Menú
Ejercicios de respiración para el tartamudeo

TARTAMUDEAR

Ejercicios de respiración para el tartamudeo

Si sueles tartamudear existen algunos ejercicios de respiración que te irán bien para controlar el habla de forma más eficiente.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Las personas que son tartamudas pueden sentir cierta incomodidad física y emocional cuando tienen que hablar delante de otras personas. La tartamudez es un tipo de trastorno del habla en el cual el tartamudo tiende a repetir una palabra o parte de una palabra. 

El tartamudeo a veces incluye apretar la mandíbula o un parpadeo rápido del ojo. El tartamudeo tiende a ser peor en situaciones públicas que crean ansiedad, como dar un discurso. Uno de los tratamientos para controlar la tartamudez es practicar ejercicios de respiración. Si tienes este problema no te pierdas estos consejos para que, a partir de ahora, puedas controlar mejor tu respiración y tu habla.

El tartamudeo a veces incluye apretar la mandíbula o un parpadeo rápido del ojoEl tartamudeo a veces incluye apretar la mandíbula o un parpadeo rápido del ojo

Haz una pausa antes de hablar

Siempre que quieras hablar tendrás que hacer una pausa para poder respirar y pensar lo que quieres decir. Si sufres de tartamudez, puedes comenzar a sentir ansiedad incluso antes de hablar. El tartamudeo puede empeorar por la falta de oxígeno mezclado con la ansiedad. 

Para aliviar la tensión en la garganta o la mandíbula que acompaña a esta ansiedad, antes de comenzar a hablar, debes tomarte unos segundos para respirar profundamente tanto por dentro como por fuera. Comienza hablando lentamente, asegurándote de que estás respirando normalmente mientras habla.

Si te da cuenta de que los nervios comienzan a aflorar, no dejes llevarte por esos sentimientos y cambia la perspectiva. No pienses que la ansiedad podrá contigo, tú eres el dueño de tus pensamientos por lo que, vuelve a respirar hondo antes de continuar hablando. Si sientes que la ansiedad puede contigo en un momento determinado, entonces ve a un lugar tranquilo para calmarte antes de volver al diálogo con la persona que tengas delante.

Respira con el abdomen

Céntrate en usar el abdomen para respirar. Muchas veces las personas respiran usando los músculos de su pecho que pueden tensar los músculos de la laringe que pueden causar tartamudeo. Practica este ejercicio identificando palabras que a menudo causan tartamudeo. 

Practica decir estas palabras mientras respiras con tu diafragma empujando tu abdomen hacia adentro y afuera con cada respiración. Pon esto en práctica usando el diafragma para respirar cuando comiences a hablar en situaciones sociales. La respiración diafragmática también puede provocar angustia, si esto te ocurre acudir al médico para explicarle lo que te ocurre... Puede que te derive al especialista necesario.

No es fácil respirar con el abdomen así que no te angusties si ves que no te sale cuando lo intentas. Comienza poco a poco la respiración y así, con la práctica conseguirás respirar mejor y que sea más sencillo para ti controlar tu habla, la entonación y el transcurso de las palabras en el diálogo.

La respiración regulada es una técnica de terapia que es introducida por un terapeuta del hablaLa respiración regulada es una técnica de terapia que es introducida por un terapeuta del habla

Utiliza la respiración regulada

La respiración regulada es una técnica de terapia que es introducida por un terapeuta del habla. La respiración regulada consiste en entrenamiento de conciencia, relajación, entrenamiento de respuesta competitiva, entrenamiento de motivación y entrenamiento de generalización. 

La respiración regulada intenta inhibir el tartamudeo enseñando un patrón de respiración relacionado con el habla que es incompatible con el tartamudeo. Debe concentrarte en regular los patrones de respiración al dejar de hablar cuando tartamudeas o piensas en tartamudear y comienza a respirar diafragmáticamente mientras relajas conscientemente los músculos del pecho y la garganta. Luego piensa en lo que quieres decir, exhala lentamente y luego habla para ver cómo te sale.

Este ejercicio si te resulta demasiado complicado puedes acudir a un especialista del habla para que pueda enseñarte correctamente a utilizar la respiración y así poder hablar de una forma más controlada y pausada. Cuando comiences a tener más control sobre tu respiración y habla, te darás cuenta cómo la ansiedad también disminuye y cada vez te sentirás más seguro para poder hablar de una manera que no te genere inseguridad en el diálogo.

Artículos recomendados