Menú
Qué es el trastorno pasivo agresivo de la personalidad
TRASTORNOS

Qué es el trastorno pasivo agresivo de la personalidad

Hay personas que muestran un trastorno pasivo agresivo de la personalidad, es necesario identificarlas para lidiar con ellas.

Sara Poyo Lorenzo

El trastorno pasivo agresivo es un tipo de trastorno de la personalidad. Existen 10 trastornos dentro de este grupo en el DMS-IV-R (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales propuesto por la Asociación de Psiquiatria Americana, APA) aunque el DSM no lo incluyó dentro de los 10 principales que existen, si no que creó una categoría aparte junto con el trastorno depresivo de la personalidad, para que en futuras revisiones pudiera incluirse junto con los otros que si son "oficiales". Aun así, sea o no sea un trastorno de la personalidad (al final no es lo más importante), hay personas que tienden a ser de esta manera y puede ser útil aprender a identificarlas con el objetivo de aprender a lidiar con ellas en nuestra vida cotidiana. Por tanto, sin entrar a debate de si realmente es un trastorno de personalidad o no vamos a ver como podemos reconocer a las personas que se portan de esta manera.

Características del pasivo agresivo

Es una forma de comportamiento caracterizada por conductas de oposición y pasividad ante las exigencias de los demás. Suele aparecer en la adultez temprana y sale a la luz en prácticamente en todas las áreas de la vida de la persona (social, laboral, familiar...). No puede explicarse debido a otros trastornos como una depresión ni una ciclotimia.

Las personas se acostumbran a comportarse de forma desafiante con los demásLas personas se acostumbran a comportarse de forma desafiante con los demás

1- Resistencia pasiva a rendir social o laboralmente

Las personas se acostumbran a comportarse de forma desafiante con los demás, sobre todo en la esfera social y laboral, incumpliendo las expectativas que los demás tienen sobre ellos. Se refleja esta actitud con continuos aplazamientos de trabajos, descuidos, ineficacia intencional... cuando sus jefes les piden algo. A menudo también pueden fastidiar a los demás intencionadamente. Por ejemplo, un empleado tenía que haber escrito un informe que no le dio tiempo a terminar y culpa a otro compañero sin motivo.

2- Sentimientos de incomprensión

Estas personas sienten que nadie les comprende o les desprecian, por lo que están continuamente quejándose del resto, nunca es culpa suya, todo lo malo que le ocurre es por los demás y han tenido muy mala suerte en su vida. Por otro lado, son personas hurañas y envidiosas de sus compañeros de trabajo que son exitosos o se llevan bien con los jefes.

3- Facilidad para las discusiones

Se enfadan con los demás fácilmente, sobre todo en el ámbito laboral. Puedes responder de dos formas diferentes ante tus jefes, o bien enfrentándote ante ellos abiertamente o disculpándote mil veces por el error cometido y guardándose el rencor, ya que en el fondo no creen que sea culpa suya, si no de los demás que les tratan injustamente.

4- Personas con doble cara. Los pasivos agresivos muestran una dualidad. A veces pueden mostrarse sumisos, pasivos y dulces. Sin embargo, en el fondo hay agresividad y odio ante los demás, lo intentan ocultar hasta que llega un momento en el que pueden explotar: Esto deriva a incomprensión por parte de los demás y que se acaben enfadando con esa persona.

5- Son dependientes de los demás

Aunque el pasivo agresivo quiere que los demás le vean como una persona fuerte e independiente, en realidad no lo es, es muy dependiente de los demás. Intenta guaradar siempre las apariencias pero en situaciones límite las acaba perdiendo. En las relaciones laborales no encuentra un término medio entre la confrontación directa y la sumisión, es imposible que se comporte de forma asertiva, por eso pueden mostrarse obstinados, incompetentes y molestos. Cuando su "adversario" se enfada dan la imagen de ofendidos y perplejidad, como si ellos ya hubiesen olvidado el asunto.

6- Boicoteadores natos

Los pasivo agresivo no les gusta que los demás les quiten "independencia" (aunque en el fondo sean terriblmente dependientes de los demás). Por eso, como parte de su estrategia de conducta para ser "independientes" llevan la contrario pero sin reconocerlo, pueden atacar por la espalda para reducir el malestar y ansiedad que en silencio se guardan cuando no quieren hacer algo. Por ejemplo, la pareja puede decirle que quiere comprar un modelo de televisión concreto para la casa, el pasivo agresivo no le gusta esa idea y la interpreta como una forma de quitarle autoridad, poder de decición. Como no tiene fuerzas para enfrentarse al problema de forma asertiva se calla y acepta abiertamente, al final compra el modelo que le da la gana y le dice a su pareja que el modelo que quería está agotado.

7- Arrepentimiento

Estas personas pueden sentirse arrepentidas a veces por su comportamiento, lo reconocen y piden perdón, sin embargo a la larga acaban haciendo lo mismo una y otra vez. Pocas veces son capaces de reconocer que cometieron un error.

8- Lanzan continuamente indirectas. Los compañeros de trabajo, amigos o familiares necesitan un diccionario para saber lo que quieren decir con sus comentarios. Tienen que estar "adivinando" si algo les ha parecido mal, si están enfadados.... Cuando no discuten abiertamente liberan su ansiedad lanzando indirectas que las otras personas entienden a medias, por eso pueden sentirse ofendidos. Si piden explicaciones el pasivo agresivo se muestra confuso diciendo que es el otro el paranoico.

Si este tipo de comportamiento aparece aislado decimos que es un trastorno de la personalidadSi este tipo de comportamiento aparece aislado decimos que es un trastorno de la personalidad

9- Pueden llegar a ser muy mentirosos

No todos son así pero algunos mienten con el fin de protegerse a si mismos. Evanden las respuestas directas e intentan desviar el tema cuando la conversación no les conviene o interesa. También exageran las cosas que les pasan para dar pena a los demás, dar la imagen de que es el bueno de la historia.

10- Puede haber otros trastornos asociados

Si este tipo de comportamiento aparece aislado decimos que es un trastorno de la personalidad, sin embargo puede aparecer como parte de otros trastornos más amplios. Por ejemplo, en el trastorno límite de la personalidad, trastorno paranoide, dependiente, antisocial, etc. Por eso a veces es difícil discernir entre un trastorno en si mismo o como parte de otro. También es muy normal encontrar comportamientos de este estilo en personas que no tienen un trastorno de personalidad, en nuestro día a día. Algunos contextos autoritarios dan pie a que se den más frecuentemente este tipo de conductas, por ejemplo en la cárcel, en el ejército, etc. Solo llegará a ser un trastorno cuando la persona mantiene este patrón de comportamiento de forma inflexible y constante.

Artículos recomendados

Comentarios