Menú
Qué es la fibrosis quística

PULMONES

Qué es la fibrosis quística

La fibrosis quística es una enfermedad grave pero que gracias a los avances tiene mejor pronóstico en la actualidad.

Sergio Gallego Uvero

La fibrosis quística es una enfermedad bastante grave que se hereda y que por desgracia es crónica. Afecta tanto a los pulmones como al sistema digestivo y son muchos los recién nacidos que nacen con tal enfermedad. A pesar de la gravedad de la fibrosis quística y gracias a los avances en el campo de la medicina, la esperanza de vida ha aumentado en los pacientes que sufren dicha afección. Se espera que un futuro no muy lejano se puede llegar a encontrar una cura para dicha afección.

En qué consiste la fibrosis quística

La fibrosis quística se produce a raíz de una alteración genética que termina afectando a zonas del cuerpo que producen secreciones. Dicha situación provoca que se inflamen órganos tan importantes como los pulmones, el hígado o el páncreas. Puede haber personas que porten el gen de dicha enfermedad y no presenten ningún tipo de síntoma aunque si pueden transmitirlo a su hijo. Una detección precoz de dicha enfermedad es clave a la hora de prolongar al máximo la esperanza de vida del pequeño. A día de hoy, se realiza la prueba del talón al recién nacido con el fin de detectar a tiempo dicha enfermedad. Los síntomas pueden empeorar o mejorar con el tiempo y pueden llegar a aparecer durante la edad adulta.

La fibrosis quística se produce a raíz de una alteración genética que termina afectando a zonas del cuerpo que producen secrecionesLa fibrosis quística se produce a raíz de una alteración genética que termina afectando a zonas del cuerpo que producen secreciones

Síntomas de la fibrosis quística

Los síntomas pueden hacer referencia a los pulmones o al sistema digestivo. En el caso de que la fibrosis se desarrolle en los pulmones, la persona puede tener una sensación de falta de aire, infecciones en los pulmones, mucha mucosidad y un tos persistente.

La fibrosis también puede afectar al sistema digestivo dando lugar a síntomas tales como el estreñimiento, problemas digestivos y en el caso de los niños problemas para coger peso y para crecer.

Cómo tratar la fibrosis quística

Como ya te he comentado antes, la enfermedad de la fibrosis quística no tiene cura aunque si se sigue un tratamiento adecuado puede aumentar la esperanza de vida del pequeño. Hasta hace unos años dicha esperanza de vida era muy corta por lo que la enfermedad era bastante descorazonadora para los padres. Por suerte se espera que a medio plazo se pueda llegar a tratar totalmente y la persona pueda curarse.

El segundo elemento clave a la hora de tratar correctamente la fibrosis quística son los fármacos específicosEl segundo elemento clave a la hora de tratar correctamente la fibrosis quística son los fármacos específicos

El tratamiento de la fibrosis quística se basa en tres elementos fundamentales que hay que seguir al pie de la letra. Para notar una gran mejoría, el paciente debe empezar por seguir una dieta adecuada y equilibrada con una serie de nutrientes que ayuden a mejorar los síntomas propios de la citada enfermedad. La dieta debe estar suplementada con una serie de enzimas que ayuden a la persona a absorber de una mejor manera todos los nutrientes ingeridos.

El segundo elemento clave a la hora de tratar correctamente la fibrosis quística son los fármacos específicos recetados por el médico para rebajar en todo lo posible las infecciones respiratorias. Dichos fármacos son claves a la hora de aliviar los síntomas y de aumentar la calidad de vida del paciente. El último aspecto importante en el tratamiento de esta enfermedad es la terapia física con un profesional con el objetivo de eliminar la mayor cantidad de moco de los pulmones y que de esta forma dicho órgano pueda funcionar de la mejor manera posible.

Como puedes ver, la fibrosis quística es una enfermedad bastante grave y que por desgracia a día de hoy no tiene cura. Se trata de una enfermedad hereditaria que afecta a un tanto por ciento altos de niños que deben seguir un tratamiento adecuado para que su esperanza se alargue lo máximo posible. Por suerte, se espera que en unos años se pueda empezar a tratar correctamente y se pueda descubrir una cura definitiva.

Artículos recomendados