Menú
5 preguntas que no tienes que hacerle a alguien que está dejando el alcohol

EXALCOHÓLICO

5 preguntas que no tienes que hacerle a alguien que está dejando el alcohol

Si conoces a una persona que está dejando de beber alcohol, hay algunas preguntas que es mejor que no le hagas.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Dejar de beber alcohol no es fácil y menos cuando se tiene una adicción. Es una decisión valiente que requiere el apoyo de seres queridos y profesionales. Cuando una persona decide dejar el alcohol para siempre, tendrá que hacer una serie de cambios en su vida para no volver a caer en las garras de esta sustancias. El alcohol puede generar muchos problemas en la vida de un adicto y su decisión siempre está basada en su intimidad.

Es normal que las personas, como seres curiosos pregunten para saber cómo están, pero muchas de esas preguntas son fruto de la ignorancia... aunque sin que lo sepan, esas palabras pueden ser dolorosas y otras, repetitivas. Es mejor ser consciente de esto y no decir estas preguntas a alguien que está dejando de beber alcohol.

Dejar de beber alcohol no es fácil y menos cuando se tiene una adicciónDejar de beber alcohol no es fácil y menos cuando se tiene una adicción

1. ¿Eres un alcohólico?

Simplemente no. Tal vez sí, pero si no ofrece esa información voluntariamente, entonces probablemente no sea asunto tuyo. Muchas personas que optan por no beber lo hacen porque quieren llevar una vida más saludable o porque su cuerpo no reacciona bien al alcohol. El hecho de que alguien no beba no significa que sea un alcohólico en toda regla. 

Puede ser una persona abierta sobre mi elección de estar sobrio, pero otras personas prefieren no explicar sus razones. En pocas palabras, es una elección personal y, a menos que alguien te diga por qué, es una buena apuesta que esa persona quiera permanecer en privado al respecto.

2. ¿Hace cuánto que no tomas un trago?

No es una fase y no hay un límite de tiempo. La persona alcohólica no se propuso llegar a un año de sobriedad y luego comenzar a beber de nuevo. No importa cuánto tiempo deje de beber un alcohólico, probablemente recurrirá a sus viejas costumbres una vez que tome una bebida. Puede haber dejado de beber porque no quería vivir una vida autodestructiva, y si empieza a beber de nuevo, probablemente volverá a esa vida bastante rápido. Entonces, la respuesta corta a esta pregunta es que hace todo lo que puede, todo el tiempo para no beber alcohol.

3. ¿No volverás a beber nunca más nada de alcohol?

Esta es probablemente la pregunta más común que le hacen a un ex alcohólico... aunque la respuesta es bastante fácil: no lo sabe. Los alcohólicos no pueden predecir el futuro. Si bebe de nuevo, es su problema. No quiere que suceda, pero si sucede, tendrá que estar equipado con las herramientas para lidiar con eso. Por supuesto, no planea tomar una bebida en el futuro, pero tampoco puede vivir su vida preocupándose por si algún día toma un trago... no lo sabe.

Por supuesto que un ex alcohólico echa de menos el alcoholPor supuesto que un ex alcohólico echa de menos el alcohol

4. ¿Lo echas de menos?

Por supuesto que un ex alcohólico echa de menos el alcohol. Si le preguntas esto a alguien mientras tienes una bebida en la mano, es incluso, insultante para un ex alcohólico. Pero aunque eche de menos beber ese sentimiento no consume sus días. No piensa en beber 24/7... Algunos días es posible que tan siquiera pase por su mente.

Pero esto no quita que a veces extrañe cómo el alcohol puede provocar noches espontáneas y hacer nuevos amigos sin sentirse cohibido... Pero esto se puede conseguir sin necesidad de tener alcohol en el organismo. Lo que probablemente no echa de menos, son las. infinitas disculpas, lesiones inexplicables y resacas.

5. ¿Cómo te diviertes ahora?

La gente equipara la diversión con el alcohol... y nada tiene que ver con la realidad. Quizá un ex alcohólico cuando deja el alcohol piensa que nunca más volverá a divertirse, pero la verdad es que se divierte más cuando no tiene alcohol que cuando estaba borracho. Ahora se entera de las cosas y puede ver a otras personas beber sin sentir la necesidad de hacerlo también.

De esta manera, no tiene que preocuparse por hacer o decir algo de lo que se arrepienta al día siguiente. Un ex alcohólico aprenderá a relajarse y sentirse cómodo en su piel sin tener que tomar alcohol. Además, estará más saludable por fuera y por dentro.

Artículos recomendados