Menú
Medicamentos antimicóticos: para qué sirven

MEDICAMENTOS

Medicamentos antimicóticos: para qué sirven

Si tienes hongos es posible que tu médico te recete medicamentos antimicóticos, pero, ¿cómo funcionan? ¿Hay otras alternativas?

Sergio Gallego Uvero

Los medicamentos antimicóticos son aquellos que se toman con el fin de tratar aquellas infecciones causadas por los hongos. Su uso cada vez está más extendido entre la población y se puede adquirir de manera libre aunque hay algunos de estos medicamentos que solo se pueden administrar a través de prescripción médica. Los expertos en el tema desaconsejan el uso de dichos medicamentos debido a los innumerables efectos secundarios que tienen. Acto seguido te hablo un poco más de dichos medicamentos antimicóticos.

Los medicamentos antimicóticos

Estos medicamentos son conocidos también con el nombre de antifúngicos y son esenciales a la hora de combatir diversas afecciones de tipo infecciosas. El problema de dichos medicamentos es que suelen provocar numerosos efectos secundarios a la persona que los toma. Es por ello que los expertos en el tema aconsejan el tomar dichos medicamentos de una manera moderada y acudir a los mismos en caso de gran necesidad. 7

El fin de los medicamentos antimicóticos no es otro que el de frenar las infecciones provocadas por los hongos y reparar el daño celular que han podido causar dichos hongos. Cada medicamento es diferente y según la gravedad de la infección se consumirá uno u otro totalmente diferente.

El fin de los medicamentos antimicóticos no es otro que el de frenar las infecciones provocadas por los hongosEl fin de los medicamentos antimicóticos no es otro que el de frenar las infecciones provocadas por los hongos

Clases de medicamentos antimicóticos

Hay varios tipos de medicamentos antimicóticos que se van utilizar según la gravedad y la clase de infección a tratar:

  • Los antimicóticos tópicos se usan para combatir infecciones propias de la piel como pueden ser los hongos en los pies. También son usados a la hora de tratar infecciones que se reproducen en la zona de la vagina. Entre los medicamentos tópicos más conocidos y utilizados cabe destacar entre otros el Clotrimzol o el Miconazol. Lo bueno de los antimicóticos tópicos es que no suelen provocar efectos secundarios importantes.
  • Los antimicóticos orales se administran a la hora de tratar infecciones mucho más graves de la piel. En este caso cabe destacar el fluconazol que es usado para combatir la infección de la vagina o el ketoconazol que es utilizado para combatir infecciones graves en diversas zonas del cuerpo. A diferencia de los antimicóticos tópicos, los orales cuentan con el debe de que causan importantes efectos secundarios a la persona que los toma. De esta forma pueden sufrir vómitos, pérdida del apetito o problemas digestivos.
  • Los antimicóticos orales se administran a la hora de tratar infecciones mucho más graves de la pielLos antimicóticos orales se administran a la hora de tratar infecciones mucho más graves de la piel

  • Los antimicóticos por vía intravenosa son los menos conocidos de todos pero se usan con bastante frecuencia a la hora de tratar infecciones invasivas como puede ser el caso de aquellas personas que han sido sometidos a un trasplante de médula ósea. El uso de dichos medicamentos sólo se lleva a cabo cuando se sabe a ciencia cierta que los beneficios van a ser mayores a los riesgos y a sus efectos secundarios. Entre los efectos secundarios hay que destacar los fuertes dolores de cabeza, los vómitos o un cierto malestar general.

Alternativas naturales a los medicamentos antimicóticos

Como ya te he explicado anteriormente, los expertos no aconsejan el uso de dichos medicamentos a no ser que sea de urgente necesidad. Para evitarlos, hay una serie de productos naturales que pueden tener la misma eficacia de los antimicóticos y ayudarte a combatir las infecciones causadas por los hongos. Es el caso del aceite de citronela, el aceite de coco o el pachuli. No dudes en usar este tipo de productos naturales a la hora de tratar diversas infecciones provocada por hongos y evitar los efectos secundarios de los antimicóticos.

Los medicamentos antimicóticos no son aconsejables debido a los numerosos efectos secundarios que provocan por lo que hay que evitar la automedicación y acudir al médico para usarlos bajo prescripción médica. Recuerda que en el caso de utilizarlos es aconsejable el hacerlo de una manera moderada.

Artículos recomendados