Menú
PROBLEMAS DE SALUD

Hemorroides: ¿cuándo acudir al médico?

Si tienes hemorroides descubre cuándo es el momento de acudir al médico.

Cristina López Reques

Las hemorroides, también llamadas almorranas, son inflamaciones o hinchazones de las venas del ano o del recto. Se producen principalmente por un exceso de presión en la zona del ano que, a su vez, provoca que se hinchen las venas. Las hemorroides son muy comunes y afectan a casi todo el mundo alguna vez en la vida.

Por tanto, no debes preocuparte demasiado si te ocurre, pero si debes saber cuándo acudir al médico para tratar las hemorroides. Desde Bekia te contamos los pasos que debes seguir para que desparezcan rápido y no se compliquen. Además, te informamos sobre los médicos que pueden tratar las hemorroides.

Las hemorroides, también llamadas almorranas, son inflamaciones o hinchazones de las venas del ano o del rectoLas hemorroides, también llamadas almorranas, son inflamaciones o hinchazones de las venas del ano o del recto

El principal síntoma para saber si tienes hemorroides será la sangre. En la deposición de las heces podrás ver como hay restos de sangre, al igual que en el papel higiénico. Por lo general, no provocan un fuerte dolor, aunque si se forma un coágulo de sangre, sí pueden doler bastante. Otros síntoma es que, al estar sentado o al defecar, notes molestia, algo de dolor.

Causas de las hemorroides

La causa más normal es realizar un esfuerzo excesivo durante las deposiciones. Ese esfuerzo también puede ser causado por el estreñimiento. Por tanto, es muy importante acudir regularmente al baño, ya que el estreñimiento puede provocar complicaciones como las hemorroides. Para evitar esto, te aconsejamos una dieta rica en fibra, que te aportara lo suficiente para ser regular.

Otra causa puede ser estar sentado en lugares durante un largo periodo de tiempo, sobre todo si es una superficie dura. Eso provoca presión en el ano y a su vez la inflamación de las venas.

El embarazo también puede ser una causa frecuente para que aparezcan las hemorroides.

Tipos y grado de hemorroides

Dependiendo de dónde se localicen las hemorroides, se puede distinguir entre dos tipos:

- Externas: son las que quedan en la zona visible del ano. Es muy raro que sangren, ya que van recubiertas de piel y lo impiden. Cuando en las hemorroides externas se forma un coágulo de sangre, es lo conocido como hemorroide trombosada, que causa un gran dolor.

- Internas: estas quedan en la parte interior del ano, por tanto no son visibles. Estas hemorroides internassangran, ya que son mucho más sensibles al no estar rodeadas de piel. Pueden acabar arrastrándose hacia el exterior.

Además, dependiendo de la inflamación, las hemorroides tienen 4 grados:

- Grado 1: son relativamente pequeñas y no pueden ser vistas desde fuera. Casi no provocan síntomas y pueden incluso desaparecer sin tratamiento.

- Grado 2: cuando hay más presión en el ano, aumenta la inflamación. Al defecar, pueden ir empujándose hacia fuera del ano.

- Grado 3: en este estado, las hemorroides caen al defecar fuera del ano y se pueden introducir manualmente.

- Grado 4: son siempre visibles, es decir, están siempre fuera del ano. Ya no pueden ser introducidas manualmente. Se produce un prolapso anal.

Médico general

Si sospechas que puedes tener hemorroides, la primera opción que tienes es acudir a un médico general o de cabecera. Tendrás que explicar con todos los detalles cuales son los síntomas, principalmente el de la sangre, para que el medico evalúe que son hemorroides. Este médico puede proceder a hacer una exploración anorectal para ver si efectivamente hay inflamación.

Si se diagnostican hemorroides después de la revisión, el medico puede recetarte algún medicamento o crema, recomendarte una dieta con fibra, ejercicio... también te recomendará limpiar bien la zona, poner compresas frías o andar para tratar de reducir las hemorroides.

El proctólogo también hará un examen físico para confirmar las hemorroidesEl proctólogo también hará un examen físico para confirmar las hemorroides

El proctólogo

Cuando el médico de cabecera no puede tratar correctamente las hemorroides, te mandará al siguiente médico, al proctólogo. La proctología es una parte de la cirugía general y del aparato digestivo, concretamente trata los problemas relacionados con las enfermedades del recto y la zona anal. Por tanto, es lo adecuado para tratar las hemorroides. El proctólogo será entonces el encargado especialista de evaluar las hemorroides.

El proctólogo también hará un examen físico para confirmar las hemorroides e incluso, para descartar otros posibles diagnósticos o problemas. Por norma general, hará una exploración rectal, mediante tacto.

Si con ese examen no le es suficiente para detectar las hemorroides, el proctólogo puede recurrir a una anoscopia. Esto se realiza para poder visualizar las hemorroides internas, que como hemos explicado, no son visibles sino. Además, con ello también podrá ver el estado en el que se encuentran.

Si el especialista observa que el sangrado puede ser por otros motivos, puede recurrir a sigmoidoscopia, para examinar el recto y la parte inferior del colon. Incluso, si es necesario un análisis del colon, se puede practicar una colonoscopia. Estos tres procedimientos consisten en introducir un tubo flexible por el recto con una cámara, para poder observar el estado en el que se encuentran las hemorroides. No causa dolor, al no ser que la complicación sea mayor y las hemorroides estén muy avanzadas.

Recomendaciones básicas sobre las hemorroides

Como ya hemos comentado, el sobrepeso, la falta de ejercicio o una dieta baja en fibra, pueden ser causas frecuentes de las hemorroides. Por tanto, te recomendamos que incluyas en tu alimentación comida sana, equilibrada y alimentos ricos en fibra. Además, andar cada día al menos media hora ayudara a mantenerte en forma y prevenir hemorroides.

Existen algunos remedios caseros para tratar las hemorroides. Uno de ellos es realizar varios baños de agua tibia para calmar el dolor. Hay que sumergir la zona del ano en una bañera de agua tibia, que no queme y mantenerlo durante 10 o 15 minutos. Se tendrá que repetir un par de veces al día para calmar los dolores. Otro remedio, es aplicar una infusión de manzanilla. Tendrás que cocer la manzanilla y colarlo, prepáralo como una infusión normal. Para aplicarlo, hay dos maneras. O humedecer toallitas y aplicarlas de forma suave por las hemorroides y la zona del ano, o puedes tomar también un baño en la propia infusión. Para ello tendrás que preparar suficiente cantidad.

Si los síntomas no desaparecen en como mucho tiempo una semana, tendrás que acudir al médico. La hinchazón no va a desaparecer tan rápido, pero si sigue habiendo sangre o fuertes molestias, lo mejor es acudir al médico para que pueda realizar un examen físico como hemos indicado y recetar alguna crema o medicamento. La mejor recomendación es siempre acudir a un profesional, para tratar cuanto antes el problema y que pueda desaparecer de inmediato.

Artículos recomendados

Comentarios