Menú
Claves para vencer la ansiedad por comer

ANSIEDAD

Claves para vencer la ansiedad por comer

Descubre las claves que necesitas conocer para vencer de una vez, la ansiedad por comer. ¡No seas esclavo de la comida emocional!

Maria del Carmen Roldán Prieto

La ansiedad es una emoción humana natural que la mayoría de personas sienten en diferentes momentos de su vida. Se trata de una respuesta normal ante factores estresantes que puede producir trastornos asociados al nerviosismo, a la aprensión, al miedo y a la preocupación. Cuando la ansiedad se vuelve extrema ante una situación, se puede considerar un trastorno de ansiedad propiamente dicho.

La ansiedad se manifiesta a través de un grupo de cuatro categorías de síntomas:

  • Síntomas físicos, como dolor en el pecho, dificultad para respirar, sudores, dolor de cabeza, debilidad muscular o palpitaciones
  • Síntomas emocionales, como irritabilidad, inquietud o sensación de tensión o pánico
  • Síntomas de comportamiento, como los trastornos del sueño, hábitos nerviosos o aislamiento
  • Síntomas cognitivos, como los pensamientos persistentes relacionados con hipotéticos peligros, o pensamientos obsesivos sobre miedos.

Cuando una persona come de manera emocional es porque utiliza los alimentos para sentirse mejorCuando una persona come de manera emocional es porque utiliza los alimentos para sentirse mejor

¿Qué es el hambre emocional?

Cuando una persona come de manera emocional es porque utiliza los alimentos para sentirse mejor, es decir, come para satisfacer necesidades emocionales de las que carece.

No es un problema utilizar la comida como una recompensa al conseguir un objetivo, de hecho, normalmente el centro de las celebraciones familiares o sociales suele ser la comida. El problema comienza cuando se acude a la cocina como mecanismo para afrontar emociones que angustian. El estrés, la ansiedad, el enfado, la soledad, el cansancio o el aburrimiento son las emociones que pueden despertar el hambre emocional.

El hecho de comer emocionalmente en realidad no satisface, al contrario. En el momento en que estás comiendo puedes sentir cierto alivio, pero los sentimientos que te hacen comer siguen ahí, y lo más seguro es que después del atracón te sientas peor por haber comido más de la cuenta. De hecho, comer por ansiedad puede ser el comienzo de un trastorno alimenticio como la bulimia, por lo que resulta imprescindible ponerle freno para evitar problemas en el futuro.

¿Cómo reconocer el hambre emocional?

El hambre emocional puede producirte una sensación intensa, por lo que es fácil confundirlo con el hambre físico. No obstante, vamos a intentar diferenciarlos:

  • El hambre emocional aparece de repente. A diferencia del hambre físico que aparece gradualmente, el emocional es compulsivo, necesitas comer en ese preciso momento para sentirte bien.
  • El hambre emocional se basa en antojos. Esto quiere decir que te van a apetecer alimentos concretos y poco saludables, como dulces, comida rápida, bollería... Todo esto va a ser perjudicial para tu salud, y es el factor más importante para poner remedio a esta ansiedad. Con el hambre físico lo importante es comer, por lo que una comida sana saciará tu cuerpo adecuadamente.
  • El hambre emocional te hace comer sin saber porqué. Esto quiere decir que comes sin ser consciente realmente de que estás comiendo. Por ejemplo, te puedes comer una bolsa de patatas fritas o una tarrina de helado casi sin pensar. El hambre físico te hace más consciente de tus actos.
  • El hambre emocional no se satisface. Si comes por ansiedad u otra emoción, comes y comes, y nunca es suficiente, por lo que comerás hasta que tu cuerpo no pueda más. El hambre física sí tiene un límite, y cuando te acercas a ese límite te sientes satisfecho de haber comido porque tu estómago está lleno.
  • El hambre emocional no se encuentra en el estómago. Este tipo de hambre te va a hacer centrarte en algo concreto, en sabores, olores, texturas... Pero tu estómago no va a sonar como cuando tienes hambre físico. Por tanto, el hambre emocional se encuentra en el cerebro, ya que está provocado por la ansiedad.
  • El hambre emocional te hará sentir culpable, arrepentido y avergonzado. Estos sentimientos aparecen porque en el fondo sabes que no estás comiendo por razones nutricionales, porque cuando se come por necesidades físicas no aparecen este tipo de sentimientos negativos.

