Menú
Estrabismo: todo lo que tienes que saber

PROBLEMAS DE VISIÓN

Estrabismo: todo lo que tienes que saber

Esta afección ocular suele ser un problema que surge durante la infancia, por lo que diagnosticarlo y tratarlo a tiempo es imprescindible para tratar de revertir sus efectos externos e internos.

Lucía Mejuto de Villar

El estrabismo es una condición que afecta a los ojos y que se produce cuando los ejes oculares no están alineados en una misma dirección. Es decir, los dos ojos no miran a un mismo punto al mismo tiempo. Normalmente, el estrabismo está presente ya desde la niñez derivado de otras alteraciones visuales como la ambliopía u 'ojo vago'. En estos casos el globo ocular no realiza una fijación sobre los objetos desde la zona centro de la retina, por lo que éste no desarrolla completamente su potencia visual. Corregir este defecto antes de los 8 años -durante la que se conoce como etapa de plasticidad cerebral- es imprescindible, ya que sino la agudeza visual del ojo afectado será irreversible más adelante y sólo podrá intentar corregirse mediante un tratamiento más agresivo. Sin embargo, también hay casos de niños que ya nacen con lo que se conoce como estrabismo congénito, que no tiene una causa conocida.

El estrabismo es una condición que afecta a los ojosEl estrabismo es una condición que afecta a los ojos

¿Cómo se produce el estrabismo?

El ojo humano está formado por seis músculos diferentes que conjuntamente hacen posible que los dos ojos puedan enfocar un mismo objeto de manera simultánea. En cambio, cuando el estrabismo está presente, esos músculos no trabajan juntos y provoca que un ojo mire a un punto y el otro hacia un segundo punto en una dirección diferente. El cerebro recibe entonces dos imágenes diferentes que le llegan desde cada ojo, lo que produce confusión en el mismo hasta que éste aprende a suprimir la imagen que llega desde el ojo más débil -aunque en la mayoría de las veces el estrabismo está más relacionado con la capacidad para controlar los músculos que con su fortaleza-.

Otras causas del estrabismo

Los niños que desarrollan esta afección no siempre nacen con ella o es derivado del llamado 'ojo vago', sino que también hay otras causas que pueden generar este trastorno de la vista. Algunas de ellas son:

  • Hemangioma en una zona cercana al ojo durante la infancia
  • Parálisis cerebral
  • Rubéola congénita
  • Sindrome de Apert
  • Retinopatía del prematuro
  • Lesión cerebral traumática
  • Trisomía 18

También se dan casos en los que el estrabismo se manifiesta durante la etapa adulta, sin que haya habido indicio durante la infancia de dicha afección. Normalmente se produce como consecuencia de una enfermedad o bien como resultado de una cirugía que incide negativamente sobre el paralelismo y la afección de la motilidad ocular:

  • Diabetes
  • Bolutismo
  • Lesión en el ojo
  • Lesión cerebral traumática o accidente cerebrovascular como infartos o hemorragias cerebrales
  • Intoxicación producida por el consumo de marisco
  • Cirugía de cataratas o de desprendimiento de retina
  • Tumor del sistema nervioso central

Síntomas del estrabismo

Los ojos bizcos no son la única señal de que una persona está afectada de estrabismo, sino que también hay otra sintomatología que podría indicarlo. Estas señales pueden estar presentes de forma constante o bien aparecer y desaparecer a lo largo del tiempo:

  • Ojos que no consiguen alinearse hacia una misma dirección
  • Visión doble
  • Disminución de la visión o de la percepción de la profundidad
  • Movimiento de los ojos descoordinado

Diagnóstico y tratamiento

En caso de que un adulto o un niño experimente algunos de los síntomas señalados, éste debe acudir a un médico para que realice una serie de pruebas para confirmar si puede tratarse de un caso de estrabismo. Lo primero que hará el especialista será un examen físico del paciente centrándose en aspectos como la agudeza visual, el reflejo corneal a la luz, un examen de retina o bien una prueba de oclusión y desoclusión. Lo más común es que también se realicen otros exámenes en el cerebro y el sistema nervioso. Una vez establecido el diagnóstico correcto, el médico prescribirá un tratamiento para tratar de revertir la situación.

En caso de niños, lo primero que hará será recetar el uso de gafas, normalmente con prismas. Ésta es una lente que presenta forma de cuña y desvía los rayos de luz, es decir las imágenes. De esta forma no se modifica la posición propia de los ojos y lo que se hace es realinerar las imágenes para que éstas vayan coincidiendo con los ejes visuales para tratar de paliar la visión doble. Sin embargo, estas gafas no ayudan a corregir la amblipatía u 'ojo vago'. Para ello se hará necesario colocar un parche sobre el ojo bueno del niño de forma que se le obligue a tener que usar el más débil y que éste poco a poco vaya desarrollando una mejor visión.

En muchos casos también suele aconsejarse una terapia visual en forma de ejercicios especialmente enfocados hacia los músculos oculares para tratar aquellos ojos que no consigan alinearse conjuntamente sobre un mismo objeto cercano -condición conocida como insuficiencia de convergencia-. Otro tratamiento es la aplicación de inyecciones de toxina botulínica en los músculos que presentan un exceso de actividad, una sustancia que los paraliza para estabilizar el funcionamiento muscular y aliviar los síntomas que producen la desviación ocular.

Los ojos bizcos no son la única señal de que una persona está afectada de estrabismoLos ojos bizcos no son la única señal de que una persona está afectada de estrabismo

Por último, el médico puede que aconseje al paciente el someterse a una cirugía para revertir el estrabismo. Ésta suele realizarse para mejorar el paralelismo ocular, reducir la doble visión y la fatiga visual o ampliar la visión periférica y binocular, además de mejorar el aspecto puramente físico del ojo bizco. Dependiendo del caso, la cirugía podrá necesitar anestesia local o general y las molestias posteriores suelen ser leves o moderadas permitiendo al paciente el poder incorporarse a su vida habitual en poco tiempo.

¿Puede corregirse el estrabismo?

A día de hoy, gracias a las terapias médicas y a las cirugías, el estrabismo puede revertirse en la gran mayoría de los casos si el problema se detecta y trata a tiempo. De ahí que sea muy importante que la persona afectada acuda lo más pronto posible al médico cuando note los síntomas, ya que si el tratamiento se hace esperar es posible que el paciente pueda experimentar una pérdida de visión del ojo irreversible.

En casos de un estrabismo leve que aparece y desaparece en el tiempo, el uso de gafas suele ser el tratamiento más efectivo. Por otro lado, los casos de cirugía suelen tener mayor éxito en niños. Sin embargo, aunque la intervención quirúrgica revierta el problema de los ojos bizcos, los fallos de visión pueden no corregirse y afectar al paciente en la lectura o bien a la hora de practicar deportes o de conducir.

Artículos recomendados