Menú
¿Ser adicto a los videojuegos es una enfermedad?

VÍDEOJUEGOS

¿Ser adicto a los videojuegos es una enfermedad?

Si eres adicto a los videojuegos, ¿podría ser considerado como una enfermedad o no lo es en absoluto?

Sara Poyo Lorenzo

Hasta ahora el uso excesivo de los videojuegos no se consideraba una enfermedad, si no una conducta que algunas personas hacían de forma excesiva y que había que controlar. Es decir, una adicción de tipo comportamental como lo puede ser el juego patológico, la adicción al deporte o al trabajo. Es más, el uso de los videojuegos en niños y adolescentes ha sido un problema que ha preocupado a padres desde siempre, considerándolos como algo a lo que hay que poner límites (aunque cuando la persona que juega es mayor de edad ese límite no siempre es posible). Sin embargo, a partir de junio de este año la OMS (Organización Mundial de la Salud) lo empezará a considerar como una "enfermedad mental" o trastorno dentro del CIE-11 (Clasificación Internacional de Enfermedades), es decir, con su propia etiqueta. Pasará a llamarse "Gaming disorder" o trastorno de videojuego en español.

No se puede considerar como adicto a una persona que aunque jugando muchas horas al díaNo se puede considerar como adicto a una persona que aunque jugando muchas horas al día

¿Y qué considera la OMS que es un trastorno de juego?

Para la OMS se trata de «patrón de comportamiento ante el videojuego o juego digital que se caracteriza por un control disminuido sobre el juego y el hecho de que se da cada vez más prioridad al juego por encima de otras actividades, hasta el extremo de que el videojuego es más importante que otros intereses y actividades diarias».

Por otro lado, el concepto que la OMS tiene de videojuego es amplio e incluye los videojuegos en consolas, ordenadores, móviles y tablets, independientemente de si es con internet o sin internet, de forma offline. También tiene que ser lo suficientemente severo como para que produzca un deterioro importante en las áreas familiar, social o laboral/educativo. Es decir, hay que ser cautelosos y saber diferenciar cuando una persona hace un uso excesivo de los videojuegos y cuando realmente tienen una adicción. No solo vale con pasar muchas horas delante de la pantalla, una persona adicta dejará su vida de lado y perderá totalmente el control interfiriendo gravemente en sus relaciones con otras personas, rendimiento en los estudios o en su trabajo, por ejemplo por absentismo laboral.

La persona al principio no es consciente pero con el tiempo se acaba dando cuenta de que su vida va a la deriva, sin embargo, no se ve capaz de dejarlo y sufre muchísimo. Por eso, no se puede considerar como adicto a una persona que aunque jugando muchas horas al día no deja de lado el resto de los aspectos importantes de su vida, es decir, sale de vez en cuando, sigue sacando las mismas notas y se relaciona con la familia. Asimismo, para considerarse como un trastorno la persona debe haber mantenido este comportamiento al menos durante 12 meses aunque podrían acortarse dependiendo de la gravedad de los síntomas.

De todos modos, esta decisión ha sido muy polémica y ha suscitado a la crítica desde el ámbito de la Psicología y Psiquiatría. Por ejemplo, desde el ámbito de la Psiquiatría no consideraron como un trastorno mental la adicción a videojuegos dentro del DSM-V (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) realizado por la APA (Asociación de Psiquiatría Americana). El motivo fue porque no veían como una necesidad el incluir una nueva etiqueta porque lleva al sobrediagnóstico y a psicopatologizar la vida cotidiana, idea con la que muchos están de acuerdo. Las opiniones en contra de este acto creen que la decisión se tomó por el aumento de la frecuencia de nuevos casos más que por necesidad, ya que actualmente es la segunda adicción más frecuente justo después del cannabis. Otros grupos sociales también se han quejado porque dicen que es una forma de estigmatizar a los videojuegos y el mundo "gamer" que bastante mala reputación tiene ya. Al final, todo exceso es malo, independientemente del tipo de comportamiento que se haga.

¿Cuáles son los síntomas de la adicción a videojuegos?

Los síntomas de que una persona es adicta a los videojuegos son:

-Olvidan comer o dormir por jugar a videojuegos.

-Absentismo escolar o laboral por seguir jugando. O un empeoramiento significativo debido al uso de los juegos (llegar cansado al trabajo o a la escuela, con dolor de cabeza,...).

-Se descuida la higiene personal y aumento de peso porque la persona pasa mucho tiempo sentada.

-Aislamiento social. Cuando el juego es online la persona si socializa con otros pero solo a través del ordenador, sus compañeros de juegos. Progresivamente deja de pasar tiempo con la gente del exterior.

-Aumento progresivo de las horas de juego.

¿Existe tratamiento?

Sí existe tratamiento. Sigue la misma línea que otras adicciones como la adicción a la comida, a las compras, etc. Sin embargo, si los síntomas son graves debe estar siempre guiado por un terapeuta porque el tratamiento debe de estar personalizado. Por ejemplo, no puede ser igual para un adolescente al que obligan a ir y que no considera que tenga un problema que un adulto consciente de que no puede seguir en esa situación.

La motivación de la persona es clave para la terapiaLa motivación de la persona es clave para la terapia

A términos generales el tratamiento consistirá en analizar el ambiente y las causas que llevaron a la persona a ser adicta, para ello se debe estudiar su estilo de vida y relaciones con otros y a partir de ahí diseñar un plan de tratamiento. Después una vez iniciado se empieza con un periodo de abstinencia no muy prolongado y poco a poco la persona va retomando contacto de nuevo para aprender a limitar su uso. Nunca se puede cortar de raíz el acceso a los ordenadores, es un objetivo poco creíble porque es algo con lo que convivimos a diario y tarde o temprano tendremos que usarlos: el instituto, trabajo, universidad, etc. Por eso, la clave es la moderación y estar atento a las señales de alarma.

Finalmente, la motivación de la persona es clave para la terapia, por eso un programa de 12 pasos donde el afectado tome contactos con otros en su misma situación puede hacerle consciente de que tiene un problema, para así implicarse más en la terapia. Además el intercambio de experiencias y relaciones con otros en su misma situación pueden ser de gran ayuda. Por eso, si conoces a alguien que está en esta situación lo primero es que lo acepte.

Artículos recomendados