¿Cómo hacer frente a la ansiedad por comer?

La ansiedad es un sentimiento que se siente con mucha intensidad, por este motivo combatirlo se hace especialmente difícil.

En el campo de la psicología hay especialistas dedicados a tratar los trastornos alimenticios, entre los que se encontraría el que tratamos en este artículo. Si tu experiencia de comer a causa de la ansiedad es muy intensa y quieres luchar contra los atracones y tus niveles de ansiedad, la mejor idea es ponerse en manos de un psicólogo que te ayude a superar este problema.

La terapia para el trastorno por atracón y los trastornos de ansiedad se trata con la terapia conductual cognitiva, la terapia conductual dialéctica, la terapia de aceptación y compromiso, o la terapia cognitiva basada en la atención plena, entre otras. Para determinar el tipo de terapia que necesita el paciente hay que realizar el diagnostico de trastorno de ansiedad y trastorno por atracón, ya que también podría tratarse de una simple alimentación nerviosa que requeriría otro tipo de tratamiento.

¿El cambio de hábitos reduciría mi ansiedad por comer?

El hecho de comer a causa de la ansiedad es porque se ve la comida como algo aparentemente relajante, por tanto, es posible intentar sustituir esta actividad de comer, por otra más saludable. Por ejemplo, cuando sientas mucha ansiedad por comer puedes realizar alguna de estas ideas que te damos para relajarte:

 Dedicar cada día unos minutos a la meditación sin duda hará que tu vida sea más relajada Dedicar cada día unos minutos a la meditación sin duda hará que tu vida sea más relajada

  • Un baño caliente, esto relajará tu cuerpo y reducirá notablemente tu ansiedad
  • Un masaje, si eres consciente de que algún momento del día o de la semana es especialmente estresante para ti, programa una cita con un masajista, seguro que te quitará las tensiones y te olvidarás de las ganas de comer
  • Escucha música relajante en un ambiente tranquilo
  • Incienso o aromas relajantes, como velas de lavanda o usar aceites esenciales
  • Meditación, dedicar cada día unos minutos a la meditación sin duda hará que tu vida sea más relajada y que veas tus problemas desde otra perspectiva menos estresante
  • Pasar tiempo cerca del mar, si tienes la suerte de vivir en una zona costera, introduce la playa en tu vida aunque sea invierno. Ver y escuchar el mar, el movimiento del agua y el sonido de las olas harán que te olvides de la realidad por un rato. Si hace buen tiempo, tomar el sol también es una buena opción para combatir la ansiedad, los beneficios del sol a nivel mental son muy importantes para todo el mundo.

Si, por el contrario, el nerviosismo que produce la ansiedad te llena de energía y sientes que necesitas quemarla hasta agotarte, no lo dudes y ponte en marcha, te damos algunas ideas para quemar energía a la vez que te relajas:

  • Sal a caminar. En efecto, caminar es un ejercicio que te aporta múltiples beneficios. Aunque tengas poco tiempo, tomar unos minutos para andar diariamente será algo que note tanto tu cuerpo como tu mente.
  • Practica yoga. Simplemente realizar el saludo al sol cada día es una rutina que te encantará por su sencillez y por lo bien que te sentirás una vez hayas terminado. Puedes realizar yoga desde casa, pero, si puedes practicar yoga con un grupo también te divertirá a la vez que te relaja.
  • ¡Baila! Probablemente todos estemos de acuerdo en que bailar es uno de los ejercicios más completos y gratificantes que existen. Así que si sientes que la ansiedad se apodera de tu vida puedes buscar clases de baile en una escuela de danza, o puedes poner tu música favorita en casa y bailar hasta que ya no puedas más.
  • Toca el tambor. Si te gusta la música hasta el punto de aprender a tocar un instrumento, el tambor, la batería, o cualquier instrumento de percusión hará que te liberes de toda la ansiedad acumulada. No dudes en unirte a un grupo de batucada, a una charanga o a la banda de tu pueblo, lo pasarás en grande y te beneficiará en cualquier aspecto de tu vida.

En conclusión: ¡Quiérete!

Te hemos dado algunas ideas para combatir esa ansiedad que te hace comer sin control, y en todas esas ideas hay una base común: busca una actividad que te haga feliz, y más importante, que te permita cuidarte.

Artículos recomendados