Menú
Cuándo debes visitar a tu médico si tienes hernia de hiato

HERNIA DE HIATO

Cuándo debes visitar a tu médico si tienes hernia de hiato

Si tienes una hernia de hiato, entonces debes saber los tipos que hay y con cuáles debes acudir al médico.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Una hernia hiatal también conocida como hernia estomacal, afecta con mayor frecuencia a personas mayores de 50 años. Hasta un 90% de las personas con una no experimentarán síntomas. Entre los que lo hacen, la acidez estomacal, malestar abdominal, irritación de garganta, eructos y regurgitación son comunes. Si bien los síntomas como estos pueden ser agravantes, por lo general no son graves. Dicho esto, en raras ocasiones, pueden desarrollarse grandes hernias, que causan complicaciones graves y requieren tratamiento de emergencia.

Síntomas frecuentes

Una pequeña hernia de estómago no es intrínsecamente dañina y es poco probable que cause dolor o molestia directa. Lo que puede hacer una hernia hiatal es alterar las estructuras y los mecanismos que mantienen a los alimentos y ácidos en su lugar. La clave de este problema es una estructura llamada esfínter esofágico inferior. Es necesario que sepas cuáles son los síntomas más frecuentes para identificarla lo antes posible.

Cuando se produce una hernia de hiato, puede cambiar la posición de esta válvula, lo que permite que los contenidos del estómago se devuelvan al esófago (conocido como reflujo ). Los síntomas relacionados, intermitentes pueden incluir: acidez, regurgitación, eructos, hipo después de comer, picor en la garganta, sabor amargo en la boca y/o mal aliento. Si la hernia se agranda los síntomas empeoran considerablemente.

Las personas con una hernia hiatal son más propensas a desarrollar la enfermedad de reflujo gastroesofágicoLas personas con una hernia hiatal son más propensas a desarrollar la enfermedad de reflujo gastroesofágico

Las personas con una hernia hiatal son más propensas a desarrollar la enfermedad de reflujo gastroesofágico, una forma crónica de reflujo que puede interferir con la calidad de vida. La persistencia de los síntomas puede provocar tos crónica, dolor en el pecho, asma y daño progresivo en el esmalte dental.

Las complicaciones

En términos generales, existen dos tipos de hernia hiatal: una hernia hiatal deslizante y una hernia paraesofágica . Mientras que una hernia deslizante es la más común, ya que representa alrededor del 95% de todos los diagnósticos, una hernia paraesofágica es potencialmente la más grave de ambas.

  • Hernia hiatal deslizante: es la unión del esófago y el estómago (conocida como la unión gastroesofágica) y parte del estómago sobresalirá a través de un orificio en el diafragma, llamado hiato. Este es el espacio a través del cual pasa el esófago. Se denomina "deslizamiento" porque la parte herniada del estómago puede deslizarse dentro y fuera de la cavidad torácica al tragar.

  • Hernia paraesofágica, sobresale el estómago. Si bien muchas hernias paraesofágicas son simplemente la progresión de una hernia deslizante, otras pueden ocurrir repentinamente si hay una debilidad estructural en el diafragma. A diferencia de una hernia deslizante, una hernia paraesofágica no se desliza fácilmente dentro y fuera del hiato. Más bien, puede hacerse progresivamente más grande y deslizarse aún más en la cavidad torácica a medida que pasa el tiempo. Es en esta última etapa que las complicaciones pueden ser graves y, en casos raros, potencialmente mortales. Las complicaciones pueden incluir compresión esofágica, obstrucción gástrica, estrangulación y una condición extremadamente rara conocida como estómago intratorácico.

Compresión esofágica

La compresión del esófago puede ocurrir cuando la hernia presiona contra la pared del tubo de alimentación. Cuando esto sucede, la comida se puede atascar en el esófago, causando dolor en el pecho después de comer y dificultad para tragar (disfagia). Si bien la compresión esofágica no se considera una emergencia médica, puede requerir medicamentos para aliviar o prevenir el empeoramiento de los síntomas.

Hernia hiatal encarcelada

El encarcelamiento ocurre cuando la porción herniada del estómago queda atrapada durante el hiato. En algunos casos, los síntomas del encarcelamiento pueden ser crónicos pero mínimos (principalmente una sensación de presión en el pecho cuando los alimentos pasan por el tracto digestivo superior). En otros, puede causar obstrucción o impedir la circulación sanguínea. El encarcelamiento en sí no es una emergencia médica a menos que se produzca una obstrucción grave.

Vólvulo

El vólvulo es cuando una hernia de estómago se tuerce más de 180 grados, causando una obstrucción gástrica severa. Si bien puede ocurrir con una hernia de hiato, también puede ocurrir sin ella y es muy poco frecuente. Los síntomas pueden incluir disfagia, dolor de pecho después de comer, eructos y vómitos.

Si se permite que los síntomas progresen, pueden causar dolor y distensión en la parte superior del abdomen, vómitos que conducen a arcadas sin vómitos y sangrado gástrico (debido al aumento anormal de la presión arterial). El vólvulo sintomático agudo generalmente ocurre en personas mayores de 50 años y se considera una emergencia médica con un riesgo de mortalidad del 30 al 50 por ciento.

Estrangulación

La estrangulación describe el corte del suministro de sangre al estómago, ya sea debido a un vólvulo o al encarcelamiento. Esto, también, se considera una emergencia médica ya que la obstrucción puede ocasionar una muerte celular rápida (necrosis) y daño a los órganos. Los síntomas son: fiebre, fatiga, hinchazón, vómitos, estreñimiento, palpitaciones, heces con sangre. Se debe tratar inmediatamente o pueden provocar gangrena, shock y en los peores casos, la muerte.

Un estómago intratorácico es una condición rara en la cual el estómago se desliza completamente en la cavidad torácicaUn estómago intratorácico es una condición rara en la cual el estómago se desliza completamente en la cavidad torácica

Estómago intratorácico

Un estómago intratorácico es una condición rara en la cual el estómago se desliza completamente en la cavidad torácica. Curiosamente, no todos los casos causan síntomas. Las señales más comunes son dificultad para respirar y una sensación de plenitud y presión en el pecho. Otros síntomas pueden incluir vómitos, arcadas, disfagia, hemorragia gastrointestinal y neumonía por aspiración (causada cuando la comida se introduce en los pulmones).

La brecha hiatal agrandada puede hacer que otros órganos se deslicen hacia la cavidad torácica, incluido el páncreas, el hígado o el colon. Cirugía en el único medio para corregir esta rara pero grave complicación.

Tienes que ir a ver a tu médico

En cualquiera de las situaciones comentadas más arriba tendrás que acudir a tu médico. En realidad, la gran mayoría de las hernias hiatales se pueden controlar fácilmente con medicamentos, pérdida de peso y un ajuste en la dieta. Las hernias de hiato generalmente no necesitan ser tratadas médicamente a menos que los síntomas sean persistentes o empeoren.

Tendrás que acudir a tu médico urgentemente si tus síntomas no mejoran a pesar del tratamiento. En algunos casos, se pueden necesitar medicamentos recetados más fuertes y otras intervenciones. Tendrás que buscar atención medica inmediata si los síntomas de reflujo se acompañan con fiebre, dolor en el pecho, palpitaciones, arcadas sin vómitos o heces con sangre. Estos síntomas indican una complicaciones de hernia grave y pueden ser mortales.

Artículos recomendados