• News
    • Celebrities
    • Realeza
    • Sociedad
    • Cine
    • Televisión
    • Música
  • Moda
    • Tendencias
    • Artículos
    • Looks
    • Diseñadores
    • Modelos & Iconos
    • Marcas
    • Complementos
    • Niños
    • Hombres
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
    • Bricolaje
    • Decoración
    • Jardinería
    • Manualidades
    • Ecología
    • Economía doméstica
  • Salud
  • Psicología
    • Terapia
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Emociones
    • Coaching
    • Relaciones
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
    • Destinos
    • Consejos
    • Vuelos
    • Hoteles
    • Guía de Japón
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar
En directo 'Ni que fuéramos Shhh' en directo: Alejandra Rubio, embarazada
DOLOR CRÓNICO

Qué es el dolor crónico y el dolor agudo

Qué es el dolor crónico y el dolor agudo
Mª José Roldán Prieto
Última actualización: 2 Febrero 2019
¡Comenta!
Para saber qué te ocurre en cuanto al dolor, tendrás que diferenciar el dolor crónico del dolor agudo, ¿sabes cómo te duele?

El dolor es una queja común en las consultas del médico. El dolor crónico es diferente al dolor agudo y es necesario diferenciarlos. Una vez que sepas diferenciarlos sabrás mejor cómo entender tu cuerpo y tus dolores.

El dolor agudo

El dolor agudo es lo que experimentas cuando te haces daño, por ejemplo, cuando te rompes un hueso o te quemas la mano, o cuando algo sale mal en tu cuerpo, como una indigestión o si tienes una apendicitis.

El dolor agudo es como un sistema de alarma. Le dice que tu cuerpo que ha sido dañado recientemente o que ha sido lastimado para que puedas hacer algo al respecto. El mensaje puede ser: "Te duele el pie y si sigues caminando solo empeorarás las cosas". Es información que necesitas para cuidar esas afecciones.

El dolor crónico es como una alarma que funciona mal o que se apaga cuando no es necesarioEl dolor crónico es como una alarma que funciona mal o que se apaga cuando no es necesario

El dolor crónico

El dolor crónico es como una alarma que funciona mal o que se apaga cuando no es necesario, como una alarma de humo con una batería agotada. Es como ese vecino cuya alarma de coche suena cada vez que pasa un gato o sopla el viento, te despierta en medio de la noche... Todos en la calle saben que no necesitan llamar al número de emergencias o salir volando de la cama para ahuyentar a un ladrón, y sin embargo esa alarma aún tiene un impacto en tu vida cada vez que suena.

El dolor agudo se puede volver crónico

El dolor agudo puede convertirse en dolor crónico. Los diferentes médicos tienen diferentes puntos de referencia para determinar cuánto tarda en volverse crónico. Algunos dicen que tres meses, otros dicen seis meses o un año. Sin embargo, otros lo consideran crónico si el dolor ha persistido durante más tiempo de lo que normalmente lo haría según la causa que lo ha provocado.

En otras épocas no se entendía como un dolor podría seguir cuando la afección había sanado, se solía decir que eran dolor que solo estaba en la cabeza de los pacientes. En realidad, el dolor agudo cambia la forma en que el cerebro conecta con el dolor y por eso, los nervios detectan un problema y envían señales a tu cerebro. Luego, tu cerebro envía señales a tu cuerpo para eliminar el peligro y dirigir el proceso de curación.

Cuando las señales van constantemente de un lado a otro, es como si tu sistema nervioso tuviera la costumbre de enviarlas y, a veces, no se detiene cuando debería hacerlo. Las estructuras físicas que llevan esas señales han cambiado, de manera similar a cómo cambian las vías en tu cerebro cuando aprendes una nueva habilidad.

Un dolor crónico no tiene por qué ser siempre constanteUn dolor crónico no tiene por qué ser siempre constante

El dolor crónico puede aparecer solo

A veces, el dolor crónico aparece cuando no ha habido ninguna lesión o cirugía que pueda causarlo. Esto puede ser una enfermedad. Algunas afecciones pueden causar dolor crónico, ya sea en áreas específicas o en todo el cuerpo. Algunos de los más comunes incluyen: artritis, fibromialgia, lupus, esclerosis múltiple, cáncer, compresión nerviosa (como ciática o síndrome del túnel carpiano), neuropatías, migrañas, disfunción articular, cualquier condición autoinmune o inflamatoria.

Las causas de estos dolores no siempre pueden ser tratados de la misma forma y es importante que un médico evalúe la condición que causa el dolor para que pueda valorar qué tipo de tratamiento sería el más adecuado en cada caso. Si tienes dolor crónico, es crucial que consulte a un médico y obtenga un diagnóstico adecuado.  Eso le brinda una mejor oportunidad de encontrar tratamientos efectivos y estrategias de manejo.

Un dolor crónico no tiene por qué ser siempre constante, puede estar presente solo en ciertos momentos como cuando se tiene el síndrome del intestino irritable que puede ocurrir solo cuando comes ciertos alimentos aunque sí se considera un dolor crónico. Lo mismo ocurre con un dolor de rodilla que aparece cuando hace frío o cuando se usa demasiado, pero no duele todo el tiempo. Los factores desencadenantes del dolor también pueden decirle mucho al médico sobre lo que está sucediendo en tu cuerpo.  En algunos casos, incluso puede apuntar hacia estrategias de gestión específicas.

Artículos recomendados