Menú
¿Te enfadas mucho? La falta de sueño puede ser la causa de tu ira

DESCANSAR

¿Te enfadas mucho? La falta de sueño puede ser la causa de tu ira

Si duermes poco o mal es posible que eso esté influyendo en tus enfados habituales, ¿por qué te ocurre esto?

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Está demostrado que si duermes mal, además de ser perjudicial para tu salud, tu ira se intensifica. Aunque solo te quites un par de horas por la noche, hará que te sientas más enfadado y que no toleres bien las situaciones frustrantes. Esto es de acuerdo con la investigación de la Universidad del Estado de Iowa, el primer estudio que demostró que la pérdida de sueño causa ira.

A pesar de las tendencias típicas de acostumbrarse a condiciones irritantes, como una camisa incómoda o un perro que ladra, las personas con problemas de sueño en realidad mostraron una tendencia hacia un aumento de la ira y la angustia, invirtiendo esencialmente su capacidad de adaptarse a condiciones frustrantes con el tiempo. Nadie ha demostrado esto antes y ahora es una realidad.

El estudio del sueño

Para el estudio, los participantes se dividieron en dos grupos. Un grupo mantuvo una rutina normal de sueño y tuvo un promedio de casi siete horas de sueño por noche. El segundo grupo restringió su sueño de dos a cuatro horas cada noche durante dos noches y durmió aproximadamente cuatro horas y media cada noche.

Está demostrado que si duermes mal, además de ser perjudicial para tu salud, tu ira se intensificaEstá demostrado que si duermes mal, además de ser perjudicial para tu salud, tu ira se intensifica

Medir la ira

Los participantes hicieron una prueba antes y después de la manipulación del sueño para evaluar diferentes productos mientras escuchaban un molesto ruido suave y otro aún más molesto. Se crearon condiciones incómodas para provocar ira.

En general, la ira fue sustancialmente mayor para aquellos que tenían sueño restringido. Se manipuló lo molesto que era el ruido durante la tarea y, como se esperaba, las personas reportaron más enfado cuando el ruido era más desagradable. Cuando se restringió el sueño, las personas informaron incluso más ira, independientemente del ruido.

Efecto de sueño y la ira

La pérdida de sueño aumenta las emociones negativas, como la ansiedad, la tristeza y disminuye las emociones positivas como la felicidad y el entusiasmo. Los investigadores midieron estos efectos para comprender más generalmente la relación entre el sueño, la ira y las emociones. Encontraron que la pérdida de sueño tiene un impacto único en la ira, y no solo el resultado de sentirse más negativo en ese momento.

Entonces, si necesitas mantener la calma, acuéstate tan pronto como puedas. Es necesario que para mejorar tu salud mejores también tu higiene del sueño. Es fundamental para ti conseguirlo para que de esta manera tengas una vida más saludable y feliz.

La pérdida de sueño aumenta las emociones negativas, como la ansiedad y la tristezaLa pérdida de sueño aumenta las emociones negativas, como la ansiedad y la tristeza

Mejora tu higiene del sueño

Si nunca te has planteado qué debes hacer para mejorar tu calidad del sueño, entonces no te pierdas estos consejos que te ayudarán a tener una mejor salud nocturna y diurna, ¡el sueño es esencial en la vida de las personas!

  • Cena ligero cada noche, las cenas copiosas pueden hacer que te sientas peor y duermas en peores condiciones

  • Mantén un clima y una temperatura agradable en la habitación donde duermas

  • Acuéstate cada día a la misma hora y levántate también a la misma hora

  • Dos horas antes de meterte en la cama, baja la intensidad de la luz de tu hogar y mantén un ambiente de paz y tranquilidad

  • Evita hablar temas que te provoquen un estado emocional alterado. Necesitas tranquilidad para poder conciliar mejor el sueño.

  • Mantén una alimentación saludable y haz ejercicio regularmente. Una buena alimentación y el ejercicio mantendrá a tu organismo trabajando y podrás sentir cómo el sueño por la noche entra solo en tu vida.

Si notas que el enfado no se pasa aunque duermas mejor, será necesario que busques la raíz del problema. Prueba a meditar cada día, sal a pasear por la naturaleza, respirar profundamente cada vez que sientas el enfado, buscar la raíz de lo que te hace enfadar y buscar soluciones para encontrar el equilibrio emocional de nuevo. Si todo esto falla, acude a un profesional de la psicología para que te dé pautas emocionales más específicas según tu caso concreto.

Artículos recomendados