Menú
7 claves para sentirte mejor si estás triste
TRISTEZA

7 claves para sentirte mejor si estás triste

Descubre 7 claves para sentirte mejor si estás triste y que tus sentimientos diarios sean más positivos y estables

Coral Ferrero Ibáñez

Muchas veces sentimos tristeza; algunas de esas veces pueden tener una razón de ser pero otras no tienen explicación, nos despertamos sintiéndonos tristes y podemos ponernos a llorar en cualquier momento. Experimentar esa tristeza no es malo, forma parte de las emociones que sienten las personas a lo largo de su vida y sabemos que eventualmente pasará. Pero al mismo tiempo es normal que queramos que esa sensación termine lo más rápido posible, y para ello existen pequeñas cosas que podemos hacer para volver a sentirnos alegres y en calma.

Si te encuentras triste en estos momentos puedes hacer estas 7 cosas para sentirte mejor en poco tiempo.

Hacer algo que te guste al menos media hora todos los días es muy importante para tu salud emocionalHacer algo que te guste al menos media hora todos los días es muy importante para tu salud emocional

1. Da gracias

Aunque pueda resultar difícil ahora mismo intenta concentrarte en las cosas buenas que tienes en tu vida y no en las malas. Tómate un tiempo para recordar todo lo positivo que has conseguido a lo largo de los años y agradece lo que tienes ahora, ya sea por cosas importantes como el apoyo de tu familia, una salud de hierro, un trabajo con el que disfrutas... o por cosas pequeñas como haber cogido el autobús a tiempo o haberte sentado en los mejores asientos del cine.

2. Pasa el tiempo con tus mascotas

Es de sobra conocido el beneficio terapéutico que tienen los animales en las personas, tanto física como emocionalmente. Un animal que nos quiere incondicionalmente y nos necesita hace que nos sintamos mucho mejor con nosotros mismos. Acariciar la piel de nuestro gato o perro (los caballos también son altamente beneficiosos) promueve la segregación de serotonina y alivia el estrés. Además jugando con ellos nuestra mente se centrará en esa actividad alegre y enérgica y nuestras preocupaciones se irán, por lo menos, durante unos momentos.

3. Mantente en movimiento

Aunque hacer deporte te cueste es necesario para llevar una vida saludable, por fuera y por dentro. El motivo que hará que te sientas menos triste es porque al practicarlo se segregan multitud de agentes químicos que favorecen la sensación de bienestar. Entre ellos está la dopamina, el neurotransmisor relacionado con el placer, y las endorfina y serotonina, responsables del nivel bajo de estrés y la felicidad.

Para disfrutar realmente con el deporte debes de elegir aquel que crees que se adapte mejor a ti: no es necesario que te machaques en el gimnasio, si te gusta correr o ir en bici aprovecha para salir fuera y disfrutar del paisaje. Si siempre te ha gustado bailar puedes hacerlo por libre o apuntarte a clases, de esa manera también conocerás gente. El pilates o yoga también harán que te relajes. Tienes dónde elegir, lo importante es que disfrutes haciéndolo y no lo experimentes como un castigo.

4. Sube el volumen de la música

¡Qué bien sienta cantar tu canción preferida a pleno pulmón! Cuando se dice que "la música es medicina para el alma" no se dice porque sí, también está basado en hechos científicos: parecido a lo que pasa cuando hacemos deporte, al cantar el cuerpo también segrega endorfinas. Escuchando música nos sentimos entendidos y al cantar podemos desahogar libremente nuestra tristeza. Sin embargo aconsejamos que se dejen las canciones tristes para otra ocasión y te centres en las que transmiten alegría y vitalidad. Así como sucede cuando se sonríe al estar triste (se traslada el estado de ánimo de la cara al cerebro) al escuchar canciones felices se nos contagiarán esas vibraciones y terminaremos sintiéndonos mejor.

5. Limpia tu casa

Está demostrado que vivir en un ambiente sucio o desordenado incrementa el nivel de estrés, ansiedad o tristeza. ¿Cuántas veces hemos sentido que nuestro humor se veía afectado negativamente porque nuestra casa está oscura, es demasiado pequeña o las vistas son prácticamente inexistentes? Cambiar de vivienda no es algo que se pueda hacer así como así pero hay pequeñas cosas que podemos hacer para mejorarla. Mantenerla limpia y aseada es una de ellas, y aunque no siempre tenemos tiempo para que esté perfecta limpiar en los momentos que te encuentres triste será una actividad positiva. Por otro lado, tal y como enseña Marie Kondo en su conocido libro 'La Magia del Orden' debes de tirar todo aquello que no necesites ni te haga feliz. El primer paso para mantener una casa ordenada es prescindir de objetos que no valoras.

6. Dedica tiempo a un hobby que te encante

Hacer algo que te guste al menos media hora todos los días es muy importante para tu salud emocional, pero más todavía si te sientes triste. Hay muchas aficiones que te pueden gustar ya sea leer, tejer, ver películas o series... Las actividades más recomendadas son aquellas que despierten tu creatividad y que puedas hacer tú mismo, de modo que puedas sentirte realmente orgulloso del producto final y de todo el tiempo que has invertido en él. La pintura, escritura, el scrapbook, tocar música o hacer fotografías son hobbies que requerirán de toda tu atención y que por lo tanto harán que te distraigas de los pensamientos negativos.

El poder de la amistad también es sanador en gran medidaEl poder de la amistad también es sanador en gran medida

7. Rodéate de tus seres queridos

Tus familiares y amigos de confianza son capaces de sacarte una sonrisa cuando más lo necesitas. Seguro que tienes en mente a una o varias personas con las que puedes hablar tranquilamente y siempre lo pasas bien si estáis juntos. Trata de quedar un rato con ellas, aunque sea para tomar un café y poneros al día. Si viven lejos podéis llamaros por teléfono u organizar una videollamada: recordad todos esos momentos de felicidad que pasasteis juntos y haced planes para crear momentos nuevos. El poder de la amistad también es sanador en gran medida.

Y por supuesto no olvides que esa tristeza que sientes pasará, es cuestión de tiempo. Si necesitas que tienes que hablar con alguien no dudes en consultar con un psicólogo que personalizará la terapia según tus circunstancias.

Artículos recomendados

Comentarios