Menú
Qué es un ataque de pánico
ATAQUE DE PÁNICO

Qué es un ataque de pánico

Si has sufrido un ataque de pánico sabrás lo angustioso que puede llegar a ser, pero si no lo has sufrido es necesario que sepas qué es para reconocerlo en ti mismo o en los demás.

Irmina Merino Vidal

Seguramente hayamos oído en más de una ocasión sobre los ataques de pánico. Aunque no sepamos bien a qué se refieren exactamente, podemos imaginarnos que se trata de un momento de alta tensión, durante el cual la persona que lo padece siente gran ansiedad y estrés lo que le provocan un súbito cansancio cuando logran calmar los nervios.

Más comúnmente de lo que nos podemos imaginar muchas personas alrededor nuestro sufren ataques de pánico muchas más veces de las que les gustaría. Incluso puede que nosotros mismos los hayamos sufrido y, al no ser conscientes de lo que son, no hayamos podido detectarlos. En Bekia te contamos qué es un ataque de pánico para que sepas cómo detectarlo y cómo actuar para sentirte mejor si te sucede a ti mismo, o para ayudar a otra persona que puede padecerlo y necesita tu ayuda.

Qué es un ataque de pánico

Un ataque de pánico se produce cuando una persona se expone a una situación que le genera mucho estrés, miedo y ansiedad y hace que se colapse, acumulando muchos nervios y siendo incapaz de pensar con claridad. Este cúmulo de emociones negativas puede tener varios efectos en su salud como la incapacidad de conciliar el sueño, la sudoración en exceso, que el corazón lata demasiado deprisa, que la respiración sea rápida y descompasada e, incluso, fuertes dolores de cabeza.

Algunos de estos síntomas son los que le suceden a una persona cuando tiene mucho miedo. Nuestro cuerpo reacciona inteligentemente de este modo para avisarnos de que tenemos que hacer algo lo antes posible. Sin embargo, cuando la persona sufre estos ataques de ansiedad no está siempre expuesto a un peligro real, sino que su mente le hace reaccionar de este modo porque son muchas las preocupaciones que tiene relacionadas con el trastorno y no con la situación que le rodea, por la cual no debería temer físicamente.

Las personas con un ataque de pánico se enfrentan a situaciones que les genera ansiedadLas personas con un ataque de pánico se enfrentan a situaciones que les genera ansiedad

Normalmente las personas que padecen un ataque de pánico se enfrentan a situaciones en su vida que les generan mucha ansiedad o tienen mucho estrés en este momento concreto, lo que hace que a la mínima puedan desestabilizarse emocionalmente y pasar por este momento tan difícil.

El ataque de pánico es un trastorno que puede durar minutos como horas y puede ser algo puntual como puede ser sufrido muy a menudo. Las personas con niveles de ansiedad muy altos pueden llegar a sufrir ataques de pánico con más asiduidad, pero eso no garantiza que personas muy tranquilas que se encuentren en situaciones de muchos nervios lleguen a perder el control por la intensidad del momento y sufran un ataque de pánico.

El miedo que le provocarán este gran cúmulo de nervios a la persona que está sufriendo el este trastorno y toda la alteración física que se genera con él hará que en cuanto se haya podido calmar se sienta muy cansado y tenga la necesidad de dormir y relajarse, aunque no siempre le será tan posible como le gustaría.

Cómo enfrentarse a un ataque de pánico

Muchas personas se enfrentan a estos ataques de pánico justo cuando van a dormir. Esto es porque justo en ese momento del día es cuando no estás pendiente de impulsos externos y puedes tomarte la libertad de empezar a pensar por ti mismo en todo lo que te puede haber sucedido durante el día.

Las personas que tienen mucho estrés en el trabajo puede que se pongan nerviosas progresivamente en lo que tienen pendiente de hacer y se pongan en su nivel de ansiedad más alto llegando a pasar por este trastorno.

La ansiedad es un desencadenante común en los ataques de pánicoLa ansiedad es un desencadenante común en los ataques de pánico

El ataque de pánico también puede estar producido por una noticia que nos acaben de dar y nos desestabilice todo lo que habíamos pensado o puede que sea porque la persona es muy ansiosa y tiende a preocuparse y a sufrir siempre por todo, por lo que a la mínima que le pase algo malo o crea que pueda suceder se pondrá extremadamente nerviosa.

Tanto si esto nos sucede a nosotros mismos o le pasa a una persona que conocemos bien y queremos que se mejore, lo primero que tenemos que hacer es acudir a un psicólogo o psiquiatra. Esto no significa que tengamos ningún problema psicológico, simplemente tenemos que aprender a manejar nuestras emociones, porque no debemos sufrir ni física ni emocionalmente por tener un nivel muy alto de estrés o de ansiedad.

Además debemos aprender a relativizar los problemas. Seguramente que el psicólogo nos pueda dar las claves para aprender a controlar nuestras emociones con tal de no sufrir por cosas en el momento inadecuado y contando con que siempre tienen solución. Sólo debemos ser conscientes de que nuestro miedo nos está controlando en contra de nuestra voluntad, pensar por qué nos sentimos así y cuál es la mejor solución que podemos encontrar. Una vez podamos poner las cosas en perspectiva entenderemos que no hay motivo por el cual debemos pasar tanto miedo y poco a poco iremos dejando a un lado los ataques de pánico.

Artículos recomendados

Comentarios