Menú
Técnicas para superar la agorafobia

FOBIAS

Técnicas para superar la agorafobia

La agorafobia es una condición que puede incapacitar a una persona, descubre cómo superarlo y qué técnicas se deben usar.

Maria del Carmen Roldán Prieto

¿Qué es la agorafobia?

La agorafobia es una condición en la que una persona evita realizar actividades e ir a lugares que de otro modo serían normales, incluyendo actividades y lugares que la persona solía disfrutar antes de que comenzara el problema. Estas situaciones pueden ser perfectamente cotidianas, como por ejemplo conducir, ir al supermercado o acudir a eventos donde se reúna mucha gente.

Este aislamiento se desarrolla cuando la persona comienza a sufrir ataques de pánico. Concretamente, la agorafobia es una reacción de miedo y ansiedad ante esos ataques de pánico. A la persona le puede preocupar sufrir un ataque de pánico en un lugar o situación que no tenga controlada y que, por tanto, no vea una escapatoria o dude que otras personas pudieran ayudarle a superar su ataque. Puede ser también una reacción al miedo a humillarse delante de otras personas. Esto puede suceder en espacios abiertos como un parque o en lugares cerrados como una oficina.

Este aislamiento se desarrolla cuando la persona comienza a sufrir ataques de pánicoEste aislamiento se desarrolla cuando la persona comienza a sufrir ataques de pánico

Por tanto, la agorafobia es un trastorno de pánico en el que la persona que la sufre se auto convence creyendo que tiene una "zona segura" donde está protegido de las peores consecuencias del ataque de pánico, y fuera de esta "zona segura" corre un grave peligro. Esto limita notablemente su vida diaria y su calidad de vida, ya que su profundo temor le lleva a creer que si limita sus actividades y adquiere una conducta protectora evitará los ataques de pánico.

Normalmente la gente piensa que la agorafobia significa encerrarse en casa, pero en realidad esos son casos realmente graves. Lo más común es que una persona agorafobia mantenga su trabajo, sus estudios y otras responsabilidades, pero con gran esfuerzo y evitando otros lugares menos controlados. Sin embargo, hay casos en los que las personas agorafóbicas sí se encierran en casa, siendo incapaces de cruzar el umbral de la entrada, o incluso sin salir de una habitación determinada de su hogar.

Los casos menos graves mantienen una "zona segura" puramente geográfica e implica simplemente la distancia de su hogar. La persona puede empezar a preocuparse cuando se siente "demasiado lejos de casa".

Otro caso son las personas que evitan lugares que ven como una trampa, es decir, lugares en los que no tienen una salida discreta asegurada si tienen un ataque de pánico. Desde este punto de vista, muchas situaciones aparentemente inofensivas pueden parecer una trampa: largas filas de supermercados, atascos, espacios concurridos, medios de transportes, reuniones, ir a la peluquería, entrevistas de trabajo, etc.

¿Se puede superar la agorafobia?

La agorafobia es una condición tratable. Un especialista en salud mental podrá revisar los síntomas, diagnosticar su afección y desarrollar un plan para tratar el problema que garantizará una recuperación segura y eficaz. Generalmente la agorafobia se desarrolla durante el primer año en que una persona comienza a tener ataques de pánico inesperados. Por este motivo es fundamental buscar ayuda profesional tan pronto como aparezcan los síntomas.

Hay que tener en cuenta que las personas que sufren una agorafobia grave e incapacitante suelen tener resultados positivos y mejoras a través de la terapia. Sin embargo, conocer técnicas de relajación que pueden realizar de forma autónoma en sus casas ayudará a superar esta enfermedad con mayor rapidez, siempre teniendo en cuenta que los trastornos mentales son procesos lentos que hay que trabajar diariamente.

Técnicas para mitigar la agorafobia

Aprende técnicas populares de relajación. Las técnicas de relajación son estrategias de auto ayuda que pueden aliviar el sentimiento de ansiedad. Estas técnicas pueden ayudar a aliviar la tensión del cuerpo y a relajar el nerviosismo de la mente. Las técnicas de relajación se pueden aprender fácilmente desde casa, como por ejemplo, la meditación, ejercicios de respiración, yoga o la relajación muscular progresiva de Jacobson.

Practica la desensibilización. Esta es una popular técnica de afrontamiento que se puede realizar mediante terapia o por cuenta propia. Implica el uso de la imaginación para ayudar a superar los factores desencadenantes asociados a los ataques de pánico y los sentimientos de ansiedad. Ayuda a la persona a desprenderse gradualmente de los miedos. Esta técnica se realiza imaginándose imaginándose en situaciones que provocan ansiedad mientras se aprende a relajarse a través de sus sentimientos de aprensión. Gracias al uso de técnicas de relajación se aprende a superar los miedos y ansiedades, y gradualmente se podrán reducir los comportamientos ocasionados por la agorafobia en situaciones reales.

Reduce tu estrés. El estrés es posiblemente la mayor fuente de ansiedad, y es sabido que contribuye a incrementar problemas de salud tanto físicos como mentales. Además, demasiado estrés puede desencadenar algunos de los síntomas de la agorafobia, por tanto, aprender técnicas para manejar el estrés resulta primordial para reducir los síntomas de pánico y ansiedad. Estas técnicas para manejar el estrés son, por ejemplo, los ejercicios de respiración profunda, la visualización, las técnicas de relajación antes vistas o las estrategias de autocuidado como el ejercicio, escuchar o tocar música, o buscar formas de diversión para evitar centrarse en el estrés.

El camino hacia la recuperación comienza aprendiendo a manejar los ataques de pánicoEl camino hacia la recuperación comienza aprendiendo a manejar los ataques de pánico

Superar la agorafobia

No hay que olvidar que este problema persistirá siempre que el miedo a los ataques de pánico sea mayor que la decisión de afrontarlo. En definitiva, el camino hacia la recuperación comienza aprendiendo a manejar los ataques de pánico.

Las personas que sufren de este problema, en un principio buscan ayuda pensando que el terapeuta les va a dar la clave para no tener miedo, pero esto puede resultar frustrante cuando toman consciencia de que para superar sus miedos deben enfrentarse a ellos. Por ejemplo, no puedes superar tu miedo a volar en una consulta médica, para superarlo se tiene que subir a un avión y controlar la ansiedad y el pánico.

Por tanto, cuando la persona agorafóbica está metalizada de que el problema se supera manejando el miedo en situaciones reales, entonces comenzará el camino hacia la verdadera superación del problema. Es gracias a las situaciones reales que la confianza en la capacidad de superación de uno mismo aumenta. En ese momento se da el primera paso para perder el miedo y comienza la verdadera recuperación y, en consecuencia, se comienza también a superar la agorafobia definitivamente.

Artículos recomendados