Menú
6 cosas que no son verdad sobre el virus del Zika

VIRUS ZIKA

6 cosas que no son verdad sobre el virus del Zika

Aunque el bombardeo mediático sobre el Zika haya causado alarma, hay ciertos mitos falsos sobre el virus que debemos desterrar.

Héctor Félix Lasheras Diez

El virus zika fue descubierto por primera vez en monos en Uganda en 1947. Su nombre proviene de la selva zika donde fue descubierto. Es originario principalmente de la zona tropical de África, pero también se han detectado brotes en el sureste de Asia y las islas del Pacífico. Apareció en Brasil hace años y, desde entonces, se conocen casos en muchos países de América Latina y el Caribe.

Sin embargo, estos últimos meses hemos sufrido un bombardeo mediático que nos cuenta todos los estragos que está causando el virus del zika en América Latina. Y es que, a este virus del zika, no le dimos demasiada importancia hasta que no comenzaron a darse casos en Europa y Estados Unidos. Países como España, Alemania e Inglaterra ya se han visto afectados por esta nueva enfermedad que se originó en América Latina y cuya transmisión se produce por la picadura de un mosquito en específico.

¿Y porqué ahora tanta preocupación?

En Brasil han aumentado las pruebas que vinculan la infección del zika en mujeres embarazadas al nacimiento de niños con una rara malformación congénita llamada microcefalia, y que hace que el bebé nazca con la cabeza más pequeña de lo normal y sin que el cerebro se haya desarrollado correctamente.

El desbordamiento informativo sobre el zika puede crear confusión sobre su transmisiónEl desbordamiento informativo sobre el zika puede crear confusión sobre su transmisión

Sin embargo ¿Hasta qué punto estamos realmente informados y hasta que punto podemos fiarnos de los medios de comunicación?

El virus del zika no se transmite a través de los besos, ni con estornudos, como parecen habernos hecho creer algunos medios sin ningún tipo de fundamento.

Así que, ¿con qué debemos quedarnos después de toda esta lluvia de información mediática?

Estos son algunos puntos que NO debemos creer sobre el virus del zika:

1.No está comprobado, asimismo, que el virus del zika se transmita mediante la lactancia materna. Sin embargo, por ser una enfermedad nueva en América Latina aún no se ha encontrado ninguna evidencia científica en la que se demuestre lo contrario.

2.No es cierto que la tiamina sirva para repeler al mosquito aedes aegypti, simplemente porque no existen evidencias de este hecho.

 No hay pruebas de que la tiamina sira para repeler al mosquito aedes aegypti No hay pruebas de que la tiamina sira para repeler al mosquito aedes aegypti
Pie de foto

3.No es verdad que los cócteles de antibióticos sean efectivos contra el virus. Lo indicado es reposo, hidratación y manejo de la fiebre con acetaminofén sin llegar a superar los cuatro gramos al día o los 75 miligramos por kilogramo al día. La automedicación con corticoides puede generar daños renales que no nos interesan.

4.No es cierto que se produzca una transmisión del virus por utilizar cubiertos o platos de una persona infectada con la enfermedad.

5.No es verdad que la transmisión del virus se produzca por consumir alimentos en tierra templada o caliente.

6.Si los mosquitos afectados han estado sobre los alimentos que vas a consumir, no se producirá contagio.

Estas son algunas de las cosas que no debes creer si encuentras por ahí. Está claro que entrar en pánico y mantenerse todo el tiempo alerta te volverá loco, lo mejor es enfrentar una enfermedad como esta con calma y sin desesperar, lejos de cualquier reacción desproporcionada. Si nos contagiamos con la enfermedad, tranquilidad, no es mortal, los síntomas son los que padeceríamos si nos hubiéramos contagiado una gripe normal y corriente. Ahora bien, si eres mujer y tienes pensado quedarte embarazada, es mejor esperar a que la pandemia y la euforia se calme, porque correr el riesgo de ser contagiada por uno de estos mosquitos es algo innecesario, y en un par de años todo se habrá controlado. Lo que le ocurre al feto si ya estás embarazada tampoco es mortal, pero se la malformación que se originará en su cabeza aún no se sabe hasta que punto puede hacer que el niño tenga algún tipo de discapacidad en el futuro.

Artículos recomendados