Menú
Bexsero: la vacuna contra la Meningitis B

MENINGITIS B

Bexsero: la vacuna contra la Meningitis B

Bexsero, pese a la falta de información que aún sobrevuela sobre ella, es la vacuna que ofrece la mayor prevención y protección ante la infección del meningococo por serogrupo de tipo B.

Ana María Longo Silva

Desde el día 1 de octubre de 2015, la vacuna Bexsero puede comercializarse en farmacias españolas. Esto situación cambió cuando varias asociaciones médicas, al ver como España era de los pocos países que no lo hacía, mostraron su disconformidad. Bien es cierto que resulta una enfermedad que no ocurre con normalidad, no obstante, cuando sucede, lo hace de un modo cruel y mortal en una cifra del 10% y con secuelas de por vida, entre un 10% y un 30%.

Es complicado entender que sea una vacuna que llega en tan justas cantidades y que no esté financiada. La Asociación Española de Pediatría, es firme y constante en la petición para financiar al menos una parte por el ámbito de la salud, puesto que no todo el mundo tiene la posibilidad de acceder a ella. Padres que quieren y no pueden proporcionársela a sus hijos tienen una doble frustración, por un lado económica y por otro emocional.

Al no haber estudios que demostrasen su eficacia, ni incidencia grave en las personas, se tomó la posición por calmar la situación y no comercializarla en el área del uso individual. Posteriormente se evaluaron datos que aseguraban su calidad y fue donde se produjo la mejoría. Ya no solamente estaría disponible en el área hospitalaria y el acceso permitía solucionar de un modo más directo esa enfermedad.

Lo recomendable es solicitarla a la farmacia con meses de antelación y que ellos la reserven refrigerada. Pese a que la situación va mejorando, siguen existiendo problemas de suministro. Encontrar una farmacia que la tenga puede resultar difícil en un primer momento. El precio por dosis es de 106,15 euros. Puede administrarse a niños, bebés desde los 2 meses y adolescentes.

La meningitis por la bacteria meningococo B no es una enfermedad habitualLa meningitis por la bacteria meningococo B no es una enfermedad habitual

Bexsero para meningitis B

La meningitis por la bacteria meningococo B no es una enfermedad habitual, pero devastadora, causando daños cerebrales e incluso la muerte. En España, en un año, se da un porcentaje de 0,77 afectados por cada 100.000 personas, una cifra que se sitúa algo por encima del número que representa la media de Europa. Es más frecuente en menores de 3 años.

Para hacer frente al ataque del meningococo B, hoy en día, podemos disponer de los fármacos Bexsero y Trumenba (desde los 10 años). Ambas pueden adquirirse en farmacias. En casos excepcionales pueden estar financiadas, no así en niños que siguen el calendario estipulado de vacunas. Bexsero para bebés a los que se les administra a partir de los 2 meses, debe inyectársele 4 dosis. De entre 6 y 24 meses, son 3 dosis. Más de los 24 meses, 2 dosis.

¿Qué es la meningitis?

La meningitis es una infección que afecta a las meninges. Aparece súbitamente y puede matar en cuestión de horas en algunos casos, con una incidencia de 1 por cada 10. En España, el 70% de las meningitis son provocadas por el meningococo B. El meningococo es una bacteria y causa sepsis y meningitis. La bacteria puede alojarse en la nariz y garganta de los jóvenes y sin apreciarse síntoma alguno.

El libre acceso a la vacuna por meningitis B es todo un avance. Para tratar la infección por bacteria, existe tratamiento antibiótico, no obstante, cuando haga efecto puede resultar demasiado tarde para el niño ante la rapidez en su evolución. Sin lugar a dudas hay que prevenir y desechar riesgos. Los grupos de riesgo salvando a los menores y adolescentes, son los mayores de 65 años.

La vacuna ha favorecido la disminución de casos de meningitis B en lactantes de menos de 1 año. Aunque los pediatras insisten en su inclusión, la vacuna sigue quedándose al margen. Los síntomas producidos por la meningitis B en bebés, son:

  • Fiebre.

  • Mirada perdida.

  • Manos y pies fríos.

  • Irritabilidad.

  • Vómitos.

  • Piel con manchas.

  • Dificultad para despertarse...

Y en jóvenes:

  • Dolor de cabeza.

  • Vómitos.

  • Fiebre.

  • Escalofríos.

Como padres lo primero es la salud de un hijoComo padres lo primero es la salud de un hijo

La no financiación

Para evitar, dentro de las posibilidades como seres humanos y padres, el mal a nuestros hijos, disminuyendo los casos de afecciones, hay que vacunar. No puede lograrse un 100% de satisfacción, pero el porcentaje se incrementa en beneficio de todos.

No está financiada porque no se considera una enfermedad frecuente. En su día incluso se tenía escasa información sobre su eficacia, si conlleva problemas cuando se le administra a la vez con otras vacunas al niño e incluso la duración de sus propiedades. Era preciso conocer más sobre la vacuna, averiguar sobre su seguridad y hubo que realizar diferentes estudios de tipo clínico. Preocupaba la enfermedad de Kawasaki como efecto secundario, pero se encuentra entre casos raros.

Lo que debe solventarse son las listas de espera en algunas ciudades y farmacias, porque preocupa e inquieta a los padres. Se han escuchado noticias en televisión sobre algunos casos y la problemática ante la demanda de recibir el medicamento. Padres han viajado a otras comunidades españolas en su búsqueda y lo mismo a Portugal y Francia.

Como padres lo primero es la salud de un hijo. Es difícil para muchas familias hacer frente a un gasto de más de 300 euros, más si se tiene más de un hijo. Al no hacerse muchos pedidos, era complicado encontrar el producto en cantidades normales y las familias se ponían nerviosas. Hubo un momento en el cual había muchas preguntas en el aire sin apenas respuesta y cundía el pánico ante una hipotética epidemia.

Sigue habiendo incógnitas, se desconoce la necesidad de administración de alguna dosis futura para mantener la inmunidad en una franja de tiempo mayor. Tampoco se sabe si la respuesta inmune actúa en personas de más de 50 años, pese a que la incidencia es baja, o bebés de pocas semanas, población que es más sensible a infecciones.

¿Qué hacer?

Ante la duda lo mejor es proteger al niño. Él no puede decidir y nosotros debemos tomar las riendas del asunto. Si el pequeño puede verse afectado por los síntomas de esta enfermedad y hay posibilidad de prevención, la opción es obvia. Al no estar incluida en el calendario de vacunación, el pediatra es el que debe asesorar a los padres. Sin embargo la recomendación es positiva en menores de 5 años y adolescentes.

Los efectos secundarios del medicamento Bexsero suelen ser leves. Entre ellos se encuentran la irritabilidad, dolor en la zona del pinchazo, muslo u hombro, y fiebre. Suele recomendarse dar paracetamol al niño justamente después de la inyección o esperar a observar fiebre. Para posible inflamación de la zona suele aliviar la aplicación de hielo.

Artículos recomendados