Menú
¿Sirve de algo poner una cebolla cortada cerca para dormir si estás resfriado?

ESTAR RESFRIADO

¿Sirve de algo poner una cebolla cortada cerca para dormir si estás resfriado?

¿Cuando te resfrias sueles poner una cebolla cortada en la habitación? Descubre si esto es realmente efectivo o no lo es.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Cuando una persona está enferma quiere una solución rápida para estar mejor. A nadie le gusta tener gripe o estar resfriados y tener que aguantar los molestos síntomas durante bastantes días. En cuanto una persona nota que los síntomas se acercan se intenta detener lo antes posible.... Hay quienes toman vitamina C extra u otros tomarán medicamentos sin receta, ¡y no nos olvidemos de los remedios caseros!

De hecho, uno de esos remedios caseros que está bastante extendido en las creencias populares es poner una cebolla cortada cerca de la persona que está enferma. Esto en principio se hace por dos razones: porque se cree que las cebollas tienen la capacidad de absorber bacterias y virus y en realidad eliminarán los gérmenes de la persona enferma o porque sus vapores ayudan a que se respire mejor.

Son muchas las personas que creen que esto puede ser cierto, y es que parece que lo que se transmite de generación en generación o a través de internet es más creíble que lo que dicen los profesionales de salud que tienen años de educación y experiencia... Entonces, si estás leyendo esto es porque probablemente también creas que cortar una cebolla y ponerla en el dormitorio hará que te mejore el resfriado o la gripe, pero no lo hace ni nunca lo ha hecho... ¡pero tú sigues cortándola y poniéndola cuando te resfrías!

A nadie le gusta tener gripe o estar resfriados A nadie le gusta tener gripe o estar resfriados

Por qué no funciona

La idea de que un vegetal que se pone en una habitación podría absorber los gérmenes que se encuentran en el cuerpo de una persona ni siquiera tiene sentido. Así no es cómo funcionan la ciencia y la enfermedad. Cuando te enfermas, las bacterias o virus microscópicos ingresan a tu cuerpo y allí pueden multiplicarse porque tu cuerpo actúa como un "huésped". 

Cuando tu sistema inmunológico se da cuenta de estos gérmenes invasores, libera anticuerpos para tratar de combatirlos. Esta "lucha" es la causa de los síntomas que experimentas cuando te enfermas. Si tienes un resfriado, tu cuerpo comienza a producir exceso de mucosidad, puedes toser, tener dolor de garganta o dolor de cabeza debido a la hinchazón y la irritación. Todos estos síntomas son en realidad la forma en que tu cuerpo combate los gérmenes.  

No es científicamente posible que una cebolla (o cualquier otra verdura, fruta, etc.) que se pone en una habitación extraiga todos estos gérmenes de tu cuerpo. Las cebollas prácticamente no contienen proteínas y no proporcionan un buen ambiente para que las bacterias o los virus se multipliquen o vivan. Cuando estos gérmenes están en tu cuerpo, lo que les proporciona un buen ambiente para que vivan, de alguna manera no van a ser mágicamente "succionados" por una cebolla. Técnicamente no te hará daño intentarlo, pero no detendrá tu resfriado.

 Las cebollas prácticamente no contienen proteínas  Las cebollas prácticamente no contienen proteínas

¿Por qué se cree que las cebollas sirven para detener el resfriado?

Algunas de las versiones de esta afirmación dicen que se conocen referencias al uso de cebollas para proteger a las personas de la pandemia de gripe de 1918. En esta historia, los pacientes de un médico colocaron cebollas cortadas en sus hogares y todos se mantuvieron sanos, mientras que otros en la comunidad no lo hicieron. El doctor se encontró con este granjero y para su sorpresa, todos estaban muy sanos.

Cuando el doctor preguntó qué hacía el granjero, la esposa respondió que había colocado una cebolla sin pelar en un plato en las habitaciones de la casa, (probablemente solo dos cuartos en ese entonces). El doctor no podía creerlo y le preguntó si podía tomar una de las cebollas y colocarla bajo el microscopio. Ella le dio una y cuando lo hizo, encontró el virus de la gripe en la cebolla. Obviamente pensó que absorbió el virus, y que por lo tanto, la cebolla mantuvo a la familia saludable.

Sin embargo, las versiones de esta teoría se remontan a la década de 1500 cuando las cebollas cortadas se colocaban alrededor de las casas para proteger a los habitantes de la plaga bubónica. En ese momento, la gente creía que todas las enfermedades se propagaban por el aire. Se pensaba que eran nubes de enfermedad, o miasmas y existían cuando el aire olía mal. De hecho, esta teoría persistió incluso en el siglo XIX. Ahora parece ridículo, pero muchas personas en ese momento, incluidos los médicos, se resistieron a la idea de que debían lavarse las manos para prevenir la propagación de la enfermedad porque pensaban que la enfermedad solo se propagaba por el aire. 

Artículos recomendados