Menú
¿Son mejores los lácteos enteros o desnatados?

ALIMENTOS

¿Son mejores los lácteos enteros o desnatados?

Desde hace tiempo se cree que para mantener la figura y bajar de peso lo mejor es optar por los lácteos desnatados.

Sergio Gallego Uvero

Siempre ha estado la duda de si los lácteos desnatados son más saludables que los enteros. En principio los productos lácteos enteros engordan mucho más y dan lugar a futuras enfermedades cardiovasculares debido a la grasa que contienen. Sin embargo, cada vez son más los estudios los que desmienten tal creencia. Acto seguido te detallamos si son mejores para la salud los lácteos enteros o los desnatados.

La mala fama de los lácteos enteros

Siempre se ha creído que los lácteos enteros eran malos para la salud por una serie de motivos que te mostramos en seguida:

  • Los lácteos enteros son mucho más calóricos que los desnatados. Al tener más calorías, la persona engorda mucho más. Ante ello la gente que está gorda y quiere perder algo de peso, prefiere optar por productos con menos calorías como es el caso de los productos desnatados.
  • Las grasas saturadas presentes en los lácteos enteros hacen que la persona que los toma, tenga muchas posibilidades de padecer algún tipo de enfermedad cardiovascular entre otras. Es por ello que mucha gente prefiere eliminar este tipo de grasas de su dietas diaria y optar en todo momento por los lácteos desnatados.

La relación de los lácteos y el peso

Desde hace tiempo se cree que para mantener la figura y bajar de peso lo mejor es optar por los lácteos desnatados. Numerosos estudios han desmontado tal teoría ya que se ha llegado a probar que las personas que consumen de una manera habitual lácteos enteros, reducen hasta un 8% el riesgo de padecer sobrepeso u obesidad. Por otra parte, la grasa presente en dichos lácteos no es tan mala como decían hace unos años y se asocia a un menor riesgo de padecer un problema de tipo cardiovascular.

Queda totalmente claro que los niños deben tomar lácteos enterosQueda totalmente claro que los niños deben tomar lácteos enteros

Por si esto no fuera poco, se ha podido probar que el consumo de productos lácteos enteros no es tan malo para la salud, llegando a mejorar enfermedades tales como la hipertensión, la diabetes del tipo dos o las relacionadas con el corazón.

Qué deben tomar los niños

Queda totalmente claro que los niños deben tomar lácteos enteros gracias a la gran cantidad de nutrientes que tienen. Los lácteos desnatados tienen muchas menos vitaminas y minerales que los enteros. Lo que hay que recordar es que los productos lácteos enteros deben ser sin azúcares añadidos ya que los mismos son realmente malos para la salud de los pequeños.

Como conclusión hay que acabar diciendo que cada persona es diferente y lo que a una le engorda, a otra le puede venir perfectamente. Lo que si debe claro en todo momento es que el sobrepeso o la obesidad no se deben en su gran medida al consumo de lácteos. En algunos casos particulares puede ser más conveniente el optar por lácteos desnatados antes que los enteros. Antes de terminar debes poner atención a una serie de conceptos que te detallamos a continuación:

  • Cuando se habla de grasas no quiere decir que todas sean malas. En el caso de las que se encuentran en los lácteos enteros, se ha podido demostrar que no son perjudiciales para la salud y no contribuyen al sobrepeso de la persona.
  • Los lácteos enteros son más ricos en nutrientes y grasas por lo que ayuda mucho más a saciar el hambre.
  • Los lácteos desnatados no llevan grasas y son mucho más insípidos que los enteros, por lo que les añaden más azúcares refinados. Ello indica que llevan muchos más componentes perjudiciales que los lácteos enteros.
Se cree que para mantener la figura y bajar de peso lo mejor es optar por los lácteos desnatadosSe cree que para mantener la figura y bajar de peso lo mejor es optar por los lácteos desnatados

A partir de ahora ya sabes que los lácteos desnatados no son tan saludables como siempre se ha dicho por lo que es mucho más aconsejable el optar por los productos lácteos enteros.

Artículos recomendados