Menú
Trastornos de conducta alimentaria (TCA) y el suicidio

TRASTORNOS Y SUICIDIO

Trastornos de conducta alimentaria (TCA) y el suicidio

Trastornos de conducta alimentaria (TCA) tienen las tasas más altas de suicidio, ¿qué más debes saber sobre esto?

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Los trastornos de conducta alimentaria (TCA) son enfermedades muy dolorosas para las personas que las padecen porque se mina la salud, la felicidad, la vida social y los logros de la persona afectada, tenga la edad que tenga. En consecuencia, algunas personas con estos trastornos consideran el suicido como vía de escape a todo ese dolor. Por este motivo resulta tan importante ayudar a las personas con TCA a salir del agujero negro físico y emocional en el que se encuentran.

Aunque las complicaciones médicas relacionadas con la malnutrición son la principal causa de muerte entre las personas con anorexia nerviosa, se cree que el suicidio sigue de cerca las principales causas. El comportamiento suicida es elevado en pacientes con anorexia nerviosa, bulimia nerviosa y trastorno por atracón, los tres trastornos alimenticios que se han estudiado más en las últimas décadas.

Los trastornos alimentarios tienen la tasa de mortalidad más elevada que cualquier otro trastorno mental. Las tasas de mortalidad son las más altas para los pacientes con anorexia nerviosa, pero son altas para cualquier persona con un trastorno alimentario. El suicidio es por tanto una preocupación importante sobre las personas que sufren este tipo de trastornos.

Los trastornos alimentarios tienen la tasa de mortalidad más elevada que cualquier otro trastorno mentalLos trastornos alimentarios tienen la tasa de mortalidad más elevada que cualquier otro trastorno mental

El suicidio

El suicidio se refiere a una amplia gama de pensamientos y comportamientos que tienen las personas con el fin de autolesionarse y quitarse la vida. Puede ir desde la ideación pasiva (pensamientos pasivos acerca de no querer vivir más) hasta intentos letales. 

También existe un comportamiento auto agresivo no suicida que se refiere a actos de autolesión, como cortar, quemar, rascar o dañar la piel. Estas conductas, que con menos frecuencia reflejan un verdadero deseo de morir y es más a menudo un mecanismo para manejar la angustia emocional, no se tratarán en este artículo pero también es importante tenerlos en cuenta.

Tasas de suicidio dependiendo de los tipos de TCA

  • Anorexia nerviosa. Entre el 20 y el 43%. de las personas con anorexia tienen ideas suicidas.
  • Bulimia nerviosa. Hay menos estudios sobre la bulimia nerviosa, pero los resultados muestran estimaciones de ideación suicida similares a las personas con anorexia nerviosa, aunque el riesgo de muerte por suicidio es menor. Entre el 15 y el 23% de las personas con bulimia nerviosa tienen pensamientos suicidas.
  • Trastorno por atracón y otros trastornos de alimentación. Entre el 21 y el 23% de las personas con este tipo de TCA tienen ideas suicidas.

Factores de riesgo

Aunque la conducta suicida puede ocurrir con cualquier tipo de trastorno alimentario, los intentos de suicidio parecen ser más comunes entre los pacientes con anorexia de subtipo de atracón compulsiva en comparación con el subtipo restrictivo. Los intentos de suicidio están correlacionados con conductas de atracón que incluyen el abuso de laxantes y los vómitos autoinducidos. El riesgo de intentos de suicidio es mayor cuando el trastorno alimentario ocurre con otros trastornos como la depresión o el abuso de sustancias.  El suicidio también podría ser más común entre los pacientes con trastornos alimentarios con antecedentes de abuso infantil.

El riesgo de intentos de suicidio es mayor cuando el trastorno alimentario ocurre con otros trastornos como la depresión o el abuso de sustanciasEl riesgo de intentos de suicidio es mayor cuando el trastorno alimentario ocurre con otros trastornos como la depresión o el abuso de sustancias

Los estudios genéticos han demostrado que la anorexia nerviosa y el suicidio ocurren juntos debido a factores genéticos compartidos. Las personas que han intentado suicidarse dos o más veces tienen un mayor riesgo de un intento futuro y los intentos anteriores tienen el mayor riesgo aproximadamente de seis meses a dos años después de su intento.

Señales de advertencia

Existen algunas señales de advertencia que hay que tener en cuenta para evitar o proporcionar ayuda a una persona que quiere. Quitarse la vida:

  • Un cambio en el comportamiento o aparición denuedos comportamientos
  • Hablar acerca del suicido con sentimientos de desesperación
  • Comportamientos de riesgo como consumo de alcohol o drogas, búsqueda de medios para poner fin a su vida, aislamiento social, cambios en las rutinas drásticas, despedirse de personas, regalar posesiones...
  • Agresión o fatiga
  • Estados de ánimo negativos como: depresión, ansiedad, apatía, vergüenza, ira, irritabilidad o alivio repentino a su malestar emocional

Ante estas señales hay que buscar atención médica y psiquiátrica inmediata.

Artículos recomendados