Menú
Los tres tipos de trastornos alimentarios

TRASTORNOS

Los tres tipos de trastornos alimentarios

El trastorno alimenticio es un problema bastante grave que afecta a una parte importante de la población. Descubre 3 de ellos.

Sergio Gallego Uvero

El trastorno alimenticio es un problema bastante grave que afecta a una parte importante de la población y que no sólo hace referencia al tema de la comida y el peso. Una persona con dicha patología suele tener otra serie de problemas tales como es la baja autoestima o un gran sentimiento de culpa. Los trastornos alimenticios son tres: la anorexia, la bulimia y el trastorno del apetito desenfrenado.

La anorexia es un trastorno bastante serioLa anorexia es un trastorno bastante serio

La anorexia

Es el trastorno más popular de todos y consiste en una preocupación malsana por perder peso y conseguir la mejor figura posible. Para ello la persona es capaz de dejar de comer y hacer ejercicio físico a todas horas.

Algunos de los factores de riesgo que pueden dar lugar a que una persona padezca anorexia son una baja autoestima, mucho perfeccionismo o una exagerada preocupación por el peso. La adolescencia es la etapa de la vida en la que existe más probabilidades de padecer tal trastorno y suele afectar más a las mujeres que a los hombres.

A la hora de detectar tal trastorno hay que fijarse bien en una serie de síntomas tales como la negación a mantenerse en el peso ideal y querer bajar mucho más de peso. Si la persona se niega a comer de una manera normal o muestra una obsesión por hacer deporte y hacer mucho ejercicio es sintomático de que pueda padecer anorexia.

La anorexia es un trastorno bastante serio ya que puede llegar a poner en peligro a la persona que la padece. Si no se trata a tiempo, puede haber desnutrición y el riesgo de padecer continuas infecciones y enfermedades de todo tipo. El problema de este trastorno es que la persona debe darse cuenta de que está enferma y debe colaborar para poder ser tratada correctamente. Lo importante es que la persona vuelva a recuperar su peso y que pueda ser tratada psicológicamente.

La bulimia

El segundo tipo de trastorno alimenticio es la bulimia y la persona que la sufre tiene momentos de una ingesta excesiva de alimentos con otros períodos en los que vomita dichos alimentos.

En cuanto a las causas por las que una persona puede llegar a padecer dicho trastorno hay que señalar factores de tipo psicológicos o la influencia del entorno. El sentimiento de culpa suele tener un papel importante en dicha enfermedad sobre todo a la hora de vomitar y expulsar los alimentos ingeridos en forma de atracones.

A diferencia de lo que ocurre con la anorexia, los síntomas de la bulimia son mucho más difíciles de apreciar ya que la persona enferma suele estar en su peso ideal. Los síntomas claros son los atracones de comida y el ir constantemente al baño a vomitar.

En cuanto a las posibles complicaciones de la bulimia hay que señalar daños y lesiones en el esófago y en la garganta. También puede haber daños en el intestino y estómago. AL igual que ocurre con la anorexia es esencial el tratar a tiempo dicha enfermedad. En este caso el aspecto psicológico suele tener un gran peso a la hora de tratar dicho trastorno alimentario.

En cuanto a las posibles complicaciones de la bulimia hay que señalar daños y lesiones en el esófago y en la gargantaEn cuanto a las posibles complicaciones de la bulimia hay que señalar daños y lesiones en el esófago y en la garganta

El trastorno de apetito desenfrenado

Es el trastorno alimenticio menos conocido de los tres y consiste en la ingesta desatada de todo tipo de alimentos dando lugar a lo que se conoce de forma popular como atracones. Durante ciertos momentos la persona con dicho trastorno no puede parar de comer y pierde el control sobre la comida.

En cuanto causas son variadas y van desde problemas emocionales como la depresión o la ansiedad hasta factores de tipo genéticos. Es bastante normal que dichas personas tengan una obsesión desmedida por la comida y se autocastigan comiendo de una manera excesiva.

Artículos recomendados