Menú
Qué es el Síndrome de Baboon

SÍNDROMES

Qué es el Síndrome de Baboon

La exposición al mercurio líquido de los termómetros tradicionales suele ser la principal causa de esta enfermedad, cuyos síntomas son muy aparatosos pero remiten.

Lucía Mejuto de Villar

Las erupciones cutáneas y las ronchas -a veces acompañadas de picor, dolor o quemazón- pueden ser consecuencia de una gran variedad de afecciones. Normalmente tienen su origen en una enfermedad cutánea entre las que se pueden encontrar determinadas alergias, la psoriasis o la dermatitis entre muchas otras. El síndrome de Baboon, también conocido como síndrome del babuino, es precisamente un tipo de dermatitis de contacto sistémica que se manifiesta en forma de prurito y erupciones cutáneas que suelen afectar principalmente a la zona de los glúteos, en la cara interna de los muslos, en la ingle y en las flexuras mayores.

Se trata de una enfermedad poco común y relativamente nueva -ya que fue descrita por primera vez en 1984 por los doctores Hojorth y Andersen- que suele afectar principalmente a niños pequeños. Su curioso nombre hace referencia a la piel roja que los babuinos o los mandriles tienen en la zona de los glúteos. Se trata de una enfermedad que suele impactar por la aparatosidad de sus síntomas, pero que no reviste mayor gravedad y que suele revertirse de manera espontánea sin dejar ningún tipo de secuela. A continuación, te explicamos cuáles son las principales características de este molesto síndrome de Baboon.

Se trata de una enfermedad poco común y relativamente nuevaSe trata de una enfermedad poco común y relativamente nueva

Principales síntomas del síndrome de Baboon

Las personas que padecen esta afección presentan una sintomatología física que tan solo afecta a determinadas zonas del cuerpo y que puede presentarse horas o días después de haberse expuesto el paciente a la causa de la reacción. Entre los síntomas se pueden encontrar:

  • Irritación, erupción o ronchas con bordes definidos en el área de las nalgas.
  • Erupción o sarpullido con forma de 'V' en la zona de la ingle.
  • Enrojecimiento de la piel en uno o varios de los pliegues mayores (axilas, cuello..).
  • Simetría de las lesiones en las diferentes zonas.

Lo más frecuente es que esta sintomatología alcance su punto máximo entre el segundo y el quinto días tras la exposición a la causa, remitiendo en el plazo de dos semanas durante las cuales se ha producido una descamación de las ronchas sin dejar pigmentación residual.

Causas de las que se derivan la enfermedad

El síndrome de Baboon es una variante de dermatitis de contacto por vías como la ingestión, inhalación, intramuscular, intravenosa, transcutánea o transmucosa. Su origen suele estar relacionado con aspectos como:

  • Exposición a ciertos medicamentos y fármacos como el alopurinol, la eritromicina o la amoxicilina.
  • Derivada de algunas enfermedades virales o bacterianas.

Sin embargo, la principal causa es el contacto con el mercurio que se puede encontrar en el interior de los termómetros tradicionales. Cuando el termómetro se rompe, el mercurio de su interior se evapora con la temperatura ambiental y es inhalado por la persona. En la mayoría de los casos atraviesa la membrana alveocapilar y consigue pasar a la vía sistémica.

Diagnóstico y tratamiento de síndrome de Baboon

A la hora de acudir a un profesional sanitario, éste lo primero que hará será un examen físico de las erupciones y eritemas cutáneos centrándose en su forma y superficie. En caso de que el paciente refiera la exposición al mercurio líquido debido a la rotura de un termómetro, las señales serán más que evidentes para el médico, diagnosticando éste el síndrome de Baboon. Si no está tan claro, el especialista tendrá que realizar un diagnóstico diferencial que le permita ir descartando otras afecciones cutáneas con síntomas similares como la dermatitis atópica, la dermatitis seborreica, los exantemas virales, la dermatitis de contacto no sistémica, el intertrigo candidiásico, la erisipela o el síndrome de la piel escaldada. Por último, el diagnóstico final se logrará con la realización de análisis epicutáneos.

Tras 48 horas, el médico retirará los parches y hará una primera lecturaTras 48 horas, el médico retirará los parches y hará una primera lectura

Este examen, que también se conoce como prueba del parche, consiste en la aplicación de una serie de sustancias alergénicas sobre la piel del paciente, normalmente en la cara interna del brazo o bien en la espalda. Tras 48 horas, el médico retirará los parches y hará una primera lectura. Otras 48 horas después se realiza la revisión definitiva para comprobar si el paciente sufre algún tipo de reacción alérgica a alguna de las sustancias a las que se le ha expuesto. En cuanto al tratamiento, el síndrome de Baboon no cuenta con un método definitivo para su erradicación. Normalmente, el médico recetará al paciente algún tipo de antihistamínico que se administra de forma oral o de corticoide tópico con el fin de mejorar y tratar de frenar los síntomas. Además, también se deberá evitar el contacto con la sustancia que ha desencadenado la reacción. Pasados unos días los síntomas suelen comenzar a desaparecer hasta desaparecer por completo.

Consecuencias derivadas de esta enfermedad

El síndrome de Baboon no es la única consecuencia que puede tener la exposición al mercurio. Es por eso que ya se han establecido restricciones a la hora de utilizar dicho material en los diferentes instrumentos utilizados en el área sanitaria, así como una campaña de concienciación para reemplazar los termómetros tradicionales por termómetros digitales. De hecho, la comercialización de termómetros de mercurio está prohibida en todos los países de la Unión Europa desde 2009.

Artículos recomendados