Menú
Cómo practicar la alimentación consciente

ALIMENTACIÓN

Cómo practicar la alimentación consciente

Si quieres comer de forma saludable y sentirte bien por dentro y por fuera, practica la alimentación consciente.

Mª José Roldán Prieto

La alimentación consciente es algo que todos deberíamos hacer porque salvaría la salud de muchas personas. Al comer de forma consciente las personas piensan qué comen antes de hacerlo y toman decisiones acertadas en base a su salud y no solo al hecho de disfrutar de un bocado durante 10 segundos, para arrepentirse después. Hay cosas que no merecen la pena pasarlas.

Temas relacionados
En la sociedad en la que estamos, una sociedad de consumo, venden con anuncios de televisión y mucho marketing que la comida peor para la salud es la que más se debe consumir. Nada más lejos de la realidad. La alimentación saludable requiere una alimentación consciente, pensar qué se come y por qué se come.

Comer de forma consciente no tiene que ser algo tedioso, ni mucho menos. Es más, se puede convertir en tu forma de comer habitualmente, será una parte más de ti. Tendrás que comenzar con algunos bocados de comida cada día y después, experimentar los siguientes consejos que verás a continuación. Si además, practicas la atención plena en tu vida diaria, todo será mucho más fácil. A continuación descubre cómo practicar la alimentación consciente.

Minimiza las distracciones mientras comes

¿Sueles comer viendo la televisión? Mejor apaga esa máquina de distracción. Cuando estés comiendo o cenando con otras personas, intenta estar presente cuando hables con ellos y después, cambia tu atención completamente a cada bocado de des. Si sueles leer mientras comes, cuando estés comiendo mejor aparta la vista de la lectura y come tranquilamente.

Disminuye el ritmo de comer

Para seguir practicando la alimentación consciente es necesario que aprendas a disminuir el ritmo mientras comes con estos trucos. Utiliza utensilios más pequeños, coloca el tenedor en la mesa mientras masticas, utiliza palillos chinos para comer, come con la mano que no es dominante, mastica cada bocado por lo menos 15 veces antes de tragarlo.

Usa el tiempo extra para poner tus sentidos en la comida, notando las texturas, sabores y aromas de la comida, así como sus sentimientos de hambre o plenitud.

Nota tus pensamientos y tus emociones

Cuando estés comiendo, sé consciente de tus pensamientos y de tus emociones, pero no los juzgues. Si te encuentras pensando que no deberías estar comiendo eso o tomando esa bebida, simplemente obsérvate y cambia tu forma de alimentarte. No te digas a ti mismo que debes comer más zanahorias, la idea no es valorar que debes comer zanahorias en lugar de magdalenas, si no que debes ser consciente de qué es mejor comer para ti y después comerlo.

Haz un experimento

Existe un experimento que te puede ir bien, se trata de experimentar con el salado y el dulce. Por ejemplo, come un anacardo salado, una zanahoria y una galleta. Cuando lo hagas, observa como tu lengua se siente diferente con cada sabor y cómo cada uno de los sabores permanece en tu boca durante un tiempo.

La idea es que tu paladar sienta curiosidad en la experiencia de comer y así podrás sentir mejor el sabor de los alimentos.

La alimentación consciente es una práctica simple, pero puede ser un desafío si has ido saltando de dieta en dieta o has comido siempre en piloto automático. Cuando descubras que tu mente se disipa, vuelve a centrar tu atención en tus sentidos e inevitablemente reducirás la velocidad y te mantendrás presente. Con el tiempo, descubrirás que los beneficios de comer con intención y de forma consciente van más allá de perder peso y sentirte mejor físicamente. Te volverás una persona más hedonista con el tema de la comida saludable.

Es sorprendente ver cambios en las personas que están acostumbradas a ser restrictivas u obsesivas con la alimentación. Comer conscientemente libera más energía mental y también física, por lo que podrás utilizar esa energía para otras cosas productivas en tu vida.

Artículos recomendados