Menú
Cómo mejorar la alimentación de los niños con verduras

SALUD INFANTIL

Cómo mejorar la alimentación de los niños con verduras

La alimentación con verduras es fundamental desde la infancia para potenciar una buena salud en el futuro.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Si quieres mejorar la alimentación de tus hijos es inevitable que pienses en las verduras. A los niños les cuesta comer verduras pero sin imprescindibles para su desarrollo y crecimiento óptimo. Las verduras son una fuente imprescindible de fibra, vitaminas y minerales. Desafortunadamente, a muchos padres les cuesta mucho conseguir que sus hijos coman unas pocas verduras con regularidad.

Cuántas verduras deberían comer los niños

Ya. Sabes que tus hijos deben comer verduras, pero, ¿cuánta es la cantidad que deben comer? Mira estas recomendaciones dependiendo de la edad de tus hijos:

  • 2-3 años: 1 vaso de verduras por día
  • 4-8 años: 1 o 2 vasos y medio de verduras por día
  • 9-13 años (niñas): 2 a 4 vasos de verduras por día
  • 9-13 años (niños): 2 y medio a 4 vasos de verduras por día
  • 14-18 años (niñas): 2 y medio a 4 vasos de verduras por día
  • 14-18 años (niños): 3 a 4 vasos de verduras por día

Estas porciones se deben a que como la mayoría de los demás alimentos, también tiene mucho que ver con el nivel de actividad de tu hijo/a. Un niño/a activo que quema más calorías necesitará más verduras y otros alimentos que un niño que está más inactivo. Es necesario elaborar un plan de alimentación infantil que incluya más verduras, en función del nivel de calorías.

Si quieres mejorar la alimentación de tus hijos es inevitable que pienses en las verdurasSi quieres mejorar la alimentación de tus hijos es inevitable que pienses en las verduras

Comer más verduras

Una porción equivale a media taza (o vaso) de verduras cocidas, una taza de verduras crudas o media taza de guisantes cocidos, por ejemplo. Las porciones para los niños más pequeños son aún más pequeñas, con una porción de niño pequeño que es igual a aproximadamente la mitad de un tamaño de porción de adulto normal.

Además de comer verduras todos los días, los niños deben tratar de comer una variedad de verduras de color verde oscuro (brócoli, verduras, espinacas, lechuga romana), verduras de color naranja (zanahorias, calabaza, batata, calabaza de invierno), guisantes, vegetales con almidón (maíz, guisantes verdes, papas blancas) y otras verduras (coliflor, apio, pepinos, tomates, calabacín) cada semana.

Cómo conseguir que tus hijos coman más verduras

Que los niños coman más verduras no tiene que ser una misión imposible. La mayoría de los expertos recomiendan comenzar temprano al ofrecer al bebé y niño mayor una gran variedad de frutas y verduras. Si un día no lo quiere, no pasa nada. Se le retira y otro día se vuelve a probar. Es necesario que el niño tenga la opción. Si un día no quiere comer verduras, no le obligues o tendrá aversión por esos alimentos, lo que es importante es que otro día se lo vuelvas a presentar. También puedes tener en cuenta los siguientes consejos:

Si un día no quiere comer verduras, no le obligues Si un día no quiere comer verduras, no le obligues

También puede ayudar a:

  • Da un buen ejemplo comiendo verduras cada día
  • Los aderezos para las ensaladas deberán ser bajos en grasas
  • Haz puré de verduras
  • Mezcla los vegetales con los alimentos que a tu hijo le gusten como la pizza, los espaguetis o en la sopa
  • Permite que tus hijos cultiven sus propias verduras o visite el huerto de alguien conocido para saber de dónde salen las verduras y las hortalizas
  • Permite que coman vegetales crudos como zanahorias de tentempié
  • Ofrece muchas opciones, ofrece pequeñas porciones al principio

Es importante que recuerdes que los niños no suelen aceptar nuevos alimentos hasta que se les presenta un mínimo de 15 veces.

A partir de ahora, para que tus hijos comiencen a tener una mejor relación con la comida y las verduras, no le obligues a comerlos, simplemente sé un buen ejemplo de alimentación. Tus hijos aprenderán lo que es realmente la comida real y empezarán a entender qué alimentos son los correctos. El día de mañana serán capaces de tener una buena alimentación y de tener un estilo de vida mucho más saludable.

Artículos recomendados