Menú
Qué es la tendinitis patelar

TENDINITIS

Qué es la tendinitis patelar

La tendinitis patelar afecta a las personas que practican deportes relacionados con saltos, como el baloncesto.

Ana M. Longo

El deporte es una práctica muy beneficiosa a nivel salud, sin embargo el sofreesfuerzo o la sobrecarga en determinadas zonas del cuerpo, puede provocar molestias o lesiones graves. La tendinitis patelar afecta a las personas que practican deportes relacionados con saltos, como por ejemplo el baloncesto. Conozcamos de qué se trata esta enfermedad.

La tendinitis patelar: definición, causas y síntomas

La tendinitis patelar, tendinopatía rotuliana o tendinitis rotuliana, es la inflamación del tendón patelar. Se denomina también "rodilla del saltador". La lesión se produce por las constantes repeticiones realizadas en un ejercicio físico. Se relaciona con las contracciones de los músculos de la pierna. Con esta práctica se perjudica a los tejidos y supone un sobreesfuerzo que deriva en malestar físico. Al ejercer una fuerza de modo repetitivo contra el suelo, el tendón puede resentirse e inflamarse. La rodilla sufre un exceso de uso.

La rótula o patela se encuentra en la cara anterior de la rodilla. El tendón rotuliano es imprescindible para que se produzca una tracción adecuada de la pierna y movimiento en la rodilla. En el caso de tendinitis patelar, la rodilla no funciona de un modo normal. Los tendones en esa zona son el tendón patelar y el de cuádriceps. Cuando ocurre la inflamación del tendón, la rótula no tiene un movimiento correcto y el dolor puede ser muy severo.

El tendón patelar une rótula y hueso de la tibiaEl tendón patelar une rótula y hueso de la tibia

El tendón patelar une rótula y hueso de la tibia. No solo pueden verse afectados los jugadores de baloncesto, también ciclistas o futbolistas. Es más habitual sufrir esta lesión en el caso de:

-Haber modificado el programa de entreno.

-Reducir el tiempo de descanso entre los entrenamientos.

-Presentar problemas en el movimiento corporal.

-Disponer de poca flexibilidad muscular.

Por regla general, los síntomas se notan al comienzo de un ejercicio. Tras el calentamiento puede mitigarse la molestia, no obstante, regresa al cesar la actividad física. Si no se pone en tratamiento la lesión, el dolor se agravará y puede hacerse crónico. La tendinitis patelar presenta varias fases en cuanto a su sintomatología:

-Fase I: Dolor tras la práctica del ejercicio físico.

-Fase II: Dolor antes del ejercicio que suele desaparecer durante la actividad y reaparece al terminarla.

-Fase III: Dolor que ocurre antes, durante y tras la práctica deportiva.

-Fase IV: Ruptura del tendón.

Algunos de los síntomas de esta lesión son:

-Sensibilidad en la parte posterior de la rótula.

-Inflamación del tendón.

-Dolor en la rodilla.

-Rigidez o tensión en la rodilla.

-Molestias al caminar.

-Molestias al parar de caminar.

-Molestias al correr o saltar.

-Molestias en la parte baja de la rótula.

-Molestias al subir o bajar escalones.

-Molestias tras permanecer mucho tiempo sentado.

-Dolor al doblar y estirar la pierna.

Cuando el tendón se inflama por movimientos repetitivos realizados, se produce un microtraumatismo. Además de la práctica obvia de deportes con saltos, existen ciertos aspectos que tienen relación con esta problemática, entre otros están:

-El calzado no es el adecuado.

-Existe algún traumatismo que no ha sido tratado convenientemente.

-Desgarros o quistes producidos por los daños tras realizar saltos.

-Debilidad del músculo de la cara interna del cuádriceps.

-Falta de flexibilidad de los músculos que se insertan en la patela.

-Cansancio en los músculos.

-Patela alta.

-Uso excesivo del movimiento de la rodilla.

Tratamiento de la tendinitis patelar

El fisioterapeuta o profesional en medicina deportiva será quien evalúe al paciente con un análisis físico e historia clínica completa. En primer lugar y como método más tradicional y rápido suele aplicarse hielo e inmovilizarse la zona con una rodillera. Podrá solicitarse el soporte de una radiografía y en casos excepcionales una resonancia magnética.

A continuación debe diagnosticarse el problema y poner el tratamiento. Es ocasiones es precisa la evaluación biomecánica por parte de un traumatólogo y el tratamiento por un podólogo. El tiempo de rehabilitación para la tendinitis patelar suele ser largo. Es importante el diagnóstico precoz.

La tendinitis patelar es una lesión que resulta confusa para quienes la sufren y para quienes la tratanLa tendinitis patelar es una lesión que resulta confusa para quienes la sufren y para quienes la tratan

Es muy importante, previo asesoramiento del fisioterapeuta o profesional de medicina deportiva que lleve el caso, realizar un estiramiento efectivo de los músculos de los muslos y pantorrilla. Si se presenta el dolor es necesario guardar reposo y no sobrecargar la zona dañada. Elevar la rodilla y tomar antiinflamatorios que no sean de tipo esteroideo también colaborarán a sobrellevar la afección. Algunos métodos para tratar la lesión son:

-Fisioterapia y masajes.

-Reposo con ultrasonido.

-Microcorrientes.

-Criomasaje.

-Ejercicios de cuádriceps.

-Vendaje funcional.

-Fortalecimiento del vasto interno y dorsiflexores del tobillo.

En el caso que este tratamiento no haya ido bien y la tendinitis patelar sea crónica, es necesaria la cirugía. Con esta práctica se pretende extraer la parte afectada de la zona. Se realiza una artroscopia de rodilla y posteriormente una incisión sobre el tendón patelar. Pueden hacerse cortes en los laterales del tendón para disminuir la presión.

La tendinitis patelar es una lesión que resulta confusa para quienes la sufren y para quienes la tratan. El dolor aparece cuando se empieza el ejercicio o entrenamiento y en el tiempo que duran estos movimientos desaparece. Contra toda previsión el dolor vuelve a aparecer cuando cesa la actividad. Es importante visitar al médico e informarle de los síntomas para que pueda poner el tratamiento idóneo. Dejar pasar el dolor o ignorar la lesión puede perjudicar seriamente al paciente y afectarle aún más hasta volverse incurable.

Artículos recomendados