Menú
Función y trastornos de la pleura

PLEURA

Función y trastornos de la pleura

Descubre qué es la pleura, cuáles son sus funciones, los trastornos frecuentes y los tratamientos adecuados.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

La pleura es una parte esencial del tracto respiratorio y tiene el propósito de amortiguar los pulmones y reducir cualquier cualquier fricción que pueda desarrollarse entre los pulmones, la caja torácica y la cavidad torácica. 

Estructura de la pleura

La pleura se refiere específicamente a las dos membranas que cubren los pulmones. El espacio entre las dos membranas se denomina cavidad pleural que se llena con un líquido delgado y lubricante llamado líquido pleural . La pleura se compone de dos capas distintas:

  • La pleura visceral es la membrana delgada y resbaladiza que cubre la superficie de los pulmones y se sumerge en las áreas que separan los diferentes lóbulos.

  • La pleura parietal es la membrana externa que recubre la pared torácica interna y el diafragma.

La pleura visceral y parietal se unen al hilio de cada pulmón, donde los bronquios principales, las arterias pulmonares y las venas pulmonares entran al pulmón.

La pleura visceral y parietal se unen al hilio de cada pulmónLa pleura visceral y parietal se unen al hilio de cada pulmón

Para qué sirve la pleura

Las dos membranas que forman la pleura sirven principalmente para reducir la fricción cuando los pulmones se expanden y contraen durante la respiración. Una pequeña cantidad de líquido entre estas capas, aproximadamente 4 a 5 cc de líquido pleural, ayuda a actuar como un cojín.

La pleura no es el único conjunto de membranas que recubren las cavidades corporales. También hay una membrana alrededor del corazón (pericardio) y una membrana que recubre la cavidad abdominal (peritoneo).

Condiciones que afectan a la pleura

Bajo la influencia del fluido lubricante, las membranas de la pleura son capaces de deslizarse unas sobre otras, lo que permite que los pulmones se expandan durante la inhalación y se relajen durante la exhalación. Si la pleura se cicatriza, o si se acumula líquido en el espacio entre estas membranas, puede restringir el movimiento e interferir con la respiración.

Existen varias condiciones que pueden afectar adversamente la pleura. Si hay inflamación, el dolor tiende a ser agudo y se siente con cada respiración. El dolor que empeora con una respiración profunda y que a menudo se siente agudo se denomina específicamente dolor de pecho "pleurítico".

Entre las condiciones que involucran la pleura:

  • Pleuresía. Inflamación de las membranas pleurales durante la cual las superficies se vuelven ásperas y pegajosas. Es más comúnmente causada por infecciones virales, pero puede ser causada por bacterias y enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y el lupus. La incomodidad que acompaña a la pleuresía tiende a empeorar al salir a la calle cuando hace frío.

  • Derrame pleural. Acumulación de exceso de líquido en el espacio pleural. Cuando esto sucede, la respiración puede verse afectada. La insuficiencia cardíaca congestiva es la causa más común de un derrame pleural, pero hay una multitud de causas potenciales. Un derrame pleural puede ser muy pequeño, y solo se puede ver en estudios de imágenes como una radiografía de tórax o una tomografía computarizada, o grande, que contiene varias pintas de líquido.

  • Derrame pleural maligno. Un derrame causado por cáncer de pulmón u otros tipos de cáncer, como el cáncer de mama que se diseminó (metastatizó) a los pulmones de otras partes del cuerpo.

  • Mesotelioma pleural. Cáncer de la pleura, generalmente causado por la exposición al amianto.

  • Neumotórax. El aire se acumula en la cavidad pleural. Puede ser causada por cualquier número de cosas, incluida la cirugía torácica por traumatismo torácico y la EPOC . Algunas personas desarrollan un "neumotórax espontáneo" y con frecuencia cuando son jóvenes. Junto con la falta de aliento, las personas pueden tener una sensación de "crepitación" en la que se siente como si hubiera un envoltorio de burbujas debajo de la piel del cuello y el pecho.

  • Hemotórax. Sangre en la cavidad plural que puede ocurrir durante una cirugía de tórax o algún trauma.

  • Los trastornos de la pleura a veces pueden no tener síntomas y resolverse por sí mismosLos trastornos de la pleura a veces pueden no tener síntomas y resolverse por sí mismos

    Tratamiento de los trastornos de la pleura

    Los trastornos de la pleura a veces pueden no tener síntomas y resolverse por sí mismos. Otros requieren intervención médica. El tratamiento dependerá en gran medida de la causa subyacente del trastorno. Si se trata de una acumulación excesiva de líquido, sangre o aire, se puede usar un tubo torácico para ayudar a extraerlo.

    Los derrames pleurales más pequeños pueden desaparecer por sí solos. Los más grandes necesitarán ser drenados. El primer paso suele ser extraer el líquido con una aguja guiada a través de la piel del tórax y hacia la cavidad pleural (toracocentesis). Muchas veces, dependiendo de la causa, se repetirá un derrame pleural, especialmente si está relacionado con el cáncer.

    Con los derrames pleurales recurrentes hay algunas opciones. En primer lugar, se puede repetir una toracentesis. Si el derrame pleural se repite, el siguiente paso dependerá de la causa subyacente y del estado de la persona con el derrame pleural. En personas relativamente sanas, a menudo se realiza un procedimiento llamado pleurodesis.  Esta es una cirugía en la que se coloca una sustancia irritante, como el talco, entre las dos capas de la pleura. El talco causa irritación e inflamación, lo que eventualmente hace que las dos capas se adhieran y se "peguen" entre sí, de modo que la cavidad pleural ya no existe para que se acumule líquido.

    Con el cáncer, un derrame pleural suele ser una preocupación cerca del final de la vida. Cuando este es el caso, se puede colocar un catéter permanente en la cavidad pleural para que el derrame se pueda drenar de forma continua o cuando esté causando una dificultad respiratoria significativa. Aunque es peligroso y puede ser mortal.

    Si se trata de personas con mesotelioma, se puede realizar un procedimiento quirúrgico llamado pleurectomía para extirpar una sección de la pleura o toda la pleura para evitar la acumulación de líquido. También le permite al cirujano extirpar cualquier tumor que se haya desarrollado dentro del tórax.

    Es necesario saber que si se tienen molestias de cualquier tipo en el tórax, será necesario acudir rápidamente al médico para que evalúe si se está teniendo algún tipo de trastorno en la pleura, y si es así, deberás saber qué causa subyacente lo provoca. Una vez llegado a este punto, de los tratamientos comentados hasta aquí, deberá evaluar cuál es el más apropiado dependiendo de la causas y el estado de salud del paciente. La persona afectada deberá seguir las indicaciones de su médico.

    Artículos recomendados