dolor" es una palabra mucho más poderosa, y hablar del nivel de "dolor" puede hacer que tu experiencia sea más intensa que si estuviera hablando del nivel de "incomodidad". Puedes probar esta estrategia en tu vida diaria. En tu conversación interna, convierte palabras negativas más poderosas en palabras más neutrales puede ayudar a neutralizar tu experiencia. En lugar de usar palabras como "odiar" y "enfado", puedes usar palabras como "no me gusta" y "molesto" porque suena más suave.

  • Cambia lo negativo hacia lo neutral o lo positivo. Cuando te encuentres mentalmente quejándote de algo, reconsidera tus suposiciones. ¿Estás asumiendo que algo es negativo cuando no lo es necesariamente? (Por ejemplo, la cancelación de tus planes en el último minuto puede verse como algo negativo, pero lo que hagas con tu horario recién liberado puede ser mejor). La próxima vez que te sientas estresado por algo o que decidas que no estás preparado para un desafío, detente y repiensa, y mira si puedes encontrar un reemplazo neutral o positivo.

Artículos recomendados