Menú
Cómo reducir las calorías en el menú de Navidad

MENÚ DE NAVIDAD

Cómo reducir las calorías en el menú de Navidad

La comida de Navidad es uno de los eventos más especiales de estas fechas navideñas, ¡pero no tiene que ser demasiado calórico!

Antonia Torres Gutiérrez

La comida de Navidad es uno de los eventos más especiales de estas fechas navideñas. Una reunión familiar que se celebra en torno a una mesa, llena de ricos platos y deliciosos dulces que se reservan para estas fechas. El problema es que, esos platos suelen estar repletos de calorías y las consecuencias de estas comilonas para la salud, son realmente negativas.

Los anfitriones de las comidas navideñas son los encargados de planificar y cocinar el menú que se servirá para todos los invitados. Por lo que, es principalmente tarea de ellos que la comida que se sirve sea más saludable, por el bien de todos los comensales. Si es tu caso y este año organizas en casa la comida de Navidad, no te pierdas estos consejos para reducir las calorías del menú.

Cuidado con la forma de cocinar los alimentos

La forma en que cocinas los alimentos es clave a la hora de sumar o restar calorías, ya que, incluso el alimento más ligero del mercado, puede resultar una bomba calórica si lo cocinas de forma incorrecta.

Teniendo en cuenta que la comida de Navidad suele ser muy abundante y copiosa, es importante que todos los platos estén cocinados de la forma más saludable. Evita servir entrantes o platos que necesiten freírse en mucho aceite. Puedes servir entrantes ligeros y cocidos, que apenas necesitan grasas y resultan mucho más digestivos y saludables.

Las técnicas de cocina que menos calorías aportan son, el hervido y el asado en el horno. Y la ventaja es que existen cientos de recetas que puedes preparar con estas técnicas, ideales para servir en la comida de Navidad sin dejar de ser saludables.

Las técnicas de cocina que menos calorías aportan son, el hervido y el asado en el hornoLas técnicas de cocina que menos calorías aportan son, el hervido y el asado en el horno

Elige pescados y carnes magras

En cada casa existen unas costumbres muy diferentes en cuanto a lo que se sirve en el menú de Navidad, pero los productos más repetidos son los mariscos, los embutidos y las carnes. A la hora de elegir estos productos, puedes reducir en gran medida el aporte calórico del menú. Los embutidos tienen muchas grasas, por lo que no es recomendable servirlos como entrantes, o al menos no en gran cantidad.

Es decir, en lugar de poner varios platos con diferentes variedades de embutidos muy grasos, prepara un entrante a base de embutido, pero algo que sea muy ligero y digestivo. Por ejemplo:

  • Rollitos de jamón cocido y espárragos blancos
  • Brochetas de melón con jamón ibérico

E incluso, cambiar los embutidos por verduras y alimentos mucho más ligeros, con los que podrás preparar unos aperitivos muy saludables y originales, como:

  • Bolitas de berenjena y queso crema
  • Milhojas de berenjena (con jamón cocido y queso light)
  • Huevos rellenos de hummus de piquillo

En cada casa existen unas costumbres muy diferentes en cuanto a lo que se sirve en el menú de NavidadEn cada casa existen unas costumbres muy diferentes en cuanto a lo que se sirve en el menú de Navidad

Trucos para reducir calorías de los alimentos

Además de cocinar de forma saludable y elegir los alimentos con menos calorías, existen otros trucos sencillos con los que podrás ahorrar grasas al preparar el menú de Navidad.

  1. Retira la piel de las carnes antes de cocinarlas: Por ejemplo, si vas a preparar un caldo con pollo y verduras para servir una deliciosa sopa de primer plato. Antes de meter el pollo a la cazuela, es importante que retires la piel y el exceso de grasas. De esta forma, estarás eliminando gran cantidad de grasas y calorías, y obtendrás un plato muy ligero y saludable.
  2. Más claras y menos yemas: Si alguna de tus recetas tiene como base los huevos, puedes reducir las calorías y el colesterol con un truco muy sencillo. En lugar de utilizar huevos enteros, sustituye alguna unidad por claras. El plato saldrá igual de rico, pero mucho más saludable y bajo en calorías.
  3. Ensaladas y verduras como acompañamiento: Con cada plato fuerte sirve verduras como acompañamiento, las opciones son infinitas y ayudan a reducir notablemente las calorías del plato. Si deseas poner patatas con la carne, prepáralas al horno y podrás ahorrar gran cantidad de grasas y calorías. Las ensaladas tampoco pueden faltar en la mesa de Navidad, pero mucho cuidado con los ingredientes que añades, ya que una ensalada puede convertirse en una bomba calórica.
  4. Aliños ligeros para las ensaladas: Y también para las verduras y salsas que vayas a preparar. Evita utilizar demasiado aceite al aliñar las ensañadas o verduras de la siguiente manera, prepara el aliño en un cuenco, añade aceite de oliva virgen extra, el ácido que elijas (limón, vinagre de manzana, de Módena etc) y sal, y bate todo el aliño muy bien hasta que obtengas una emulsión. Antes de servir las ensaladas, aliña con la mezcla que has preparado y así conseguirás utilizar menos cantidad de aceite y sal.
  5. Lácteos bajos en grasas: Muchas salsas se preparan a base de lácteos, también muchos postres y dulces típicos de estas fiestas. Para reducir las calorías en estas recetas, debes elegir lácteos bajos en grasa. Por ejemplo, en lugar de usar nata líquida utiliza leche evaporada, ya que es un producto con mucha menos cantidad de grasa y el resultado será el mismo. Si vas a preparar una salsa a base de yogur, es mejor que utilices uno que sea desnatado, natural y sin edulcorar. Lo mismo ocurre con el queso, si vas a utilizar algún tipo de queso para tus recetas, elije aquellos que sean bajos en grasas, como el queso fresco, el queso feta o la mozzarella.

Las bebidas

Mucho cuidado con las bebidas que se toman en la comida de Navidad, puesto que en ellas se encuentra la mayor cantidad de azúcares y calorías de todo el menú. Lo más aconsejable para los niños es que coman con agua, nada de refrescos ni bebidas carbonatadas que además de azúcar, contienen sustancias poco saludables.

Los postres

Después de una comida rica y saludable baja en calorías, es esencial tomar un postre ligero para seguir con la tónica. Lo más aconsejable es terminar la comida con una fruta cítrica y con fibra, que favorezca la digestión y que aporte ligereza después de una comilona tan importante. Las frutas de temporada que mejor sientan en este caso son la piña, las naranjas y las mandarinas.

Por lo tanto, en lugar de preparar un postre muy elaborado y súper calórico, coloca en la mesa una bonita fuente llena de frutas ricas y saludables para deleite de tus invitados.

Artículos recomendados