Menú
Qué es la queratosis pilaris y cómo se puede combatir

PIEL

Qué es la queratosis pilaris y cómo se puede combatir

Se trata de una afección de la piel bastante común y de poca gravedad que se caracteriza por la 'piel de gallina' y pequeños granitos que no duelen ni pican. Aquí puedes encontrar algunos remedios.

Lucía Mejuto de Villar

La aparición de granitos y pequeñas ronchas en la piel suele ser bastante molesto, independientemente de la zona en la que salgan. Las causas de ello pueden ser muy variadas y normalmente hay que observar también otros síntomas, realizar un examen físico u otro tipo de pruebas antes de establecer un posible diagnóstico que permita iniciar un tratamiento. La dermatitis o una alergia puntual pueden ser algunas de las razones por las que surjan estos molestos síntomas en la piel, aunque no son las únicas. La queratosis pilaris también es una afección cutánea que se caracteriza por la aparición de zonas ásperas en la piel y de pequeños granos o bultos, siendo las zonas más afectadas la parte superior de los brazos, los muslos, las mejillas o los glúteos.

La queratosis pilaris es una enfermedad bastante común y que no reviste mayor gravedad que la aparición de los granitos y erupciones, ya que estos no van acompañados de dolor o picor. Los síntomas suelen empeorar con el invierno y mejorar con la llegada del verano. En cuanto a la incidencia de esta afección, ésta se da comúnmente entre la infancia y la adolescencia -desapareciendo alrededor de los 30 años-, aunque también se pueden dar casos en adultos. Además, las personas más propensas a padecerlas son aquellas que también presentan dermatitis atópica, obesidad, diabetes o trastornos hereditarios como la ictiosis vulgar, el síndrome de Noonan o el síndrome de Down. También las mujeres embarazadas pueden experimentar esta queratosis pilaris.

La queratosis pilaris es una enfermedad bastante comúnLa queratosis pilaris es una enfermedad bastante común

Síntomas y causas

Entre la sintomatología de la queratosis pilares se encuentran:

  • Pequeñas erupciones o bultos en la zona superior de los brazos, en los mulos, en las mejillas o en los glúteos. Éstos no van acompañados de dolor o picor.

  • Piel más áspera y rugosa en la zona con erupciones.

  • Sequedad de la piel con los cambios estaciones que conllevan la bajada de la humedad en el ambiente.

  • Dermis con aspecto de 'piel de gallina' que puede llegar a tener color marrón.

  • Leve coloración rosada alrededor de las zonas afectadas.

La aparición de esta afección ocurre cuando se produce una acumulación de queratina que provoca la aparición de un tapón en los folículos pilosos. Este tapón produce una obstrucción del folículo, lo que visiblemente se traduce en piel áspera con pequeñas erupciones. En cuanto a la queratina, esta es una proteína que actúa como protección de la dermis en caso de que entre en contacto con sustancias dañinas o contra posibles infecciones. A pesar de que se ha establecido una relación directa entre este exceso de queratina y la queratosis pilaris, todavía se desconoce el por qué de dicha acumulación.

Diagnóstico y tratamiento

La queratosis pilaris no es una infección grave, pero el médico de cabecera -o en su caso el dermatólogo- realizará un examen de la piel y de los granitos para descartar otra posible afección. Por otra parte, debido a que no se trata de una afección grave y a que poco a poco suele desaparecer por su misma, la queratosis pilaris no tiene ningún tipo de tratamiento. No obstante, el profesional puede establecer una serie de medidas o cuidados para tratar de mejor el aspecto de la piel, normalmente en forma de cremas. Los resultados pueden tardar semanas o meses en aparecer y hay casos en los que la afección vuelve a aparecer una vez completado el tratamiento.

  • Crema para evitar un taponamiento en los folículos: son los denominados retinoides tópicos, derivados de la vitamina A. Estas pomadas ayudan a promover el recambio celular evitando que se formen taponamientos en los folículos pilosos. Entre los efectos secundarios de los retinoides tópicos se encuentra la posibilidad de que irriten y sequen la piel, agravando la queratosis pilaris. Por otra parte, su uso no es recomendable en mujeres embarazadas o que amamanten.

  • Cremas para la eliminación de células muertas de la piel: este tipo de pomadas, conocidas como exfoliantes tópicos, aportan una mayor humedad y suavidad a la piel. Su contenido en alfahidroxiácido, ácido láctico o urea ayudan a la hora de desprender y eliminar las células muertas de la dermis. Sin embargo, al igual que ocurre con los retinoides tópicos, estas cremas también tienen algunos efectos secundarios en forma de piel enrojecida o sensación de ardor e irritación. Es por ello que este tratamiento no suele prescribirse en el caso de niños pequeños.

La aparición de esta afección ocurre cuando se produce una acumulación de queratinaLa aparición de esta afección ocurre cuando se produce una acumulación de queratina

Otros remedios naturales

Además de la aplicación de las cremas retinoides o exfoliantes, el médico puede recomendar una serie de pautas para el día a día que, si bien no eliminan ni previnen la queratosis pilaris, pueden ayudar a mejorar el aspecto de las zonas afectadas de la piel:

  • Aseo personal: a la hora de ducharse se recomienda el uso de agua tibia durante un periodo no superior a los 10 minutos. Esto se debe a que el agua caliente y las duchas prolongadas pueden eliminar los aceites naturales que se encuentran en la piel.

  • Hidratación de la piel: tras salir de la ducha o del baño es muy importante mantener la piel hidratada mediante el uso de una crema humectante o hidratante con lanolina, vaselina o glicerina. Se recomienda aplicarlas varias veces a lo largo del día en aquellas zonas afectadas por la queritosis pilaris para aliviar la sequedad de la piel.

  • Uso de humidificadores: ya sean estos portátiles o acoplados a la caldera de casa. De esta forma se puede mantener el aire húmedo y evitar que la piel se pueda resecar.

  • Escoger los productos adecuados: evitar los jabones demasiado potentes o que puedan secar la piel, optando por aquellos hechos a partir de avena o con un PH ácido de entre 5,5 y 6. También hay que cuidar la piel a la hora de secarse. Frotarse suavemente o darse pequeños toques con una toalla o con una esponja natural ayuda a eliminar las células muertas de la piel. Y es que en caso de no tener cuidado se puede irritar aún más la piel y agravar la afección.

  • Evitar la ropa ajustada: puede producir fricción y rozaduras en las áreas de la piel afectadas por la queratosis pilaris.

  • Evitar temperaturas altas: los ambientes por encima de los 20ºC pueden resecar la piel y empeorar la afección.

Artículos recomendados