Menú
Qué son las silibancias y por qué se producen

PROBLEMAS RESPIRATORIOS

Qué son las silibancias y por qué se producen

Las silibancias se pueden producir cuando se respira, pero, ¿por qué se producen? ¿Qué nos dice nuestro cuerpo cuando se producen las silibancias?

Sergio Gallego Uvero

Es probable que nunca hayas escuchado hablar de las silibancias aunque se trate de un problema bastante serio relacionado con las vías respiratorias y los pulmones. Las silibancias son un silbido que se produce durante el acto de respirar normalmente debido a un estrechamiento de las vías respiratorias. Este problema al respirar puede venir acompañado de otros síntomas como la tos o la falta de aire. Si tienes algunos de dichos síntomas no te preocupes ya que acto seguido voy a hablarte un poco más de las silibancias y cual es el mejor tratamiento para sobrellevar tal problema respiratorio.

Son muchas las causas por las que se pueden producir las llamadas sibilanciasSon muchas las causas por las que se pueden producir las llamadas sibilancias

Causas de las sibilancias

Son muchas las causas por las que se pueden producir las llamadas sibilancias. Entre las más usuales destacan: el asma a la hora de respirar, algo de infección de las vías respiratorias o una enfermedad pulmonar crónica. Hay otras causas que son menos comunes aunque también pueden indicar que padeces silibancia como es el caso de los tumores, alguna que otra enfermedad inflamatoria o trastornos pulmonares.

Síntomas de las sibilancias

Aparte del silbido tan típico de este problema de salud y que hace indicar que algo no marcha bien, hay otra serie de síntomas muy evidentes y claros como es el caso de una respiración algo complicada y la sensación de un poco de opresión en toda la zona del pecho que impide aspirar y expirar de una manera normal.

Tratamiento de las sibilancias

En el caso de sufrir este problema deberás acudir a un especialista en el tema para que te pueda ver y tratar de la mejor manera posible ese problema de respiración. En el caso de que sea una sibilancia grave con la que sea bastante difícil respirar, el médico puede tratar dicho problema con oxígeno, corticosteroide o con una máquina que facilite el acto de respirar.

En el caso de que sea una sibilancia leve sin apenas importancia, existen una serie de remedios caseros para mejorar y reducir dichos problemas a la hora de respirar. De esta forma es aconsejable el poner un humificador de aire en la casa para que alivie dichas sibilancias y sea mucho más fácil el poder respirar. También es bastante importante el beber mucha cantidad de líquido durante todo el día para aliviar las vías respiratorias. Un último consejo consiste en evitar en la medida de lo posible el respirar aire contaminado de una zona cargada de humos y optar por un aire mucho más puro.

También urge ir al médico en el caso de que haya sensación de asfixiaTambién urge ir al médico en el caso de que haya sensación de asfixia

Acudir al médico

Hay ciertas situaciones en las que es importante acudir rápidamente al médico y evitar que el problema de la respiración vaya a peor y se agrave en exceso. En el caso de que dichas sibilancias vengan acompañadas con fiebre es importante ir a un especialista ya que el problema puede acabar en una peligrosa neumonía.

También urge ir al médico en el caso de que haya sensación de asfixia y resulte bastante complicado el respirar correctamente. Ello se puede deber a un ataque de asma o a una reacción alérgica. Si las sibilancias van acompañadas de un fuerte dolor en el pecho puede ser sintomático de que se puede llegar a sufrir una embolia pulmonar por lo que resulta esencial acudir a un experto que pueda tratar el problema de salud lo más inmediato posible.

Como has podido comprobar y ver en el artículo, las silibancias no son una tontería y es importante tratarlas correctamente y ponerse en manos de un médico especializado en el campo de la respiración. Espero haberte ayudado y que te haya quedado bastante claro en que consiste este problema de salud que afecta a una parte importante de la sociedad.

Artículos recomendados