Menú
Aprende a disfrutar de la comida saludable

ALIMENTACIÓN

Aprende a disfrutar de la comida saludable

¿Te parece que la comida saludable es demasiado aburrida? ¡De eso nada! ¡Tú también puedes disfrutarla al máximo!

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

¿Qué pasa con las personas que comen sanamente con poco esfuerzo? ¿Por qué es tan fácil para ellos y tan difícil para ti? Una simple razón podría sacarte de dudas. Cuanto más tiempo se sigue con comportamientos saludables, más fáciles se vuelven y la mejor parte es que realmente comienzas a disfrutarlos. Tu primer paso para llegar a ese lugar feliz es cambiar tu actitud... ¡Porque la buena actitud es la herramienta más poderosa de todas!

¿Cómo es un estilo de vida saludable?

Para algunas personas, parece un estilo de vida sin ningún tipo de diversión. Tienes que pasar por aburridos entrenamientos, evitar salir a restaurantes y comer comida demasiado aburrida (para algunos). 

¿Qué tipo de diversión es esa? Al principio, puede parecer que tienes que renunciar a todo para perder peso, pero lo que obtienes de estos cambios es mucho más significativo y satisfactorio. No solo cambiará tu cuerpo, sino que tu mente cambiará también.

 Tu primer paso para llegar a ese lugar feliz es cambiar tu actitud Tu primer paso para llegar a ese lugar feliz es cambiar tu actitud

Disfrutar de una alimentación saludable

Esto es lo que pasará si mantienes una alimentación saludable:

  • Tus prioridades cambiarán. La forma en que tu cuerpo se siente después de una comida saludable es mucho más importante que el placer instantáneo cargado de grasa o azúcar.

  • Disfrutarás de la comida sana. Puedes vivir sin patatas fritas ni coca-cola. Te sentirás mucho mejor.

  • Sigues teniendo tus platos preferidos. La única diferencia es la frecuencia. Ahora, en lugar de tenerlo varias veces a la semana, puedes darte el gusto una o dos veces al mes.

  • Te librarás de la culpa. Al no consentirte cada vez que quieres un 'dulce', lo saborearás aún más.

  • Verás a los alimentos de diferente manera. La comida se convierte en combustible en lugar de algo que controla tu vida. Si haces ejercicio, aprenderás rápidamente cómo los alimentos afectan a tus entrenamientos. Comer una comida pesada y grasosa te hace estar cansado y tus entrenamientos sufren. Pronto, querrás mejores entrenamientos que te motiven a comer mejor.

  • Te volverás un aventurero gastronómico. Comer sano a menudo abre la puerta a más opciones de las que usualmente te das. Probarás verduras y granos nuevos y experimentarás con hierbas y sabores que nunca has probado.

  • Tus amigos y familiares se beneficiarán. Incluso si eres el único que come sano, esos hábitos se contagian a los demás. Ser un buen ejemplo para tus hijos o compañeros de trabajo es una forma de enseñarles cómo vivir de manera saludable.

  • La comida menos saludable está bien para tomar de vez en cuandoLa comida menos saludable está bien para tomar de vez en cuando

  • Tendrás herramientas para lidiar con la tentación. Los comedores sanos son mucho mejores para evitar las dificultades habituales, como los alimentos de fiesta o los buffets sobrecargados. Hacen un esfuerzo por comer comidas regulares para que no se mueran de hambre, se llenan de alimentos saludables primero para comer menos de las cosas malas y eligen unos cuantos dulces de calidad para disfrutar en lugar de todo lo que tienen enfrente.

Estos cambios se producen con el tiempo, a veces semanas, meses o años de trabajo lento en tus hábitos y opciones. Permitirte este momento es crucial para cambiar permanentemente la forma en que se ve la comida y la alimentación saludable.

Una vez que te des cuenta de todo lo que tiene la alimentación saludable para ti y todo lo que aportará a tu salud a corto y largo plazo, ya no habrá marcha atrás. Te darás cuenta que esto es lo que quieres realmente para tu salud. La comida menos saludable está bien para tomar de vez en cuando, pero nunca más volverá a ser una opción diaria para ti. Tu despensa y tu nevera también cambiarán radicalmente.

A partir de ahora te sentirás más saludable contigo mismo, con el mundo... y estarás más agradecido/a por los alimentos que tienes en tu mesa cada día. Serás más consciente de todo lo que infieres.

Artículos recomendados