Menú
Por qué nos ponemos rojos

CARA ROJA

Por qué nos ponemos rojos

Ruborizarse es algo normal para las personas pero también puede causar algo de vergüenza cuando ocurre en público, ¿sabes cuáles son las causas que lo provoca?

Sergio Gallego Uvero

Ruborizarse o ponerse colorado es uno de los mayores temores y pesadillas de cualquier persona ya sea de pequeño o en una edad mucho más adulta. Ya sea al hablar delante de muchas personas o en una entrevista de trabajo, es algo muy común en muchas personas el ponerse la cara roja y pensar en ese mismo momento la famosa frase de "tierra trágame".

En el caso de que la piel sea bastante clara, el temido rubor puede llegar a acentuarse mucho más y provocar un auténtico problema a la persona que lo sufre. Pero, ¿a qué se debe que las personas se pongan coloradas y la cara cambie rápidamente de color? Acto seguido intentaré responderte a esta pregunta de la manera más clara posible y aconsejarte el mejor tratamiento para terminar con ese exceso de rubor en la cara.

Causas que provocan que el rostro se ponga rojo

La primera gran causa por la que una persona se ruboriza y se pone roja es debido a un exceso de vergüenza ante una situación determinada que le incomoda muchísimo y en la que no está para nada a gusto. Ante esta situación tan incómoda, los latidos del corazón van mucho más rápidos de lo normal y la respiración se acelera en exceso. Esto provoca que el cuerpo libere una mayor cantidad de adrenalina a la vez que toda la sangre del cuerpo circule de una manera mucho más rápida.

Ponerse rojo es una señal de vergüenza Ponerse rojo es una señal de vergüenza

El hecho de que la sangre circule mucho más rápido de lo que suele hacer en condiciones normales, es lo que provoca que el rostro se ruborice y cambie a un color mucho más rojo de lo normal provocando el famoso colorado en el rostro.

Remedios para evitar ponerse rojo o colorado

Para muchos expertos en medicina, ponerse rojo puede ser considerado como un trastorno traumático que puede provocar graves problemas psicológicos para la persona que lo sufre. En los casos más severos y extremos es aconsejable la operación quirúrgica, aunque en la mayoría de los casos basta con tomar una serie de medicamentos específicos para ello o acudiendo a unas sesiones de psicoterapia conductual para ir solucionando poco a poco el problema.

Sin embargo hay una corriente de la medicina, que opina que ponerse con la cara roja se debe a un problema emocional y no físico, por lo que se puede solucionar con un poco de terapia por parte de la persona que sufre dicho problema. Son muchos los terapeutas que afirman que la solución a dicho problema emocional se encuentra en la propia persona y que depende de ella misma para terminar con el hecho de ponerse colorado y con el rostro totalmente ruborizado cada vez que se encuentran ante una situación que les incomoda.

Si estás cansado/a de ponerte roja acude a un expertoSi estás cansado/a de ponerte roja acude a un experto

Lo que queda claro es que ponerse ruborizado o colorado es algo que afecta a un gran número de personas en la sociedad de hoy en día y que puede provocar graves problemas, sobretodo a nivel psicológico por lo que requiere un tratamiento adecuado, que ayude a la persona a solucionar el problema de ponerse con la cara roja lo más rápido posible.

Si tienes este problema y estás cansado de ruborizarte a cada momento, es importante que acudas a un experto que te ayude a evitar que te pongas rojo en determinadas ocasiones. Además del trabajo con el terapeuta, es esencial que tú pongas de tu parte y empieces a reforzar tu autoestima hasta sentirte totalmente seguro de ti mismo. De esta forma, conseguirás superar dicho problema y evitar que el ponerse colorado se convierta en una auténtica pesadilla de la que querer despertar lo más rápido posible.

Artículos recomendados