Menú
5 errores en las cenas que debes evitar para no engordar

ALIMENTACIÓN

5 errores en las cenas que debes evitar para no engordar

Existen algunos errores comunes que se deben evitar en las cenas para no engordar más de la cuenta...

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Para muchas personas el final del día puede ser difícil y cuando te quieres relajar quizá eso de hacer una cena saludable y te sirva para perder peso no esté en tu lista de prioridades. Pero debería estar. Pero si cometes malos hábitos en tu dieta en la cena, se pueden convertir en grandes errores, ¡podrías consumir demasiadas calorías que pasarán factura en tu báscula! Los errores en la cena son comunes pero también son muy fáciles de evitar.

Cenar hay que cenar siempre, pero sabiendo qué es mejor y qué no lo es. Para tener unas cenas equilibradas a partir de ahora, tendrás que evitar cometerse estos errores a partir de hoy mismo.

1. Añadir salsas o aderezos con muchas calorías

Si añades salsas a tus cenas estarás añadiendo calorías extras que no necesita. Una cena puede ser igual o más de sabrosa sin necesidad de llevar salsas añadidas. ¿De qué sirven los platos sanos como las verduras al vapor si después te los cargas con valoráis adicionales en forma de salsas? Si bien es cierto que obtienes los nutrientes de las verduras, no podrás perder peso si añades esas calorías extras inútilmente.

Es mejor que dejes de usar salsas para ahorrar cientos de calorías. Puedes usar especias, aderezos bajos en calorías, etc.

Para no rebañar el plato tendrás que saber cuándo estás lleno realmentePara no rebañar el plato tendrás que saber cuándo estás lleno realmente

2. No dejar nada en el plato aunque ya no tengas hambre

Para no rebañar el plato tendrás que saber cuándo estás lleno realmente. El cerebro necesita unos 20 minutos para obtener la señal de que ya es hora de parar de comer. Come despacio para saber cuándo debes parar. No te sientas mal por dejar comida en tu plato... solo guárdalo y ya lo comerás en otra ocasión.

Antes de servirte otro plato de comida, bebe un vaso de agua. La sed en muchas ocasiones se confunde con tener hambre. Cuando estés comiendo, entre bocado y bocado, pon los cubiertos encima del plato, así comerás más lento y te saciarás antes.

3. No comer aperitivos aptos para la dieta

Quizá piensas que debes rechazas muchos alimentos para perder peso, pero esto no es así realmente. Un plato de sopa saludable, una ensalada apta para tu dieta... ¿por qué los vas a renunciar? Son platos adecuados para saciar tu hambre. Es necesario que solo pasen entre 2 y 4 horas entre comida y comida, así evitarás comer en exceso.

No te conformes con la simple lechuga iceberg en esa ensalada. Llénala de verduras que te aportarán fibra y saciarán tu hambre. Las sopas también son buenas ideas porque tienen pocas calorías por porción y también te ayudarán a saciar tu hambre.

Estar a dieta no significa que debas evitar todas las salsas del planetaEstar a dieta no significa que debas evitar todas las salsas del planeta

4. Evitar la grasa saludable

Estar a dieta no significa que debas evitar todas las salsas del planeta. Es más, existen salsas saludables que debes consumir por el bien de tu salud. Comer comida que tenga un poco de grasa como el queso, la carne o aceites saludables te saciará y además, es bueno para tu salud. Recuerda que la grasa no es el enemigo. Simplemente debes escoger las grasas de forma saludable e incorporarlas sabiamente en tu dieta.

Se ha demostrado que las grasas monoinsaturadas y las grasas poliinsaturadas disminuyen los niveles de colesterol malo y aumentan el colesterol bueno.

5. Comer pechuga a la plancha cada noche

Es cierto que el pollo o la pechuga son fuentes excelentes de proteínas bajas en grasas y es un alimento versátil para cocinar. Pero en realidad no importa las formas diferentes en que lo cocines, siempre se volverá aburrido al tiempo. No es buena idea quemarse por comer siempre lo mismo porque entonces un día para romper la monotonía comerás cosas que realmente no debas. Es mejor comer sabiamente y cambiar a atún, salmón, pollo, pavo, verduras... escoge diferentes platos y combínalos de diferentes formas para que las noches no sean aburridas y comas realmente de forma saludable.

Recuerda que los muslos de pollo son más densos en calorías que el pollo de carne blanca. El pollo frito o con costra rosada es aún más alto en grasa y calorías... Por lo que estas opciones es mejor que las destierres de tus cenas.

Artículos recomendados