Menú
Cómo tratar la tristeza durante la Navidad

SALUD

Cómo tratar la tristeza durante la Navidad

Mientras que muchas personas disfrutan y se lo pasan en grande en dichas fechas, hay otras personas que se entristecen más de las cuenta

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Las fechas navideñas suponen el reencuentro con amigos y familiares además de ayudar a sacar el lado más solidario del ser humano. Sin embargo no todo el mundo disfruta durante la Navidad y es que puede acentuarse diferentes estados como es el de la soledad. Mientras que muchas personas disfrutan y se lo pasan en grande en dichas fechas, hay otras personas que se entristecen más de las cuenta y sufren un estado depresivo y de angustia bastante importante. En el siguiente artículo de hablamos de la infelicidad y la tristeza durante la Navidad.

El estrés o la ansiedad del día a día puede intensificarse durante los días de Navidad El estrés o la ansiedad del día a día puede intensificarse durante los días de Navidad

Motivos por los que la Navidad puede llegar a entristecer a una persona

Son varios los motivos o las causas por el que la llegada de la Navidad puede poner triste a una persona:

  • El sentirse solo y no tener nadie cerca con la que poder compartir dichos momentos navideños.
  • El duelo es otro de los motivos de tal tristeza. Dicho duelo puede deberse a la pérdida de un ser querido, al fin de una relación o quedarse sin trabajo.
  • La llegada de la estación invernal hace que haya menos horas de sol y pueda repercutir negativamente en el estado emocional de la persona.
  • Dormir poco y mal hace que la persona triste a pesar de ser unas fechas de alegría y felicidad.
  • El choque que puede haber entre la realidad y las expectativas que proyecta las fiestas navideñas puede causar que una persona se desilusione enormemente.
  • El estrés o la ansiedad del día a día puede intensificarse durante los días de Navidad y hacer que la persona no llegue a disfrutar de lo que implica tales fechas.

La importancia de no forzar los sentimientos

Aunque la mayoría de la gente vea las fechas navideñas como sinónimo de felicidad y alegría, no se debe forzar lo que uno no siente. El espíritu navideño no tiene por qué estar en todas las personas y el forzar un sentimiento que no se tiene puede provocar que la tristeza sea mucho mayor en todos los aspectos.

No se puede pretender que una persona que sufra el fallecimiento de algún ser querido reciente, quiera disfrutar de la Navidad. Hay que respetar en todo momento su duelo y su decisión de no disfrutar en tales fechas.

Cómo gestionar la tristeza durante la Navidad

No pasa nada por alejarse de la Navidad y vivir estas fechas con cierta tristeza. Sin embargo, existen una serie de pautas que pueden ayudar a una persona a gestionar la tristeza que tenga:

  • Echar una mano a otras personas más necesitadas durante la Navidad, ayuda a mejorar el estado mental y a vivir tales fechas de una manera diferente. La vida es como una escalera y hay personas que estarán por encima y otras por debajo. Echar una mano a las que están por debajo ayuda a gestionar la tristeza que se pueda sentir en dichas fechas.
  • Aunque es importante el respetar el duelo por alguien que ya no está, también resulta importante mostrar atención a los que si están. Es aconsejable el disfrutar de tales momentos con la gente a la que se quiere y está cerca.

  • No hace falta el reunirse con gente a lo que no apetece ver. Lo mejor es rodearse y pasar buenos momentos con la gente a la que se quiere de verdad.
No hay que engañar ni forzar a lo que uno realmente no sienteNo hay que engañar ni forzar a lo que uno realmente no siente

En definitiva, aunque el concepto de Navidad va unida a la alegría y a la felicidad, hay que indicar que es igual de respetable la persona que prefiere alejarse de la misma y no disfrutar de la misma. La situación personal de cada persona es diferente y es por ello que no se puede pretender que todas las personas se impregnen del espíritu navideño que acompaña a dichas fiestas. No hay que engañar ni forzar a lo que uno realmente no siente.

Artículos recomendados